El retorno de los clásicos y el cierre de la saga: lo que trae Jurassic World: Dominio

DeWanda Wise y Laura Dern en la película. Foto: John Wilson/Universal Pictures and Amblin Entertainment

La millonaria franquicia se presenta como una conclusión que reúne al elenco original (Laura Dern, Sam Neill, Jeff Goldblum) con el reparto encabezado por Chris Pratt y Bryce Dallas Howard, aunando el mundo que presentó Steven Spielberg en 1993 con la historia que conquistó a las nuevas generaciones a partir de los últimos años.



Entre el estreno de Jurassic Park III (2001) y la aparición de Jurassic World: Mundo jurásico (2015) transcurrieron14 años, tiempo suficiente para separar con claridad dos etapas diferentes de la franquicia de dinosaurios más popular del cine.

En ese intertanto los productores no cesaron en sus intentos por crear una cuarta película que sellara el regreso de la saga, barajando incluso la posibilidad de volver a convocar a Sam Neill, Laura Dern o al fallecido Richard Attenborough, los personajes de la memorable cinta de 1993 de Steven Spielberg, aunque sin éxito.

“Una nueva Jurassic Park producida por Spielberg que aproveche al máximo esas herramientas podría ser (pre)histórica”, postulaba The Hollywood Reporter en 2011 ante las informaciones de un eventual reinicio que empleara los mayores avances tecnológicos disponibles en la industria.

Foto: Universal Pictures and Amblin Entertainment

En rigor, así fue. El filme de 2015 –con Colin Trevorrow como director y Spielberg como productor ejecutivo– arrasó en los cines y se transformó momentáneamente en el tercer título más taquillero de la historia, sólo por detrás de Titanic (1997) y Avatar (2009).

Eso sí, la historia no recurrió a los viejos conocidos de la franquicia, sino que presentó a un elenco de nuevos protagonistas, donde Chris Pratt y Bryce Dallas Howard operaron como los héroes de la función y Vincent D’Onofrio asumió el rol de villano de turno, los ejes de un largometraje que exploraba el caos que estalla en un nuevo parque construido sobre las ruinas del original en la Isla Nublar.

Jurassic World: El reino caído (2018), su secuela lógica y la quinta parte de la serie, además de triunfar en las salas, acercó el plan original del estudio, incorporando en su historia a Jeff Goldblum como el matemático Ian Malcolm, en una breve aparición más cercana a un cameo que a un rol secundario. Al final de esa cinta, en que se muestra que los dinosaurios se dispersan sin control por el mundo, se configura un escenario inédito en la historia de la saga: humanos y criaturas deberán convivir a lo largo de toda la faz de la Tierra.

Foto: Universal Pictures and Amblin Entertainment

La recién estrenada Jurassic World: Dominio se ambienta cuatro años después del catastrófico final de su predecesora y retoma ese complejo punto. Mientras una empresa de biotecnología tiene nuevos y perversos planes, un secuestro trae de vuelta a la acción a Owen (Chris Pratt) y Claire (Bryce Dallas Howard). En paralelo, se reencuentran la paleobotánica Ellie Sattler (Laura Dern) con el paleontólogo Alan (Sam Neill), unidos por un interés en común.

“Este es un tipo muy diferente de película de Jurassic. Hay mucha acción y mucha aventura. Pero la forma en que reunimos a estos personajes, y el efecto que tienen entre sí y cómo sus historias chocan –una película en donde ellos se acercan más y más–, es muy emocionante para mí. Estructuralmente, es genial. Es diferente. Y es muy satisfactorio verlos a todos juntos en la pantalla”, explicó Trevorrow a la revista Empire el año pasado.

Ese diseño estableció que el personaje de Dern –que hasta ahora únicamente había vuelto a través de un cameo en Jurassic Park III– pasara al frente a ocupar un papel crucial. “Nos aseguramos de convertirla en el motor de la historia, para que los tres (Neill, Goldblum, Dern) pudieran tener eso como parte de su legado”, detalló el cineasta a Variety.

Foto: Universal Pictures and Amblin Entertainment

Filmada en Londres bajo estrictos protocolos sanitarios –como satirizó la comedia de Netflix La burbuja, dirigida por Judd Apatow y con Pedro Pascal–, la superproducción podría haber implicado una reunión algo enrarecida tras casi tres décadas desde la última vez que estuvieron todos juntos en un set. Aunque, según Neill, todo marchó a la perfección. “Podía relajarme porque habíamos estado allí antes”, dijo el intérprete a Vanity Fair, asegurando que “conocíamos el patrón del tejido”.

La sexta entrega también cuenta con el regreso del francés Omar Sy –que debutó en Jurassic World: Mundo jurásico– y la joven Isabella Sermon repite su personaje del filme de 2018. Pero además existen caras nuevas, como la actriz DeWanda Wise (She’s gotta have it, Netflix), quien encarna a Kayla Watts, una veterana de la Fuerza Aérea que se identifica como bisexual y se alía con Owen y Claire.

Aunque la cinta se lanzará en Estados Unidos y Europa a partir de la próxima semana, ya circulan las primeras críticas. El medio argentino Otros Cines celebra que regrese a “a las bases espirituales de la saga”, así como también “un ritmo ágil pero nunca frenético impreso por el director de Colin Trevolow, que demuestra un pulso firme para escenas de acción de escala humana”.

Foto: Universal Pictures and Amblin Entertainment

Sobre las actuaciones del trío original que lideró la película de 1993, IGN Italia señala que “no son particularmente memorables, a pesar de que sin duda son artistas talentosos. Es difícil, sin embargo, hacer más, cuando el guión inicial, no especialmente brillante, no intenta construir personajes completos capaces de involucrar al público”. “Nunca consigue aburrirte, gracias también a un ritmo particularmente rápido, (pero) llama la atención lo mucho que al final te deja indiferente”, concluye el medio.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.


Habitantes de la playa de Pingtan, el lugar más cercano de China a Taiwán, expresaron sus esperanzas de ver la unificación pero de manera pacífica, luego de que aumentaran las tensiones tras la visita de Nancy Pelosi a la isla.