Inflación de los alimentos se apoderó del mundo en el año de la pandemia...y la situación podría empeorar




Todo indica que la inflación de los alimentos que se apoderó del mundo durante el año pasado y elevó los precios de todo, desde el queso rallado hasta la mantequilla de maní, podría estar a punto de empeorar.

En 2020, la pandemia de covid-19 afectó las cadenas de suministro de los alimentos, paralizó el transporte marítimo, enfermó a los trabajadores que mantienen al mundo alimentado y, en última instancia, elevó los costos de los comestibles en todo el mundo. Ahora, los agricultores, especialmente los que crían ganado, cerdos y aves de corral, están sintiendo la presión de los precios más altos del maíz y la soja en casi una década.

El aumento ha elevado los costos de alimentar a sus rebaños en 30% o más. Para seguir siendo rentables, los productores, incluido Tyson Foods Inc., están aumentando los precios, lo que afectará a las cadenas de suministro y, en cuestión de un par de meses, se verá reflejado en precios más altos para la carne de res, cerdo y pollo en todo el mundo.

Los precios de los piensos “suben y bajan”, dijo Mark Gorton, director gerente del productor británico de pollo y pavo Traditional Norfolk Poultry. “Pero cuando aumentan tanto como lo han hecho, comienzan a tener un impacto muy grande en el negocio”.

La última vez que los granos estuvieron tan caros fue después de la sequía de 2012 en Estados Unidos, cuando los precios de la carne experimentaron un aumento dramático. Ahora, la carne está de nuevo preparada para convertirse en un impulsor de la inflación alimentaria y en parte del debate, cada vez más intenso, sobre qué tendrían que hacer los bancos centrales y los responsables de la formulación de políticas para ayudar a las economías que aún trabajan en recuperarse de la pandemia.

Vacunas y estímulo

Se espera que las vacunas, que prometen un regreso a la vida normal, y los programas de estímulo fiscal por billones de dólares desaten la demanda e impulsen un aumento en los precios al consumidor.

Los mercados de bonos estadounidenses y europeos están enviando señales de que la inflación ha vuelto. Las expectativas de inflación de los estadounidenses a un año subieron la semana pasada a su nivel más alto desde 2014.

En cuanto a lo que impulsa los precios de los alimentos, eso se debe a que el mal tiempo de los cultivos reduce las cosechas mundiales. La demanda también está aumentando. China, el mayor comprador de productos básicos, está recogiendo cantidades récord de los suministros disponibles para alimentar a sus crecientes rebaños de cerdos.

Los productores de carne de los principales países exportadores están sintiendo el impacto de los costos más altos en los granos. En Brasil, el mayor exportador de aves de corral, el costo de la cría de pollos aumentó el año pasado 39% debido a los alimentos, según Embrapa, una agencia estatal de investigación agrícola. El mes pasado, los costos aumentaron nuevamente alrededor de 6%, dijo el banco Itaú BBA.

Agricultura

En Europa, la rentabilidad de las operaciones ganaderas se ha desplomado debido a la combinación de altos gastos de alimentación y la demanda sofocada por los confinamientos. Algunos criadores más pequeños de cerdos podrían verse obligados a salir del mercado, según el analista sénior de Rabobank, Chenjun Pan.

Desde el 1 de diciembre, los futuros de maíz en Chicago han subido 29% y la soja 19%.

“Definitivamente esperamos que se reduzcan los márgenes de ganancia y luego los productores tendrán que empezar a pensar de alguna manera en cómo van a cubrir ese precio”, dijo Upali Galketi Aratchilage, economista senior de la FAO.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.