¿Por qué lo peor para la economía global ya pudo haber pasado?

Autor: Bloomberg

Bloomberg Economics y Deutsche ven estabilizado el crecimiento global. Bancos centrales, negociaciones comerciales, y mejores condiciones financieras, serían los principales factores que están ayudando.


El desempeño de la economía mundial puede ser el más difícil desde la crisis financiera en 2008, sin embargo, hay razones para esperar que la desaceleración actual sea pasajera.

Bloomberg Economics, Deutsche Bank AG y Morgan Stanley, se encuentran entre aquellos cuyos economistas estiman que la caída se reducirá en este trimestre o el próximo, antes de una aceleración económica más adelante en el año.

“Reúna la pausa de la Reserva Federal, el comercio y el estímulo de China. Estimamos una depresión en el primer trimestre y una recuperación moderada más adelante”, dijo Tom Orlik, economista jefe de Bloomberg Economics.

Los bancos centrales al rescate

Dirigidos por la Reserva Federal, muchos bancos centrales han frenado el endurecimiento de la política monetaria o han introducido nuevos estímulos, calmando los temores de los inversionistas por una desaceleración.

El presidente de la Fed, Jerome Powell, dice que él y sus colegas tendrán paciencia para volver a aumentar las tasas de interés, mientras que el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, ha descartado hacerlo este año y reveló un nuevo lote de préstamos baratos para los bancos.

En otros lugares, las autoridades de Australia, Canadá y el Reino Unido están entre las que han adoptado un enfoque de esperar y ver. China, por su parte, señaló en su Congreso Nacional del Pueblo que tendrá la voluntad de facilitar las políticas monetarias y fiscales para apoyar la expansión.

Condiciones financieras

Tras haberse endurecido a fines del año pasado, en parte lo que llevó a la Fed a replantearse las perspectivas, las condiciones financieras se han relajado. Después de tocar un mínimo de 2 años y medio en diciembre, el Índice de Condiciones Financieras de Bloomberg U.S., que mide el nivel general de estrés financiero en los mercados de dinero, bonos y acciones, se ha recuperado desde entonces.

Como reflejo de una visión más positiva de los inversionistas, también ha habido un repunte en las acciones este año. El S&P 500 ha ganado casi un 20 por ciento desde su mínimo de diciembre, mientras que el Shanghai Composite ha subido un 22 por ciento.

Una flexibilización en la fortaleza del dólar estadounidense frente a 2018 también ha brindado alivio a los mercados emergentes, y ha reducido la presión de los responsables políticos para protegerse contra la fuga de capitales. Los números de crédito para China y Japón en febrero aumentaron considerablemente respecto al año anterior.

Números no tan sombríos

El indicador de crecimiento global de IHS Markit aumentó en febrero desde un mínimo de 28 meses y, de manera alentadora, hubo una mejora en el indicador de la demanda. Su medida de servicios mundiales también se recuperó en febrero por primera vez en tres meses. El índice de sorpresa de Citigroup para la zona euro, que ha sido uno de los puntos débiles de la economía mundial, se ha recuperado a su mejor nivel en casi cinco meses.

En China, la medida de los nuevos pedidos en el Índice de Gerentes de Compras de manufactura mejoró el mes pasado, y Alemania recibió buenas noticias sobre un aumento en los niveles de agua en el río Rin. Una caída el año pasado interrumpió el tráfico de barcazas, afectó a la industria y se sumó a los factores temporales que empujaron a la economía cerca de una recesión.

Comercio

Los inversionistas han estado dispuestos a culpar a la discordia política, y especialmente a la guerra comercial, por hacer que las empresas y los consumidores se retiren.

Pero el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, decidió no imponer otra ronda de aranceles a China el 1 de marzo y hay indicios de que él y el presidente chino, Xi Jinping, pronto podrán llegar a un acuerdo comercial. Un modelo diseñado por el Instituto de Finanzas Internacionales para rastrear el comercio de Estados Unidos en tiempo real mostró signos de estabilización desde principios de este año.

“Los temores del comercio mundial son exagerados, al igual que las preocupaciones de que el crecimiento global puede disminuir significativamente”, según Robin Brooks, economista jefe del IIF.

Ganancias laborales

Incluso con el decepcionante informe de empleo de febrero de EEUU, el mercado laboral mundial continúa estrechándose, lo que proporciona una razón para esperar que los consumidores sigan gastando.

JPMorgan Chase & Co. estima que el desempleo en los países desarrollados se encuentra ahora en un mínimo de 40 años del 5 por ciento y se espera que caiga más.

Además, e el banco predice que los salarios crecerán 3.2% en el último trimestre de este año, el más rápido en cualquier punto de la expansión de la década y casi un punto porcentual más rápido que en el mismo período de 2017.

Nuevas perspectivas

El Fondo Monetario Internacional todavía predice un crecimiento global de 3.7 por ciento este año y 3.5 por ciento en 2019, un rango bastante bueno para esta etapa de expansión.

El estratega de Deutsche Bank, Alan Ruskin, también sostiene que hay razones para ser más optimista de lo que sugieren los titulares. La economía de China, por ejemplo, es cinco veces su tamaño en 2000, lo que significa que una tasa de crecimiento del 6 por ciento ahora es equivalente al 30 por ciento en ese entonces.

“Cuando se hacen comparaciones a más largo plazo, los niveles absolutos y los cambios se vuelven incluso más importantes que la perspectiva limitada proporcionada por los cambios porcentuales”, escribió en una nota a los clientes esta semana.

Seguir leyendo