Dipres objeta técnicamente el diseño del 76% de los “programas no sociales” evaluados en 2017

Se trata de 41 iniciativas que fueron sometidas a análisis para el proceso presupuestario 2018. De ellas, 31 no cumplen con los requisitos mínimos de coherencia y claridad establecidos por el servicio. Sólo 10 pasaron la prueba.


La compleja situación fiscal que vive la economía doméstica obliga a revisar todos los espacios de eficiencia de gasto que se puedan generar en el aparato estatal.
Y si bien los casos con mayor connotación se refieren generalmente a los programas sociales, que son la respuesta del Estado a las necesidades de la ciudadanía, existe otro tipo de evaluaciones de programas no sociales que la Dirección de Presupuestos (Dipres) mira atentamente a través de evaluaciones “Ex ante” -que analizan fundamentalmente el diagnóstico, diseño y objetivos de una determinada iniciativa pública- y que eventualmente podrían ser foco de ajustes.

Así, según información revelada por Dipres, en 2017, en el marco de formulación presupuestaria de 2018, se evaluaron “Ex ante” 41 programas no sociales que recibieron financiamiento en el erario del año en curso. Se trata de cinco programas nuevos; siete reformulaciones sustantivas de programas vigentes, y 29 de revisiones de diseño. En total, los programas evaluados suman cerca de $ 300 mil millones en el Presupuesto de este año, unos US$ 461 millones con el tipo de cambio del erario 2018.

De ellos, 31 programas, equivalentes al 76%, fueron objetados técnicamente por la Dipres, debido a que incumplían uno, varios o todos los criterios de evaluación definidos por la entidad, y que van desde un adecuado diagnóstico de la necesidad que el programa busca cubrir; una correcta definición de la población potencial beneficiada; objetivos claros y seguimiento del impacto que la política pública quiere generar; una estrategia eficiente en términos de bienes y servicios a ofrecer; y, por cierto, un adecuado manejo de costos tanto por beneficiario, como por su implementación administrativa.

Más aún, de los 31 objetados técnicamente, 22 tienen que ver con revisiones de diseño y en cuatro casos se trata de reformulaciones. Los otros 10, es decir, un 24%, fueron recomendados favorablemente.

Detallle

Los programas no sociales evaluados de acuerdo a esta metodología son decididos por cada servicio al inicio de la discusión presupuestaria de acuerdo a sus requerimientos de financiamiento. Los resultados sirven como antecedente -junto con otros- en las definiciones de política pública.

Para el proceso presupuestario 2018, los ministerios que solicitaron la mayor cantidad de evaluaciones fueron Agricultura y Economía, con 13 y 21 evaluaciones respectivamente.

Los resultados son llamativos. De 14 programas no sociales evaluados vinculados a Corfo, 11 fueron objetados técnicamente.

Por mencionar algunos: el programa Atracción de Centros de Excelencia Internacionales de I+D Empresariales creado en 2012, que tiene como objetivo la instalación en Chile de Centros de Excelencia Internacional Empresariales y que no cumple ninguno de los requisitos de evaluación exigidos por Dipres y el de Créditos para Estudios de Posgrado que se ejecuta desde 1995 y tiene por objetivo apoyar el desarrollo de capital humano, reformulado en 2012 para enfocarse sólo en créditos de posgrado, y que no entrega un diagnóstico preciso de la necesidad que requiere cubrir y tampoco presenta criterios de focalización suficientes.

En el caso de las evaluaciones solicitadas por Agricultura, de los nueve programas no sociales vinculados a Indap que fueron evaluados, todos fueron objetados técnicamente. Entre ellos: el programa de Desarrollo de Acción Local (PRODESAL), Asesorías e Inversiones, destinado a ampliar las oportunidades de los usuarios y sus familias para mejorar sus sistemas productivos y desarrollar emprendimientos económicos; el programa de Desarrollo Territorial Indígena; y el Programa de

Riego

En los tres casos no se cumple ninguno de los requisitos de la evaluación.

Adicionalmente, en el set de evaluaciones objetadas técnicamente también está la del Fondo de Apoyo a Programas Culturales del Consejo Nacional de Televisión que no cumple ninguno de los requerimientos y las Corporaciones de Asistencia Judicial dependientes del Ministerio de Justicia, destinadas a entregar asesoría y defensa judicial gratuita a quienes no pueden procurársela por sí mismos, que sólo cumple el requisito de definir correctamente su público objetivo.

Seguir leyendo