PRO pide a Servel reembolso de factura objetada

Autor: Paulina Toro

ME-O y su partido fueron denunciados a fiscalía, porque empresa proveedora de campaña se creó después de las elecciones.


El 9 de marzo, el presidente del PRO, Camilo Lagos, compareció ante la unidad de fiscalizaciones especiales del Servicio de Impuestos Internos para prestar declaración respecto de dos facturas, de $ 30 millones cada una, que el Servel objetó en las rendiciones de cuentas tanto del partido, como de la campaña del excandidato presidencial Marco Enríquez-Ominami.

Días después, su colectivo envió un escrito al Servel, no solo para explicar parte de lo que se señaló al SII, sino que también para solicitar que la factura N° 2 de la empresa Sociedad de Publicidad, Comunicaciones Carlos Amauri Venegas y Marcos Ortiz Ltda., extendida por $ 30 millones al PRO, no fuera rechazada, sino que al revés, reembolsada.

“Me he reunido con el Servel y con el SII explicando todos los detalles del trabajo que realizaron Amauri y Marco como jefes de campaña y de comunicaciones. No puede negarse el trabajo realizado y, por lo tanto, esperamos que el Servel acepte la factura de esta empresa”, dice Lagos a La Tercera.

La denuncia del Servel que hoy se indaga en la fiscalía Centro Norte y en el SII apunta a que esta empresa, de propiedad de dos colaboradores de ME-O, nació un día después de las elecciones presidenciales del 19 de noviembre de 2017, por lo que resultaría inverosímil e ilegal que los servicios hubiesen sido prestados mientras la empresa no existía.

En su declaración ante el SII, y en el escrito al Servel, Lagos dio su versión de los hechos, argumentando que las facturas fueron recibidas en virtud de servicios prestados, y que justamente esos comprobantes tributarios corresponden a los trabajos de Amauri y Ortiz en la campaña presidencial y parlamentaria.

Aseguró, además, ante ambas entidades, que en el PRO no se sabía que la empresa no estaba constituida. “No sabía que él -Amauri- no había constituido la empresa”, dijo Lagos al SII. “Mi acuerdo con él fue que nos facturaría al final de la campaña por sus servicios y yo asumí que haría todos los trámites legales en las fechas correctas. Mi única exigencia fue que él debía enviarme sus facturas antes de la fecha límite que establece el Servel, que era el 30 de noviembre de 2017”, agregó.

Consultado si se pagaron las facturas cuestionadas, Lagos señaló al SII: “Una fue pagada, la factura N° 1, la de Marco Enríquez-Ominami. Yo iba abonando a esta empresa a medida que tenía recursos. Los ingresos entran a una cuenta electoral del BancoEstado y con esas platas se iba pagando en efectivo”.

En relación a esta factura en particular, que se restó del reembolso de la cuenta de ME-O, Lagos dijo que el exabanderado no insistirá en recuperar los recursos.

Seguir leyendo