Donald Trump culpa a los videojuegos de tiroteos en EE.UU.

Autor: Carlos Montes

Foto: AP

“Escucho cada vez a más gente que dice que el nivel de violencia en los videojuegos realmente está moldeando los pensamientos de la gente joven”, dijo el mandatario norteamericano.


La Casa Blanca anunció que esta semana el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, se reunirá con representantes de la industria de los videojuegos para hablar sobre el impacto de los contenidos violentos en los jóvenes.

Después del tiroteo en Florida, en febrero, donde resultaron muertos 17 estudiantes, Trump ha sugerido que hay que tener mucha atención con el impacto de los juegos. “Escucho cada vez a más gente que dice que el nivel de violencia en los videojuegos realmente está moldeando los pensamientos de la gente joven”, dijo el mandatario.

El encuentro incluiría a la Entertainment Software Association (ESA), la asociación que agrupa a las principales empresas del rubro que operan en EE.UU., además de la Entertainment Software Rating Board (ESRB).

Un encuentro similar se realizó bajo la administración de Barack Obama en 2012, cuando el entonces vicepresidente Joe Biden recibió a varios investigadores y ejecutivos en la Casa Blanca para analizar posibles vínculos entre la violencia en los videojuegos y la violencia real.

La ESA y sus compañías asociadas todavía no reciben una invitación para reunirse con el Presidente Trump; sin embargo, adelantaron al sitio especializado Ars Technica que “los mismos videojuegos que se juegan en los EE.UU. se utilizan en todo el mundo, sin embargo el nivel de violencia armada es exponencialmente más alto en los EE.UU. que en otros países. Numerosas autoridades han examinado los registros científicos y han descubierto que no existe un vínculo entre el contenido de los medios y la violencia en la vida real”.

Un artículo publicado en The New York Times sobre este tema señala que en Japón cerca del 60% de la población jugó videojuegos en 2016, pero casi nadie fue asesinado por un arma en ese país, en el que se prohíbe poseer, llevar, vender o comprar pistolas o rifles. “Hubo solo seis muertes por arma de fuego en Japón en 2014, en comparación con más de 33 mil en los Estados Unidos”, señala la nota.

Otro estudio, publicado por Henry Jenkins, profesor de la Universidad del Sur de California, también contradice los temores de Trump. En 2005, el académico advirtió que el crimen juvenil en el país estaba en su punto más bajo en 30 años, aunque un gran número de jóvenes jugaba videojuegos.

Seguir leyendo