Cómo volver a ser Iceman: así se hizo la emotiva participación de Val Kilmer en la nueva Top Gun

Uno de los requerimientos de Tom Cruise para filmar una segunda parte de la cinta de 1986 era garantizar el regreso de su antiguo compañero, quien está semiretirado del cine tras ser sometido a una traqueotomía para tratar un cáncer a la garganta que le dejó notorias secuelas. El resultado de su retorno es uno de los momentos más entrañables de Top Gun: Maverick, la exitosa continuación del filme que está en los cines.



Sin Maverick no hay Top Gun. Sin Iceman, consideraba Tom Cruise, tampoco se puede imaginar cualquier retorno al mundo de Top Gun.

Aunque la presencia de Val Kilmer en la recién estrenada secuela de la película de 1986 (Top Gun: Maverick) no siempre fue una certeza, su principal estrella se mostró “inflexible” respecto al regreso del actor de The Doors: necesitaba que también volviera su antiguo rival y socio para acompañarlo en otro capítulo de la historia de aviadores navales.

“Él dijo: ‘Tenemos que tener a Val, tenemos que tenerlo de vuelta’”, recordó en 2021 el productor Jerry Bruckheimer. “Todos lo queríamos, pero Tom estaba muy convencido de que, si iba a hacer otra Top Gun, Val tenía que estar en ella”.

Su retorno, eso sí, se ajusta a sus capacidades actuales: como detalló el desgarrador documental Val (Prime Video), Kilmer fue sometido a una traqueotomía para tratar un cáncer a la garganta diagnosticado en 2014, lo que le dañó severamente la voz. Aquel filme describe la asistencia que debe recibir en particular para comunicarse y el apoyo que le brindan su hija Mercedes y su hijo Jack –narrador del largometraje–, así como la relación distante que mantiene con la industria en la que alguna vez fue uno de sus mayores astros.

Condicionado pero no por ello menos apasionado, el actor filmó su participación en el set en San Diego ante los ojos de sus retoños y en compañía de Cruise. “Ellos honran el legado de Iceman, y él estaba muy entusiasmado con eso”, expresó Jack el año pasado.

El mundo, sin embargo, tuvo durante un buen tiempo la duda respecto a cómo sería realmente su vuelta a la saga (a partir de aquí, spoilers): los adelantos en un comienzo únicamente detallaron que Iceman había ascendido a almirante y se apostó por mostrar un retrato de él en esa nueva posición, sin ahondar en las escenas que tendría en la historia.

Dirigida por el realizador Joseph Kosinski, la segunda parte arranca con Maverick desobedeciendo a sus superiores y al borde de ser retirado luego de años escribiendo sus propias reglas. Es el personaje de Kilmer quien gestiona que, en vez de ser forzado a colgar su uniforme, se dedique a entrenar a un grupo de jóvenes integrantes de Top Gun que deben encarar una misión de alto riesgo ante un enemigo de Estados Unidos. En ese grupo está Rooster (Miles Teller), hijo del fallecido Goose, el mejor amigo del protagonista, desatando parte clave del conflicto del filme.

Foto: Paramount Pictures

Subterráneamente, sin prisas, Iceman va ganando presencia en la trama. Primero irrumpe mediante una fotografía, luego a través de textos que intercambia con su viejo camarada y finalmente en una escena con la capacidad de estremecer hasta al menos familiarizado con estas películas.

El aviador interpretado por Cruise llega hasta la casa del almirante, donde lo recibe la esposa de este, deshecha ante el deteriorado estado de salud de su marido: padece la misma enfermedad que Kilmer, por lo que su capacidad para comunicarse se encuentra restringida. Pero, como en las mejores amistades, no hacen falta miles de palabras para decirse todo, y juntos configuran uno de los regresos más dignos y entrañables que se recuerde en la pantalla grande en el último tiempo.

En la avant premiere del filme, Cruise anticipó la conmoción que generaría la secuencia junto a su colega. “En la primera realmente me esforcé mucho para que él hiciera la película. Y el tipo de talento que tiene, ves esa escena, es muy especial. Esta es una muy especial”, señaló.

Para completar su actuación en Top Gun: Maverick –en específico, una breve línea de diálogo– se habría aprovechado la asociación del actor con Sonantic, empresa especializada en generar voces mediante inteligencia artificial. Según anunciaron en 2021, el intérprete les proporcionó horas de material de archivo para que se crearan modelos con su voz, escogiéndose “el de mayor calidad y el más expresivo”, aseguró el cofundador de la compañía, John Flynn.

“Como seres humanos, la capacidad de comunicarnos es el núcleo de nuestra existencia y los efectos secundarios del cáncer de garganta han dificultado que los demás me entiendan. La oportunidad de narrar mi historia, con una voz que se siente auténtica y familiar, es un regalo increíblemente especial”, explicó en su momento Kilmer, agradecido porque se “restauró magistralmente mi voz”.

De acuerdo con un artículo del medio Fortune, ese recurso habría sido aplicado en la escena que comparte con Cruise en la segunda parte de Top Gun, con la réplica generada por computador reproduciendo las líneas de Kilmer. Sin embargo, fuentes del estudio negaron a Variety que se hubiera empleado inteligencia artificial en la realización de la cinta.

Como sea, es uno de los instantes más memorables dentro de una de las superproducciones destinadas a marcar la cosecha 2022.

Sigue leyendo en Culto

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.


Quay Quarter Tower, un edificio de 59 pisos, fue construido sobre otro edificio de la década de los 70, manteniendo el 90% del núcleo y un 65% de la estructura.