Brote de influenza en EE.UU. amenaza con ser el mayor desde 2009

Foto: AP

Ese año sólo la gripe porcina (AH1N1) mató a 12 mil personas. Hoy el virus AH3N2, que circuló en Chile en 2017, en una semana se cobró 4 mil víctimas.


“Como si un tren te hubiera atropellado”. Así se siente una persona con influenza, y el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC) utilizó este ejemplo para explicar en su Twitter la diferencia entre un resfrío y la infección viral que hoy tiene preocupadas a las autoridades de este país.

De acuerdo a las cifras publicadas por CDC, a la fecha han muerto 64 niños, la mayoría de ellos, menores que no fueron vacunados contra los virus de la influenza. La temporada anterior, desde diciembre a mayo, se registraron 110 menores fallecidos. Esta temporada, sólo durante la tercera semana de enero se registraron 4.064 muertes por neumonía o influenza, lo que equivale a que una de cada 10 muertes en todo el país ha sido por este virus, según las autoridades.

Cada año en EE.UU. mueren entre 12 mil y 49 mil personas a causa de los distintos virus de la influenza.

“Esta es una temporada difícil y no podemos predecir cuánto tiempo durará la intensa actividad de la gripe”, ha dicho Anne Schuchat, directora interina de CDC. “Estamos en camino de romper algunas cifras”, agregó.

Aunque las autoridades estadounidenses aún no hablan de pandemia, han señalado que las cifras de hospitalizaciones y muertes están llegando rápidamente a las que se registraron en el año 2009 con el brote de la gripe porcina (AH1N1) que enfermó a 60 millones de estadounidenses, hospitalizó a 274.304 y mató a 12.469 personas.

La mayoría de los casos que se registran en el hemisferio norte corresponde al virus influenza AH3N2, el mismo que estuvo circulando el año pasado durante nuestro invierno y que registró la mayoría de los casos de influenza.

Cecilia Perret, infectóloga de la Red de Salud UC Christus, señala que se esperaba que fuera duro para este sector del planeta, principalmente porque la vacuna que recibieron ellos no alcanzó a incorporar las modificaciones que tuvo este virus, por lo que resultó ser un poco menos efectiva.

“El virus de la influenza es muy impredecible. Es un virus sencillo pero que se modifica rápidamente realizando pequeños cambios para que nuestro sistema inmune no lo detecte. La vacuna contiene pequeños trocitos de este virus pero inactivos y cada año se produce una de acuerdo a como se comporta el virus”, explica Jeannette Dabanch, infectóloga y coordinadora del Comité Enfermedades Emergentes de la Sociedad Chilena de Infectología.

En el caso de los países del hemisferio sur, que inician la temporada alta de virus respiratorios este invierno, la vacuna sí alcanzó a incorporar estas modificaciones. “En teoría, la vacuna tendría una mejor cobertura para esta cepa”, dice Perret.

El año pasado, recuerda la infectóloga UC, la temporada de influenza se alargó y en la mayoría de los casos se trató del virus AH3N2 y tuvo su peak entre fines de junio y comienzos de julio.

Vacunación en Chile

Generalmente, la circulación que tienen los virus en el hemisferio norte sirve para tener una idea de lo que podría ocurrir en nuestro país. Así al menos ha ocurrido en años anteriores.

Los seres humanos, dice Dabanch, favorecemos la agresividad del virus al no vacunarnos o hacerlo tarde, cuando ya está circulando. “El 80% de los fallecidos en EE.UU. no estaba vacunado, pese a que podían tener comorbilidades como diabetes, hipertensión u obesidad”, insiste.

Según esta especialista, las vacunas que se utilizarán este año llegan a fines de febrero al país, por lo que la campaña de vacunación, al igual que el año pasado, debiera comenzar la segunda semana de marzo.

El año pasado, la población objetiva (niños entre 6 meses y 5 años, adultos mayores, embarazadas de más de 13 semanas y funcionarios de salud) eran casi 5 millones de personas. En el caso de las embarazadas se logró una cobertura de 71,2%; en los niños de 6 meses a cinco años el 75,6% y los más bajos fueron los entre los adultos mayores, con un 57,2% de cobertura.

Milena Chiappe, infectóloga de la Clínica Santa María, dice que el llamado es a que la mayor cantidad de población se vacune. “Lo que ocurre en EE.UU. nos indica que tenemos que tratar de hacer una vacunación mucho más exhaustiva que otros años y lo antes posible. Además, hay que hacerlo pensando en que con la vacuna protege a la población, no sólo a uno mismo”, indica.

Seguir leyendo