*

Tendencias
Compartida
Actualizado el 08/12/2017
Estás leyendo:Análisis: iPhone X, ¿Realmente funciona el reconocimiento facial?

Análisis: iPhone X, ¿Realmente funciona el reconocimiento facial?

Autor: Francisco Aguirre A.

El sistema debutó con dudas por parte de los usuarios, aunque en la práctica y tras varios días de uso, es el mejor método de desbloqueo biométrico creado hasta ahora.

Análisis: iPhone X, ¿Realmente funciona el reconocimiento facial?

Sin duda el mayor adelanto del nuevo iPhone X tiene que ver con el sistema reconocedor de rostros Face ID, que reemplaza al detector de huellas Touch ID y que de acuerdo a Apple es más seguro: puede fallar 1 en un millón de veces, contra 1 en 50 mil del ahora antiguo sistema.

Esto implica un cambio pequeño pero significativo que agrega un buen nivel de seguridad y privacidad en el uso diario del teléfono. Face ID es cómodo, funciona muy bien en la mayoría de situaciones y tiene detalles útiles, como poder ser configurado para que sólo se desbloquee cuando le demos su atención (vale decir, mirar con los ojos al teléfono), y no sólo cuando reconozca el rostro. Es igual de veloz que Touch ID, funciona para las compras en la App Store, y por supuesto, podemos crear Animojis.

¿Qué son los Animojis? básicamente, emojis animados, que imitan en tiempo real los mismos gestos faciales del usuario. Tenemos 12: un mono, robot, gato, perro, alien, zorro, bola de excremento, cerdo, panda, conejo, gallo y unicornio. Pueden enviarse en iMessage o cualquier red social con videos de 10 segundos, o si grabamos la pantalla incluso podemos crear un karaoke, como lo están haciendo muchos usuarios en las redes sociales. El sistema es asombrosamente exacto, detecta el movimiento de las cejas, la boca, mejillas, etc, aunque cuando queramos hablar y para que se note, es mejor gesticular.

Es extremadamente sencillo de configurar. Al abrir la aplicación nos pedirá mover nuestra cabeza de forma circular dos veces, y listo. Demora menos de 1 minuto. También debemos incluir un código numérico en caso que el sistema nos lo pida. Esto ocurrirá cuando otros usuarios intenten ingresar muchas veces, o si cambiamos nuestro aspecto dramáticamente, como cortarnos una barba tupida de un día para otro. Los datos no se guardan en los servidores de Apple sino en un componente específico encriptado dentro del teléfono, por lo que no es transmitido a Apple.

El proceso de desbloqueo es natural y basta con que tengamos el aparato a entre 30 y 50 centímetros, lo que hacemos a diario. Al mirarlo, se abre un candado en el área superior de la pantalla, y funciona con casi todo tipo de anteojos de sol (los reflectores quizá tengan algún problema), ópticos, una bufanda que no nos tape completamente el rostro, maquillaje en el caso de las mujeres, o barba en los hombres. Todos los cambios de apariencia se almacenan en el teléfono, y el sistema aprenderá de todo ello.

El sistema no se compara a lo ofrecido antes por Android, ya que funciona de forma diferente. Como ya lo hemos mencionado Apple, Face ID funciona enviando 30 mil puntos al rostro del usuario, reconstruyendo el rostro virtualmente y desbloqueando el aparato. El proceso ocurre en milisegundos y no provoca problemas a los ojos. No lo podremos engañar con fotos, aunque existen casos en que una máscara muy elaborada sí lo puede hacer, así como un gemelo monocigótico. No puede ser usado por niños menores de 13 años, debido a que sus facciones aún no están suficientemente desarrolladas, la luz solar directa en la cara puede provocar problemas por las sobras, y personas con algún tipo de discapacidad o ceguera, podrían optar por una contraseña.

¿qué ocurre si de un día para otro afeito mi barba frondosa? el sistema reconocerá el rostro, pero pedirá una confirmación con el código de seis dígitos antes de continuar. El código también será requerido en algunas situaciones puntuales: cuando el aparato no se haya desbloqueado por 48 horas, la contraseña no se haya utilizado por seis días, el aparato se reinicie, Face ID no sea usado en las últimas cuatro horas, cuanso se active el sistema SOS de emergencia, un bloqueo remoto tras un robo o cinco intentos de reconocer un rostro. Muy similar a lo que ocurre hoy con Touch ID.

Evidentemente, si estamos dormidos, desmayados (o muertos), el terminal no podrá ser desbloqueado, a no ser que deshabilitemos la opción donde se especifica que debemos mirarlo o darle nunestra atención. En la práctica, si alguien dispone el aparato cerca de mi rostro para desbloquearlo y estoy mirando a otro lado, se mantendrá bloqueado. Así se evitarán robos, pagos involuntarios y otros. Funciona en la oscuridad, sin problemas.

En resumen, Face ID es el mejor sistema de desbloqueo biométrico creado hasta ahora. Es natural, rápido, invisible y divertido. Un gran acierto, aunque es de esperar que los desarrolladores puedan aprovechar sus posibilidades en el futuro. Hoy, sólo Snapchat ofrece máscaras de realidad aumentada compatibles con el sistema.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital