Columna de Marcela Potin: ¿Qué pasa que la evolución de la pandemia parece tan lenta en Chile?

Una imagen del proceso de vacunación en el Velódromo del Nacional. Foto: Mindep.



Si bien la estrategia de vacunación anti Covid-19 en Chile es un orgullo, surge la pregunta sobre qué pasa que la evolución de la pandemia parece tan lenta. Algunos factores importantes son probablemente la aparición de variantes de SARS-CoV- 2 más transmisibles, pero también preocupa la cantidad de rezagados, muchos de los cuales se están hospitalizando con Covid grave.

¿Por qué esos grupos no se vacunan? Probablemente su percepción de riesgo de enfermar y de hacerlo de gravedad es baja o tal vez sueñan con que el nuevo coronavirus y sus variantes serán eliminadas del país o del mundo y al fin estarán libres de riesgo aun sin vacuna. Pero sabemos que el comportamiento de este tipo de virus no es ese, y que tendremos que aprender a convivir con SARS CoV- 2 y sus variantes quizás para siempre, por lo que la necesidad de vacunarnos y revacunarnos será una realidad al igual que la mantención de ciertas medidas sanitarias.

Tal vez estos grupos están preocupados por eventos adversos de vacunas como que se visibilizan en los medios de comunicación y RRSS como algo común y frecuente, pero realmente son fenómenos muy pero muy infrecuentes que por supuesto merecen atención y revisión. Tarde o temprano, toda la población se enfrentará a SARS CoV-2 pero afortunadamente hoy podemos elegir si enfrentarlo como un recién nacido sin ninguna defensa, o protegidos de enfermar gravemente y en alguna medida evitando contagiar.

Como pediatra me pregunto qué pensara un niño cuyo padre murió de Covid-19 en la primera ola pandémica, cuando escucha que adultos en edad de vacunar no lo hacen. Por cierto, es de esperar que la aceptación de padres y niños a la vacuna Covid sea muy buena, considerando que es urgente que los niños, niñas y adolescentes retomen su actividad educacional presencial dada la grave afectación de su salud mental y nutricional.

Esperamos que la visión individualista de la vacunación como una decisión que solo me afecta e importa a mí, cambie por la verdadera dimensión de esta medida que puede salvar la vida de familiares, amigos o compañeros de trabajo o quizás mantener disponible una cama para un niño con leucemia o para un adulto con un infarto en tiempos de pandemia.

* Marcela Potin es infectóloga pediátrica de la Red de Salud UC CHRISTUS

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.