Piñericosas abre 2019: Sebastián Piñera cita erróneamente a Jorge Luis Borges

jorge-luis-borges

Durante la ceremonia realizada para felicitar a los puntajes nacionales PSU, el mandatario cambió el título del poema que citó y atribuyó su autoría al narrador argentino.



La mañana de este viernes, el Presidente de la República Sebastián Piñera, junto a la Ministra de Educación Marcela Cubillos, fueron anfitriones de los egresados de cuarto medio que obtuvieron puntaje nacional en la PSU 2018.

En su discurso, el mandatario instó a los estudiantes a perseguir sus sueños y vivir el momento. Fue en el marco de estas palabras motivacionales, que Piñera se refirió a un poema llamado "Momentos", mencionando a Jorge Luis Borges como su autor.

"Todos tenemos una misión que cumplir en este mundo, lo importante es saber descubrirla, porque algún día vamos a estar en el lecho de muerte y no queremos que nos pase lo que le atribuyen a Borges. A Borges se le atribuye un poema que se llama 'Momentos', cuando estaba a punto de morirse, que dice que si yo pudiera volver a vivir… y dice que haría todo distinto a lo que había hecho", dijo el Presidente según registra La Tercera.

Los versos aludidos en realidad corresponden a una composición titulada en su traducción oficial "Instantes", y si bien se suele atribuir su autoría al poeta argentino, el mandatario se sumó a un error popular.

Originalmente, el texto fue escrito en inglés en formato de prosa, y la primera versión conocida data de 1935. Fue la revista norteamericana College Humor la que publicó un texto titulado "I'd Pick More Daisies" (Tomaría más margaritas) con la firma de Don Herold. Sin embargo, su escrito era más racional.

Las frases de corte más melancólico, se sitúan en 1975, publicadas en el Newsletter de la Asociación para la Psicología Humanista (San Francisco, California) y en la revista Family Circle (1978) con la firma de Nadine Stair.

"Yo fui una de esas personas que vivió sensata / y prolíficamente cada minuto de su vida / claro que tuve momentos de alegría/ Pero si pudiera volver atrás trataría / de tener solamente buenos momentos", dice una de las estrofas que, contraria al concepto Carpe Diem (Aprovecha el día), expresa remordimiento por aquellas cosas que no hizo en su juventud.

Stair era una mujer de 85 años oriunda de Louisville en Kentucky. Aunque los versos finales del poema dicen: "Pero ya ven, tengo 85 años... y sé que me estoy muriendo", el cierre fue agregado por el escritor estadounidense Leo Buscaglia en su libro Vivir, amar y aprender (1982).

Sebastián Piñera no es el primero en caer en este error. En diciembre de 2005, el vocalista de U2 -Bono-  leyó algunos versos del poema en la Teletón mexicana, evento en el cual dijo que el autor era Borges.

Además, libros como Todo México de Elena Poniatowska y Borges y México de Miguel Capistrán, también incluyen "Instantes" como parte de la obra de Jorge Luis Borges.

Revisa el poema completo a continuación:

Si pudiera vivir nuevamente mi vida,

en la próxima trataría de cometer más errores.

No intentaría ser tan perfecto, me relajaría más.

Sería más tonto de lo que he sido,

de hecho tomaría muy pocas cosas con seriedad.

Sería menos higiénico.

Correría más riesgos,

haría más viajes,

contemplaría más atardeceres,

subiría más montañas, nadaría más ríos.

Iría a más lugares adonde nunca he ido,

comería más helados y menos habas,

Más sobre Instantes

    tendría más problemas reales y menos imaginarios.

    Yo fui una de esas personas que vivió sensata

    y prolíficamente cada minuto de su vida;

    claro que tuve momentos de alegría.

    Pero si pudiera volver atrás trataría

    de tener solamente buenos momentos.

    Por si no lo saben, de eso está hecha la vida,

    sólo de momentos; no te pierdas el ahora.

    Yo era uno de esos que nunca

    iban a ninguna parte sin un termómetro,

    una bolsa de agua caliente,

    un paraguas y un paracaídas;

    si pudiera volver a vivir, viajaría más liviano.

    Si pudiera volver a vivir

    comenzaría a andar descalzo a principios

    de la primavera

    y seguiría descalzo hasta concluir el otoño.

    Daría más vueltas en calesita,

    contemplaría más amaneceres,

    y jugaría con más niños,

    si tuviera otra vez vida por delante.

    Pero ya ven, tengo 85 años...

    y sé que me estoy muriendo.

    Comenta

    Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.