CEO para Sudamérica de DHL Global Forwarding y el coronavirus: “Chile tiene una desventaja, porque mucho de lo que exporta es agropecuario”

Imagen ALBERTO OLTRA DHL2340

Alberto Oltra advierte que el “efecto más grave del coronavirus no se ha notado todavía”, y agrega que si no se resuelve rápido, en un mes o poco más será un problema grave para las exportaciones. Hoy, indica, “los barcos están yendo mucho más lento a China”.


Con poco optimismo ve el negocio en Chile en 2020 el CEO para Sudamérica de DHL Global Fowarding, Alberto Oltra. Esto, producto del impacto que tuvo el estallido social en el retail, que disminuyó fuertemente sus pedidos en los últimos meses, y de las consecuencias que también podría tener, tanto en las importaciones como en las exportaciones, el coronavirus. De hecho, señala que el "efecto más grave del coronavirus no se ha notado todavía".

¿Qué problemas han visto en las últimas semanas en materia logística, a propósito del coronavirus?

-El coronavirus es un tema muy nuevo, muchos envíos ya se habían hecho y la gente tiene stocks. El grave problema se verá en un mes o en un mes y medio, cuando los stocks del retail o automotriz empiecen a decaer y todavía no se haya solucionado.

Los bienes perecibles, y en eso Chile tiene una desventaja, porque mucho de lo que exporta es agropecuario, van en contenedores de frío que van enchufados y ya los puertos chinos se están empezando a congestionar con este recibo de mercancía y no hay enchufes. Los productos semiperecederos aguantan un tiempo, pero cuando llevan un mes y medio de tránsito al puerto chino, dos y tres semanas enchufados y ya lo tienen que desenchufar porque no hay más sitio, ahí vamos a tener un problema grave. Los barcos hoy están yendo mucho más lento a China, para tardar llegar al puerto porque se sabe que no hay sitio.

Si en un mes o mes y medio sigue esto, vamos a tener un problema para las exportaciones. Pero también en el momento en que se arregle habrá un colapso de demanda, porque las fábricas empezarán a producir, todo el mundo estará esperando su carga y hay un número limitado de barcos.

¿Y qué medidas está tomando DHL para cuando llegue ese escenario?

-Tenemos aviones propios, así que estamos ofreciendo eso al cliente. Pero no todos los productos sirven para esto; si traes tecnología quizás aguanta el avión, pero si traes madera, no. Estamos también evaluando soluciones mixtas, es decir, sacar el primer trozo en avión y luego embarcar desde otro puerto que no sea chino. El costo sube, pero no tanto y al menos puedes traer la mercancía. El gran problema hoy es el tráfico interno en China, los camiones. Mi opinión es que habrá producción que se traspasará hacia otros países del sudeste asiático, como Vietnam, Indonesia e India. Si mañana dicen se acabó, no, pero la gran fábrica del mundo es China y si para, hay que buscar alternativas o si no nos vamos a quedar sin muchas cosas.

¿Qué tipo de mercancías se han visto más afectadas?

-Para exportación Chile-China es básicamente todo lo perecedero.

¿Han visto cancelaciones de envíos?

-Sí. Lo que sucede es que las fábricas y los camioneros están bajo mínimos, porque los puertos y aeropuertos están funcionando razonablemente bien. La cancelación no proviene del puerto, no es que estemos nosotros con la carga y el barco no llega, es que estamos ahí con el barco esperando que la carga llegue y no llega. Entonces, esa cancelación se da antes, se da en la fábrica, porque el proveedor no entrega, no es que se produzca la cancelación del envío en sí, sino se produce la cancelación de la producción.

¿Y qué sucede con la situación de los barcos que salen de acá hacia China?

-Algunos ya no están saliendo, porque ya no hay enchufes en los puertos. Dejar un contenedor a temperatura ambiente, cuando llevas salmón, eso te va a durar 10 minutos.

¿Cuáles eran las perspectivas de crecimiento de la actividad para el año?

-Las protestas sociales generaron casi un bloqueo total del comercio. Los malls no estuvieron abiertos durante un mes, pequeños locales comerciales han sido saqueados o quemados. Eso también nos va a afectar, además del coronavirus. Que todos los pedidos que se hacían para el back to school también se redujeran masivamente. Los departamentos de compra de los grandes retailers fueron muy conservadores y normalmente son muy optimistas.

Durante noviembre y diciembre hubo una respuesta muy conservadora en los pedidos. Y el impacto de esa acción de noviembre, puede que se vea muy agravada en marzo y abril. Yo, y es lo que le he dicho a mi jefe, es que el primer semestre de Chile va a ser muy malo, por los eventos sociales, por el coronavirus y por la alta incertidumbre que hay en general. Este año no tengo un panorama optimista, para ser sincero.

Habrá que reemplazar eso con servicios de valor agregado. Por ejemplo, puede ser una locura, pero estamos recibiendo mucho más pedidos de seguridad. Hubo muchos camiones que fueron asaltados, entonces hay que dar servicio de escolta, servicio de GPS, servicio de monitoreo constante, es una línea de negocio que en Colombia la tenemos muy explotada, pero ahora es un servicio que se está demandando mucho acá, porque ha cambiado esa realidad que en Chile no se tenía tan presente, el tema de la seguridad.

Comenta