Columna de Ian Bremmer: China vs Covid… y sus daños colaterales

Funcionarios, con equipo de protección personal, caminan junto a la entrada de un vecindario durante un cierre de Covid-19 en el distrito de Jing'an en Shanghai. Foto: AFP



Por Ian Bremmer es presidente de Eurasia Group y GZERO Media.

Los líderes chinos tienen una historia que contar. El Partido Comunista, dicen, dirige la nación en nombre del pueblo chino, y lo hace con mucha más eficacia que como los líderes estadounidenses y europeos gobiernan sus propios países. Las llamadas democracias occidentales están plagadas de codicia, arrogancia y disfunción. Los estadounidenses, que ni siquiera pueden ponerse de acuerdo sobre la legitimidad de su actual presidente, quieren decirnos qué es lo mejor para nuestro pueblo. Los europeos, que han construido su prosperidad sobre la esclavitud de sus antiguas colonias, quieren darnos lecciones sobre derechos humanos.

No hay mejor ejemplo de la clara superioridad del sistema político chino, argumentan sus dirigentes, que los beneficios de su política de “Covid Cero” para salvar vidas. Según sus estadísticas oficiales, el Covid ha matado a menos de 5.000 ciudadanos chinos en una nación de 1.400 millones de habitantes. Sí, la política de “Covid Cero” ha impuesto cierres y pruebas forzadas a decenas de millones de personas, pero ¿son esas personas ahora menos “libres” que el casi millón de estadounidenses a los que Covid ha matado? Los dirigentes estadounidenses y europeos, dicen, protegen la privacidad de sus ciudadanos, mientras que los dirigentes chinos protegen la vida de su pueblo.

Los funcionarios occidentales señalarán que los límites que China impone a la libertad de expresión e información permite a los funcionarios chinos ocultar la verdadera magnitud de los problemas de su país, en parte para evadir la responsabilidad de sus propios errores. También recordarán al mundo que el Covid apareció por primera vez en la provincia china de Hunan, y que cuando los médicos chinos empezaron a hablar públicamente de los riesgos que planteaba, el servicio de seguridad pública de China convocó al doctor Li Wenliang a sus oficinas y le acusó de “hacer comentarios falsos” y de alterar el “orden social”. La decisión de los funcionarios chinos de ocultar la verdad sobre el coronavirus y los peligros que planteaba aseguró su propagación por todo el mundo. Después de que la muerte del doctor Li provocara una tormenta en los medios sociales chinos, el Estado lo declaró héroe.

Este telón de fondo político es fundamental para comprender lo que está en juego -y las posibles repercusiones económicas chinas y mundiales- en la actual batalla de China contra Covid-19. La escala de esta batalla no tiene precedentes históricos. La ciudad de Jilin (3,6 millones de habitantes), Tangshan (7,7 millones), Changchun (nueve millones), Xuzhou (nueve millones) están actualmente bloqueadas. Pero es el cierre casi total de Shanghai, la capital financiera y la mayor ciudad de China, con una población de más de 25 millones de personas, lo que está llamando más la atención internacional.

Un empleado trabaja en un hospital improvisado que se utilizará para pacientes con Covid-19 en Shanghai. Foto: AFP

El número de ciudadanos chinos infectados por la variante Ómicron va en aumento. Como son tan pocos los chinos infectados, pocos han desarrollado anticuerpos para protegerlos. Y China aún no ha desarrollado vacunas con las altas tasas de éxito de las innovadoras vacunas de ARNm utilizadas en Estados Unidos y Europa. En respuesta, el gobierno chino ha confinado a más de 50 millones de personas en sus casas sin un plan eficaz para proporcionarles alimentos y atención médica para otros problemas. El encierro de Shanghai ya ha durado más de lo que el Estado prometió en un principio.

China ha flexibilizado su política de “Covid Cero” en pequeños aspectos, pero podría hacer mucho más. Por ejemplo, podría permitir que los medios de comunicación estatales chinos informaran al público de que la variante Ómicron es menos peligrosa que las variantes anteriores de Covid y que es menos probable que los infectados sean hospitalizados. Podría aceptar más infecciones, e incluso más muertes, para disminuir el daño a la salud pública y el daño económico infligido por el confinamiento de un número mucho mayor de personas. Pero hacer estas cosas sería reconocer que el gobierno debe cambiar de rumbo y permitir que los ciudadanos se pregunten sobre la infalibilidad del juicio de sus dirigentes.

Este dilema llega en un momento políticamente incómodo. A finales de este año, se espera que el Partido Comunista de China rompa con las prácticas del pasado para conceder a Xi Jinping un tercer mandato como líder supremo de la nación. La economía china lleva años ralentizándose, ya que el aumento de los salarios ha socavado el modelo de fabricación de bajos salarios que creó las condiciones para que China saliera históricamente de la pobreza y se convirtiera en el país con la mayor clase media del mundo. El daño que el Covid ha causado en otros lugares también ha frenado la economía mundial que ha impulsado el ascenso de China. La guerra de Rusia en Ucrania ha creado aún más incertidumbre económica. Ahora, la propia política de “Covid Cero” de China ha dado lugar a bloqueos que harán que el crecimiento sea aún menor, y el impacto se sentirá en todo el mundo.

Es un recordatorio de que las discusiones sobre los méritos relativos de los sistemas políticos chinos y occidentales ignoran un problema común: las consecuencias económicas y la potencial agitación política, como el Covid-19, no se preocupan mucho por las fronteras.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Los “desaparecidos no localizados” se dispararon de 265 a 10.366en 2021, acumulando un total de 108 mil casos desde 1964.