La economista de 36 años escogida por Biden tiene el ojo puesto en una recuperación pareja

Janelle Jones, la primera mujer negra en ser economista jefa del Departamento del Trabajo, ataca la desigualdad de ingresos y supervisa una cuenta de Twitter atractiva




En un departamento de una habitación sobre un vecindario de bares, clubes y lugares para almorzar en Washington, Janelle Jones está ocupada tratando de arreglar el mercado laboral de Estados Unidos: un informe económico y una carrera de Mario Kart a la vez.

El gobierno de Biden nombró a la economista de 36 años jefe del Departamento de Trabajo, un puesto poco conocido que influirá en el futuro de millones de personas. Ojeando entre interminables hojas de cálculo, soportando horas de videoconferencias y analizando montones de datos económicos, toma el control del videojuego para aclarar su mente.

Jones, la primera mujer negra en el puesto, es la economista para los trabajadores estadounidenses en un momento en que 10 millones están desempleados y industrias enteras están vaciadas por la recesión pandémica. Criada en el Rust Belt de Ohio, se graduó de la universidad en medio de la crisis financiera de 2008 y ahora se encuentra en el círculo de poder de Washington, tiene un conocimiento profundo de los complejos estratos de la economía estadounidense.

“Hay mucho trabajo por hacer para asegurarnos de que no solo restauremos a los trabajadores a donde estaban en enero de 2020 o hace cuatro años”, dijo Jones por teléfono desde su loft, donde trabaja de forma remota durante la pandemia. “Hemos visto a los trabajadores sufrir un gran impacto en la última generación”.

El coronavirus expuso una crisis que se estaba gestando durante décadas en el mercado laboral de Estados Unidos, el motor de la economía. Incluso en la expansión récord de 128 meses que terminó hace un año, los salarios se estancaron a pesar del aumento de la productividad, las ganancias de las empresas y los costos de vida. La membresía sindical, un reducto para los trabajadores, disminuyó a medida que aumentaba el trabajo precario e informal.

En la pandemia, la desigualdad de ingresos en Estados Unidos, que ya era peor entre las naciones pares, siguió ampliándose: la mayoría de los 20 millones de puestos de trabajo desaparecidos en el primer mes de la pandemia por el Covid-19 eran puestos de servicio con salarios bajos en restaurantes, tiendas y hoteles. El aumento astronómico en la riqueza de los más ricos continuó incluso cuando se esperaba que los trabajadores restantes ganaran el mismo salario mínimo.

“Estamos a punto de ver una perspectiva completamente nueva”, dijo Anna Gifty Opoku-Agyeman, cofundadora de Sadie Collective, una organización sin fines de lucro de Washington que apoya a las mujeres negras en la economía. Conoce bien el trabajo de Jones. “Tengo esperanza, porque ella es el tipo de persona que entiende que la recuperación económica para algunos no es la recuperación económica para todos”.

Durante más de una década en organizaciones gubernamentales y de investigación, Jones se ha centrado en descubrir por qué la gente afroamericana se estaba quedando atrás en el mercado laboral. Ella acuñó la frase “Las mujeres negras son las mejores” para llevar a casa la idea de que si se elaboran políticas para ayudar a este grupo históricamente desfavorecido, ayudarían a todos los trabajadores.

“Cuando veo que la economía tardará entre cuatro y cinco años en volver al pleno empleo, lo que estoy pensando es que los trabajadores negros tardarán entre 10 y 12 años”, dijo Jones. “Mi papel aquí será pensar en ese tipo de cosas, dar una mirada en pos de los trabajadores sindicalizados, los trabajadores con salarios bajos, diferentes tipos de trabajadores que no suelen estar centrados”.

Históricamente, las mujeres han estado subrepresentadas en la economía. Y específicamente las mujeres negras ocupan sólo alrededor del 1% de los puestos de trabajo en la profesión. La administración de Biden ha nombrado a varias mujeres de este grupo para puestos de alto nivel: Cecilia Rouse sería la primera líder afroamericana del Consejo de Asesores Económicos; Angela Hanks es consejera de la secretaria de trabajo; Joelle Gamble es asistente especial del presidente para política económica; y Lisa Cook es una candidata potencial para la Junta de Gobernadores de la Reserva Federal.

La mayoría apoya las redes de seguridad social, un salario mínimo más alto y favorece a los trabajadores marginados por encima de los intereses comerciales. Eso ha generado críticas de economistas y legisladores republicanos que argumentan que un crecimiento más rápido y mayores ganancias fomentan la contratación.

Es un debate clásico de los conservadores fiscales contra aquellos que abogan por la protección y el apoyo a los estadounidenses a cualquier precio. El paquete de estímulo de Biden de US$ 1,9 billones es un campo de batalla primordial, con incluso los demócratas moderados que se oponen al precio y la provisión de un salario mínimo de US$ 15 por hora.

Larry Summers, un economista que formó parte de dos administraciones demócratas anteriores, dijo que el paquete trae “grandes riesgos” de inflación. Pero Groundwork Collaborative, un centro de estudios donde Jones dirigió la investigación antes de unirse a la administración, está presionando por una factura de ayuda de US$ 4 billones.

Los republicanos, en gran parte marginados del debate pero que se oponen casi de manera uniforme al plan de Biden, dicen que los fondos específicos son más efectivos.

Si bien Jones ingresa al servicio público a medida que se cuestionan las suposiciones sobre la economía de Estados Unidos, ella aporta un toque ligero a un debate amargo. Tuitea sobre conversaciones con su madre y pensamientos sobre MC Hammer, junto con estadísticas de desempleo.

Nacida en Dakota del Norte y criada en Lorain, Ohio, una ciudad de aproximadamente 60.000 habitantes en las afueras de Cleveland, gravitó tempranamente hacía los números. Su padre, Darnell Jones, trajo a casa un libro de matemáticas de Kmart cuando Jones estaba en tercer grado y ella lo terminó en dos días. Él compró uno más avanzado y ella también lo devoró rápidamente.

“Tiene una ética de trabajo loca. Simplemente se deja llevar por lo que ama “, dijo Darnell Jones, un veterano de la Fuerza Aérea y controlador de tráfico aéreo retirado.

A los 13 años, Jones vio de primera mano cómo funciona la clase económica en Estados Unidos, cuando su madre consiguió un trabajo en Ford Motor Co. y se unió a un sindicato después de años de trabajar en el mostrador de McDonald’s y Dairy Queen.

“Era de día y de noche”, dijo Jones, cuya madre todavía trabaja en la planta de Avon, colocando soportes en tres camiones diferentes durante 10 horas al día, cuatro días a la semana. “Ver no solo aumentar su salario, sino ver la estabilidad y lo que eso hizo por ella como madre. Se involucró más en todas las cosas que hacía después de la escuela. Realmente me enseñó que un trabajo es mucho más que un salario “.

El primer trabajo de Jones fue servir mesas en una pizzería por US$ 2.13 la hora más propinas, “el mismo salario mínimo que tenemos hoy”, dijo.

Dejó Ohio para ir a Spelman College, una escuela históricamente para mujeres negras en Atlanta. Un profesor la empujó a la economía y la presentó a otros analistas afroamericanos. Después de graduarse, Jones se ofreció como voluntaria durante un año con una organización sin fines de lucro en Sacramento a través de AmeriCorps, conduciendo 40 horas por todo el país en su Mazda 3 rojo.

Jones asistió a la Universidad Estatal de Illinois para obtener su maestría en economía aplicada, y la terminó en Lunahuaná, Perú, donde se ofreció como voluntaria durante dos años con el Cuerpo de Paz, trabajando con artesanos para comercializar y vender sus productos y enseñar inglés.

Allí también consiguió su primer trabajo en Washington, como investigadora asociada en el Centro de Investigaciones Económicas y Políticas, después de conducir varias horas a Lima buscando “buen Internet” para una entrevista por Skype. Pasó más de una década en think tanks (centros innovadores de estudios), incluido el Economic Policy Institute y Groundwork Collaborative.

“Hay muchas personas como Janelle en Washington que tienen habilidades técnicas y experiencia en políticas, pero muy pocas tienen el tipo de visión que ella tiene y su increíble habilidad para enmarcar”, dijo John Schmitt, vicepresidente de Economía Instituto de Políticas. “Ella entrará en una situación e inmediatamente verá cuál es el problema central”.

Algunos compañeros quieren asegurarse de que tenga la oportunidad no solo de identificar esos problemas, sino de abordarlos.

“Te preocupa que una administración llegue y diga: ‘Nos preocupamos por la raza’, pero no lo respaldan con personas o políticas”, dijo Olugbenga Ajilore, un economista recientemente nombrada asesora principal del Departamento de Agricultura que se incorporó a Jones en paneles. “Veremos qué sucede con las políticas, pero hasta ahora está respaldado por personas. Eso es lo que es emocionante: la gente como ella, con suerte, podrá tomar las decisiones, ser capaz de empujar “.

Jones dijo que está lista para ejercer esa fuerza.

“Puedo ser un poco decidida”, dijo. “Desde que nací, mis padres y mi familia me han mirado como, ‘Puedes hacer lo que te propongas’”.

Traducido por Alfonso Zagal.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.