Columna de Martín Andrade Ruiz-Tagle: Eventos en parques y explanadas, un aporte a la ciudad

Parque Bicentenario Cerrillos Lollapalooza Chile



Por Martín Andrade Ruiz-Tagle director Ejecutivo Corporación Ciudades

El paulatino regreso de eventos masivos luego de la paralización por la pandemia está trayendo un cambio en los espacios más habituales para su realización. Por ejemplo, el Parque Bicentenario Cerrillos ya está aumentando sus visitas por la organización de Lollapalooza y el Festival Primavera Sound, a lo que se sumará el ambicioso plan de viviendas asociado a los Juegos Panamericanos. A esos eventos masivos se sumará a partir del próximo miércoles el Parque FISA, espacio privado ubicado en la comuna de Pudahuel que albergará el regreso de la Feria del mismo nombre.

La activación de estos parques y explanadas son una buena noticia, pues recibir eventos de grandes magnitudes revitaliza las economías locales, la innovación y la cultura. El círculo virtuoso continúa con mayores ingresos para los municipios, vinculando además en el caso de la FISA a emprendedores con una feria de alta exposición e innegable prestigio, aun después del cuarto de siglo transcurrido luego de su última edición. Si los organizadores hacen bien su trabajo y la regulación es adecuada, al mismo tiempo que se disfruta de estos espacios abiertos, estas instancias pueden surgir como importantes espacios en donde se vivencien nuevas formas de consumo y de relación con la naturaleza.

Las opciones de acceder a expresiones de cultura, entretención y conocimiento cierran este círculo, que también nos obliga a tomar algunas precauciones. Los parques Bicentenario Cerrillos y FISA están insertos en zonas de la ciudad aún en desarrollo. Esto quiere decir que con el tiempo sus alrededores albergarán nuevas poblaciones, y por lo tanto la proyección de atributos de esos parques tienen que considerar la minimización de sus impactos y la maximización de sus aportes urbanos para las familias aledañas y los habitantes de la ciudad. A modo de ejemplo, hoy la relación entre los vecinos del Parque O´Higgins, sus sostenedores y quienes están detrás de algunos eventos ha exigido -con toda razón- que se tomen medidas que protejan la sustentabilidad y la naturaleza de ese pulmón verde de Santiago.

¿Cómo lograr este equilibrio y maximizar sus atributos? A raíz del cambio de escenario de Lollapalooza, el Gobierno Regional Metropolitano instauró una mesa regional para analizar eventos masivos. La eficacia de ese tipo de instancias en diversas zonas del país cobra vital importancia para velar por una adecuada vinculación con la comunidad y la adopción oportuna de medidas de mitigación, resguardo sanitario y seguridad pública, teniendo como factor innegociable la sustentabilidad ambiental, el cuidado hídrico y energético, la promoción de la carbono neutralidad y la economía circular.

Los parques y explanadas son un aporte a la ciudad y a la vida de sus habitantes. Bienvenidos entonces estos grandes eventos que pongan al centro la generación de atributos en ellos, pues una metrópoli siempre requerirá de nuevos o fortalecidos espacios donde conectarse con otros y con la naturaleza.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El estrés puede generar efectos negativos en el organismo como envejecimiento prematuro y enfermedades crónicas, fomentando una mala calidad de vida.