Empresas sanitarias recibieron multas por más de $2.600 millones en el primer semestre

Autor: Carla Cabello

Superintendencia de Servicios Sanitarios cursó 52 sanciones. La cantidad aumentó respecto de los 32 casos registrados en igual periodo de 2017.


Durante el primer semestre de este año, la Superintendencia de Servicios Sanitarios (Siss) cursó 52 multas a empresas a cargo de proveer agua potable a distintas comunas del país. En total, las penas que recibieron las 15 empresas sancionadas alcanzaron las 4.644 Unidades Tributarias Anuales (UTA), equivalentes a más de $2.600 millones. Esto, según información solicitada por Ley de Transparencia.

La cantidad de sanciones efectuadas entre enero y junio de este año por el organismo regulador fue mayor a las 32 multas aplicadas en el mismo periodo de 2017, que involucraron un monto de 3.384 UTA, unos $1.949 millones. En términos de monto, las sanciones de la primera mitad del año son 37% superior a las cursadas en el mismo periodo de tiempo de 2017.

Esval, firma que está a cargo de entregar agua en provincias de la Región de Valparaíso fue la que registró la mayor cantidad de multas cursadas en el periodo, con un total de 10. Le sigue Nuevosur, que provee el servicio a localidades de la Región del Maule. En tercer lugar se ubicó Essbio, que abastece a las regiones de O’Higgins y Biobío. Las dos registraron 7 y 6 sanciones cada una, respectivamente.

No obstante, no todas estas multas han sido efectivamente pagadas, ya que las empresas sanitarias tienen la posibilidad de reclamar ante los tribunales de justicia para revertir la medida entregado los descargos para cada uno de los casos.

El mayor número de sanciones, 43 en total, estuvo ligado a problemas en la calidad del servicio, que sumaron 4.459 UTA, unos $2.569 millones y que representa un 96% del monto total. En el caso de Esval, por ejemplo, todas las multas cursadas en el periodo tuvieron como principal causa deficiencias en la calidad del servicio.

Desde la compañía señalaron que “algunas de estas multas corresponden a eventos de turbiedad extrema, casos -desde nuestro punto de vista- de fuerza mayor, ya que las circunstancias que los provocan se deben a eventos climáticos que nunca se habían producido hasta ese momento, y para los que hoy -gracias a las inversiones realizadas- contamos con sistemas resilientes y que controlan de mejor forma estos episodios sin afectar a los clientes”. Además, dijeron que “estas sanciones se encuentran en proceso de reclamación ante los tribunales de justicia”.

Essbio, por su parte, registró una multa por incumplimiento de instrucciones. El resto también tuvo como causa calidad de servicio. Nuevosur, además de infracciones de este tipo, también registró una infracción comercial por “cobros indebidos a clientes”, según dice el documento.

La mayor sanción aplicada a empresas sanitarias correspondió a Econssa, que correspondió a una multa de 500 UTA, unos $288 millones, por “deficiencias en la calidad y continuidad del servicio de tratamiento y disposición de aguas servidas que afectaron a la generalidad de los usuarios, incumplimiento de Instrucciones entregadas por la SISS (2016), e incumplimiento de cronograma de obras e inversiones comprometidas en su PD año 2015, Antofagasta”.

Seguir leyendo