Thom Yorke, Taylor Swift, Beyoncé o AC/DC: el amor y odio por Spotify

Algunos lo han hecho como protesta contra la plataforma y sus pagos, otros para mudarse a otra compañía e incluso hay algunos que simplemente no querían pasarse al moderno streaming. Independientemente del motivo, son varios los artistas que han abandonado Spotify por temporadas. Acá, un recuento.



Hace algunos días músicos como Graham Nash y Joni Mitchell decidieron seguir los pasos de Neil Young y eliminar sus catálogos completos de la plataforma de Spotify, como forma de protesta contra el podcast The Joe Rogan Experience, acusado de esparcir desinformación contra las vacunas del Covid-19.

Los últimos en unirse a esta polémica fue el grupo Failure que, por medio de una publicación en Facebook, anunció que también bajarán su música de la plataforma: “Le damos nuestra música a una compañía que menosprecia nuestro producto o la retenemos y nos perdemos a una generación entera de oyentes? En esa estábamos desde 2015 cuando soltamos nuestro primer álbum, pero ahora las políticas de Spotify permiten que haya desinformación en torno a la pandemia y hemos decidido que suficiente es suficiente” declaró el grupo.

¿Otros más? Los propios Crosby, Stills & Nash en pleno -antiguos compañeros de Young- publicaron un comunicado en el que piden que su música -ya sea por separado o en conjunto- debe ser eliminada de la plataforma, en protesta contra el controversial podcast.

Sin embargo, estos no son los únicos artistas que han decidido abandonar el streaming musical. Incluso el mismo Neil Young ya había bajado su catálogo durante 2015 debido a la calidad de sonido que presentaban los servicios: “No necesito que mi música sea devaluada por la peor calidad en la historia de la reproducción o cualquier otra forma de distribución”, dijo Young en esa oportunidad.

El primero en protestar en contra de la plataforma fue Thom Yorke el año 2013. En ese entonces el líder de la banda Radiohead criticó a Spotify por la poca paga que recibían los artistas emergentes. Bajó su música solista y la de su banda Atoms for Peace exigiendo una división de capital más justa y transparente. Así, declaró: “No se equivoquen, a los nuevos artistas que descubren en Spotify no les pagan”. Al británico también se sumó David Byrne, vocalista de The Talking Heads, quien eliminó tanto de su catálogo como pudo durante ese año.

La cantautora Taylor Swift también apoyó estas críticas y en 2014 borró todos sus discos de la plataforma, dejando únicamente la canción Safe and Sound, realizada para el soundtrack de la película Los juegos del hambre, por las malas regalías que recibían los artistas. La artista aseguraba que la música no debía ser gratis pues “la música es arte y el arte es importante y raro. Las cosas raras tienen un precio y deben ser pagadas”.

Así mismo The Black Keys había eliminado parte de su catálogo en la plataforma por este mismo motivo, más sólo pudieron mantener esa promesa por un tiempo, pues en 2016 tuvieron que volver a publicar los últimos lanzamientos. Su baterista, Patrick Carney aseguró: “Prefiero que la gente escuche nuestra música antes que no”.

Hace poco la propuesta se reavivó cuando artistas más alternativos e independientes, como Skee Mask y Darren Sangita, dieron a conocer su molestia frente al aviso del CEO de Spotify Daniel Ek sobre una inversión de 100 millones de euros en una empresa de inteligencia artificial para defensa. Ante Skee Mask declaró: “Ellos parecen no usar los 100 millones de ingresos para destruir algo por lo que casi cada músico lucha: unir a las personas”.

Otros artistas han marcado distancia con Spotify, pero no desde la queja o la protesta: han optado simplemente por demorar el lanzamiento de sus discos en la red para no afectar sus primeras ventas físicas. Así lo hizo Coldplay con sus álbumes Ghost Stories en (2014) y A head full of dreams en (2015) y la artista Adele con su disco 25.

Tidal, otro servicio de plataforma streaming también fue motivo para que otros artistas eliminaran sus catálogos de Spotify. Jay- Z compró tal firma el año 2015 por alrededor de 56 millones de dólares y en 2017 decidió mudar casi toda su discografía ahí. Su esposa, la Queen B, Beyoncé, también apoyó a Tidal y su disco Lemonade (2016) solo llegó a Spotify luego de tres años de exclusividad para el servicio de streaming de su marido.

A esta dupla se sumó Prince, quien durante la misma época borró sus creaciones de todas las otras plataformas para que estas fueran exclusivas de Tidal. Sin embargo, esto no dio explicaciones al respecto y no era novedad su aversión al internet general, pues el artista ya había bajado algunas de sus canciones de YouTube y borró sus cuentas personas de Facebook y Twitter.

Hay otros nombres que demoraron una enormidad en subir su obra a Spotify: tardaron en verlo como un negocio atractivo y rentable. Eso pasó con The Beatles, quienes no llegaron hasta 2015, pues habían firmado un convenio exclusivo con Apple. Actualmente el cuarteto de Liverpool cuenta con uno de los catálogos más exitosos de la plataforma, teniendo más de 250 millones de streamings.

Ese mismo año se unieron a Spotify las canciones del clásico grupo de rock AC/DC, quienes no estuvieron presentes en ninguna plataforma de streaming excepto ITunes hasta entonces. Justamente la publicación coincidió con el lanzamiento de Apple Music.

Los que duraron harto sin tener presencia en Spotify fueron los americanos de Tool, pues hasta 2019 su música no estaba disponible en ninguna plataforma.

Ante su resistencia a la modernidad, James Keenan, vocalista de la banda, publicó: “Nuestro sueño de que el mundo fuera gobernado por Betamax y LaserDisc, ha terminado” y cuando finalmente cedieron ante ella añadió: “Existe una cosa nueva que se llama descargas digitales y streaming. ¡Prepáranse para el futuro amigos!”.

Uno de los que sí ha logrado mantenerse invicto es Garth Brooks, el cantante de country tiene activo un contrato exclusivo con Amazon Music y a pesar de que ha confesado su simpatía por Daniel EK, cree que su forma de compartir música se alinea más con la compañía de Jeff Bezos.

El género del metal, probablemente es el que más bandas tenga fuera de la plataforma, pues entre las ausentes están los reconocidos Dismember, Lovelight Shine, Atheist, Coma Prevail, Nevergonnascore, Legends of Rodeo, The Becoming, Samhain y Funebrarum.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.