*
Tendencias
Compartida
Actualizado el 18/09/2012
Estás leyendo:Niños de EEUU consumen mucha sal y corren riesgo de hipertensión

Niños de EEUU consumen mucha sal y corren riesgo de hipertensión

Los menores que absorbían mayores cantidades de cloruro de sodio doblaban su riesgo de hipertensión en comparación con los niños que comen menos. El riesgo se triplicaba en caso de jóvenes con sobrepeso u obesos, señalan los autores de la investigación. Un estudio realizado en adultos mostró resultados comparables.

Los niños estadounidenses consumen  demasiada sal, lo que aumenta su riesgo de sufrir hipertensión arterial,  especialmente en el caso de padecer exceso de peso, según un estudio publicado  este lunes en la revista Pediatrics.  

Los 6.200 jóvenes de entre 8 y 18 años que participaron en la investigación  consumieron de media 3.400 miligramos de sal diariamente, o sea 1.000  miligramos más (47%) que la dosis máxima recomendada (2.300 mg), precisan los  autores.  

El estudio, realizado a partir de un cuestionario del organismo federal de  los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) revela que un  15% sufría una presión arterial elevada. 

Aquellos que absorbían las mayores cantidades de cloruro de sodio doblaban  su riesgo de hipertensión en comparación con los niños que comen menos. El  riesgo se triplicaba en caso de jóvenes con sobrepeso u obesos, señalan los  autores de la investigación. Un estudio realizado en adultos mostró resultados comparables.  

“La hipertensión arterial, considerada hasta el momento como algo relacionado sobre todo con los adultos, afecta desde ahora a los más jóvenes,   debido a una alimentación muy rica en sal y a una obesidad creciente”, lamentó  Nancy Brown, presidenta de la Asociación Americana del Corazón (AHA), la  organización privada más grande en la lucha contra las enfermedades  cardiovasculares.  

“Mientras que las nuevas normas de nutrición en los establecimientos  escolares caminan en la dirección adecuada, los progresos realizados son lentos y este estudio señala fuertemente la necesidad de ir más deprisa puesto que  nuestros hijos van a sufrir en una edad precoz crisis cardíacas y ataques  cerebrales”, insistió Brown en un comunicado.  

La sal que consumimos cotidianamente se convierte en un problema mayor de  salud pública y los intentos actuales de reducir su consumo en Estados Unidos  han resultado ineficaces“, juzgó.  

Para ella, “la reducción de sal en la alimentación debería de ser una  prioridad nacional”.  

La AHA realizó una llamada a la Agencia de Alimentos y Medicamentos de  Estados Unidos (Food and Drug Administration, FDA) para limitar la cantidad de  sal consumida a 1.500 mg por día frente a los 2.300 actuales.  

Según la asociación, más del 75% de la sal consumida por los  estadounidenses proviene de alimentos industrializados y de restaurantes.  

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital