Director ejecutivo de Mercado Pago: "Visa y Mastercard fijaron tasas de intercambio que castigan casi en 30% al e-commerce”

19.02.2020ENTREVISTA A MATIAS SPAGUI, DIRECTOR DE MERCADO PAGO, PARA SECCION DE PULSO LA TERCERAFOTO: VALENTINA MORA / LA TERCERA

MATIAS SPAGUI, DIRECTOR DE MERCADO PAGO FOTO: VALENTINA MORA / LA TERCERA

Matías Spagui dice que con el modelo de 4 partes se está pasando de un monopolio en procesamiento, a un duopolio de las marcas de tarjetas. Además, cree que se ha dejado fuera de la conversación a los Proveedores de Servicios de Pagos y que hay que garantizarles el acceso.


Fue un año de cambios para Mercado Pago en el país. En 2019, la filial de MercadoLibre empezó a procesar pagos fuera del mundo e-commerce, y en el área online duplicaron el volumen de negocios procesado. "Crecimos más de 100% año sobre año, sin considerar el procesamiento de pagos de MercadoLibre (empresa valorizada en US$36.590 millones en bolsa). Ya superamos los 30.000 comercios", cuenta Matías Spagui, director ejecutivo de la compañía. El año pasado también lanzaron su billetera virtual. "Hemos visto un crecimiento explosivo de muchos comercios asociados. Se están sumando grandes marcas todos los días", cuenta. Desde el año pasado también el país está migrando a un modelo de 4 partes, y se abrió la competencia en prepago, donde la firma buscará ser un actor relevante. Así, están en vías de convertirse en un emisor de tarjetas de prepago para habilitar más funcionalidades a su billetera virtual, pero también están llegando a montos de procesamiento que les exigen transformarse en operadores de tarjetas de crédito. "Estamos ad portas, ojalá, de conseguir esas dos licencias, lo que está en manos de la CMF", explica.

¿Cómo se ha ido dando la migración al modelo de 4 partes?

-La migración es muy necesaria, porque el sistema tarifario que existía no permitía la entrada de nuevos actores, y siempre hemos expresado nuestro deseo de contar con una mayor competencia en el mundo de procesamiento de pagos. Sin embargo, creo que ha sido un proceso un poco traumático. Veo tres frentes de problemas.

¿Cuáles?

-Primero, la velocidad. Tenemos una industria que ha estado haciendo lo mismo por más de 20 años, y cuando el mercado y los reguladores están exigiendo un cambio, este no viene a la velocidad que esperamos en el mundo de la tecnología.

Pero Banco Santander dijo que pagaron los sistemas necesarios en las sociedades de apoyo al giro de medios de pago para que, el que quiera, pueda operar en el modelo de cuatro partes.

-Si es que eliges Nexus. De lo contrario, hay que buscar otro procesador. La industria monopólica no es solo Transbank, ellos tienen el monopolio de la adquirencia, Nexus tiene el monopolio del procesamiento de tarjeta de crédito, y Redbanc tiene el monopolio del procesamiento de tarjeta de débito (...) Si quieres traer tu propia carretera de conexión hacia las marcas, que es el rol del procesador, hay que partir desde cero.

¿Qué falta para que el país esté completamente en un modelo de 4 partes?

-Nuestro entendimiento, es que la mayoría de las variables tecnológicas están por resolverse en el corto plazo. No están resueltas, porque si hoy día todos dijeran 'nos vamos mañana al modelo de 4 partes', no se puede, porque todavía no están las carreteras tecnológicas armadas. Pero lo que falta es una claridad de cómo va a migrar el único adquirente que existe hoy. No hay una fecha comprometida.

Dijo que ve tres frentes de problemas...

-El segundo, es respecto a las tarifas. Con la migración al modelo de 4 partes, vamos a pasar de un monopolio en el procesamiento, a un duopolio de las marcas de tarjetas fijando precios, porque no se va a resolver el problema de precio y de discriminación que originó el fallo de la Corte Suprema. Nos preocupa mucho que se está agregando competencia, pero a cambio se está recibiendo un precio más alto. No tiene mucha lógica, y eso es responsabilidad de las marcas.

¿No son justas las tasas de intercambio fijadas?

-Existe cierto grado de injusticia en dos partes. La principal, es la discriminación al e-commerce. Ambas marcas, tanto Visa como Mastercard, han fijado tasas de intercambio que castigan casi en 30% al e-commerce. Son más altas.

¿Más altas en comparación a qué?

-Por ejemplo, un almacén que vende ropa, tiene una tasa de intercambio 1. Pero si ese mismo comercio quiere vender por su página web, tiene una tasa de intercambio de 1,3. Es totalmente discriminador. Me preocupa eso, porque el e-commerce es el motor de crecimiento en la industria del retail y minorista. En Chile, si no fuese por el e-commerce, las ventas decrecerían. Además, castigar a las pymes que quieren vender online, sobre todo en el escenario actual, donde incluso algunas de ellas ni siquiera pueden abrir sus tiendas, me parece discriminatorio e injusto. La otra injusticia tiene que ver con los beneficios que se le van a entregar a un grupo selecto de empresas o rubros. A nivel general, un retailer o supermercado grande, va a tener ventajas en tasas de intercambio versus un supermercado pequeño o un almacén, y ventajas que pueden llegar a ser de más del 100% de diferencia.

¿Le gustaría que la autoridad fije las tasas de intercambio?

-Todos tienen que poner de su parte, no tengo una visión proregulación, o antiregulación, sino que una visión de apertura del mercado y de beneficios para el consumidor.

¿Cuál es el otro problema?

-Lo tercero que nos preocupa son los subadquirentes. Los PSP (Proveedores de Servicios de Pago) quedaron totalmente fuera de esta conversación. Cuando en Chile había una industria de telecomunicaciones con tres actores dominantes, la FNE declaró que no había suficiente competencia. Si es que migramos al modelo de 4 partes, dejando de lado a los subadquirentes, vamos a pasar de tener uno a tener tres actores, lo que no significa que vaya a haber más competencia. ¿Qué hicieron en telecomunicaciones para que una firma como WOM, por ejemplo, pudiese entrar y generar disrupción con beneficios para el consumidor? Fijaron las tarifas de acceso para las redes móviles. Es muy necesario instaurar la conversación de garantizar el acceso a los subadquirentes, con tarifas que sean accesibles y no discriminatorias. Ahí es donde va a venir la real competencia en Chile en el mercado de pagos digitales y no digitales.

Comenta