Gobierno ingresó proyecto de salario mínimo sin acuerdo con la CUT: propone un alza de 3,2%

El ministro Rodrigo Cerda decidió incluir esta vez en las conversaciones, y de manera permanente, a los representantes de las pequeñas y medianas empresas para que dieran a conocer su realidad frente a la fijación del salario mínimo, lo que generó molestia en la multisindical. Reajuste propuesto por el Ejecutivo es tres décimas porcentuales por sobre la inflación acumulada en los últimos 12 meses. Quedaría en $337.000.




El 8 de abril se daba inicio a la nueva negociación por el salario mínimo. Ese día fue la primera reunión entre el Ministerio de Hacienda y la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), multisindical que presentó su propuesta de reajuste y su expectativa de avanzar hacia un monto de $500 mil mensuales.

El salario mínimo actual, de $326.500, venció este sábado 1 de mayo y, por ello, los plazos para buscar un acuerdo con la CUT y enviar un proyecto de ley al Congreso, desde un comienzo eran cortos. Hoy ya no hay margen y el cuerpo legal se ingresó el viernes sin un pacto entre las partes, como en todo caso ha ocurrido en varias ocasiones anteriores y bajo distintas administraciones.

De acuerdo a fuentes de gobierno, se fijó un alza nominal de 3,2%, es decir, 0,3 puntos porcentuales por sobre la inflación acumulada en los últimos 12 meses (2,9%). Con esto, el monto quedaría en $337.000.

La negociación

Durante abril Hacienda convocó a cuatro reuniones para tratar el tema, de ellas, la CUT estuvo presente sólo en dos. La estrategia desarrollada por el ministro Rodrigo Cerda, de ampliar la discusión convocando a los representantes de las pequeñas y medianas empresas, no cayó bien entre los representantes de los trabajadores.

A juicio de Teatinos 120, las pymes son parte importante de este debate, puesto que son quienes pagan, en su mayoría, el salario mínimo.

8 de noviembre de 2018/SANTIAGO La Central Unitaria de Trabajadores (CUT) convoca manifestaciones por "Paro Nacional Activo" en contra del actual gobierno, por empleos dignos y salarios decentes. FOTO: SEBASTIAN BELTRAN GAETE/AGENCIAUNO

A ello se suma que el escenario de crisis ha golpeado fuertemente a estas empresas que esperan nuevas medidas de ayuda para lograr mantenerse en pie. Eso también fue considerado por el jefe de las finanzas públicas, quien encabezó las cuatro reuniones que se realizaron. Junto a él estuvo el subsecretario de esa cartera, Alejandro Weber, y la Coordinadora de Política Laboral, Silvia Leiva.

Esta situación irritó a la CUT. A su juicio, la negociación es entre Hacienda y ellos, por lo que no correspondía que fuera tripartita. De hecho, en una declaración pública dijeron: “Hemos tenido siempre voluntad de escuchar los planteamientos de las pequeñas y medianas empresas, pero hemos sostenido y reivindicamos nuestra titularidad en la negociación. Por lo tanto, es con la CUT con quien se negocia y no, en una mesa de tres”.

La molestia de la multisindical no se quedó sólo en la presencia de las pymes, sino que también se negaron a sentarse en una misma mesa con el ministro del Trabajo, Patricio Melero, a quien no consideran como “un interlocutor válido”.

En esa misma carta mencionan que “producto de estas decisiones que ha tomado el ministro Cerda, es que debimos suspender la reunión convocada la semana pasada. Lamentamos que se persista en esta lógica, pese a la crítica clara que hicimos, de procurar sentar como interlocutor al ministro Melero y seguir escuchando los planteamientos de las pymes, cuando ya se han agotado los plazos para la negociación y se debe enviar en los próximos días la propuesta al Congreso”.

La Central reafirmó que seguirán defendiendo su propuesta de un salario mínimo por sobre la línea de la pobreza, ahora en el Parlamento. “No claudicaremos en defender la urgencia de una Renta Básica de Emergencia de $500 mil para el 80% de la población”.

Economistas mantienen proyecciones de crecimiento para el año pese a “tropezón” de agosto

Qué dicen las pymes

Las pymes que estuvieron presentes en esas reuniones le plantearon a Hacienda que no podían pagar ningún reajuste de salario mínimo, por bajo que fuera. Le describieron la compleja situación en la que se mantienen y, por ello, no entiende la actitud que mostró en el debate la CUT.

Héctor Sandoval, presidente de la Confederación Nacional de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa de Chile (Conapyme), fue uno de los presentes en esos encuentros. “En las reuniones no se avanzó mucho, la CUT no estuvo presente, porque no les interesa conversar con las pymes. No hay posibilidad de llegar a acuerdos”. Para el dirigente, las pymes no están en condiciones de pagar ni un solo peso más. “No estamos en condiciones de afrontar mayores costos”, puntualiza Sandoval.

Marcos Rivas, presidente de la Asociación de Emprendedores de Chile, quien también participó de las reuniones subraya que “nosotros como Asech hemos planteado en la mesa del salario mínimo que antes de hablar de montos debiéramos hablar y discutir la situación terminal en la que se encuentran las pymes y los emprendedores en Chile. Debemos centrar los esfuerzos en que los sueldos mejoren en concordancia con el crecimiento y la situación real de las pymes”.

Para Rivas, “en la situación actual, donde no hemos podido pagar ni siquiera las obligaciones previsionales, nos parece más prudente trabajar en propuestas de salvataje”.

En estos encuentros también estuvieron los representantes de la Multigremial Nacional, Asociación de Proveedores de la Industria de la Salud (APIS), Confederación Nacional de la Pequeña Industria y Artesanado de Chile (Conupia), La Confederación del Comercio Detallista y Turismo de Chile (Confedechtur), la Asociación de Exportadores de Manufactura (Asexma) y la Federación de Turismo (Fedetur) y la Asociación Nacional de Cooperativas de Chile.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.