Columna de Moisés Naím: La Cumbre de las Américas y Michelle Bachelet en China

Los jefes de las delegaciones posan para una foto familiar con el Presidente Joe Biden, en la Cumbre de las Américas en Los Ángeles, el viernes. Foto: AP

La forma en que las democracias se relacionan con regímenes que violan los derechos humanos influye cada vez en las relaciones internacionales.



Sobre el fracaso de la Cumbre de las Américas ya se ha dicho todo. Ha sido la reunión de presidentes peor organizada desde que en 1994 Bill Clinton convocó a sus pares del hemisferio para acordar iniciativas sobre integración económica y fortalecimiento de la democracia. Era difícil imaginar una Cumbre de las Américas más anodina en su concepción o más mediocre en su ejecución de las que ya habíamos visto durante estos 28 años. Pero Joe Biden y su equipo lo lograron. Para este fracaso contaron, además, con la gran ayuda de los miopes líderes que hoy gobiernan a América Latina.

Esta edición de la Cumbre de las Américas ha sido un vergonzoso torneo de mendacidad, hipocresía, necrofilia política y desbordada mediocridad burocrática. La oportunidad de proteger las agrietadas democracias de la región o lanzar ambiciosas iniciativas comunes que pongan a crecer sus anémicas economías se perdió. La cumbre se consumió en las negociaciones acerca de la lista de invitados. La Casa Blanca había correctamente decidido no invitar a gobiernos que abiertamente encarcelan y torturan a quienes se atreven a disentir del gobierno y sus líderes políticos. Esa decisión no fue bien vista, entre otros, por el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), quien dijo que no iría si se excluía a Cuba, Nicaragua y Venezuela. El hecho de que los actuales gobiernos de esos países excluyen salvajemente a quienes discrepan de ellos, imponiéndoles largas condenas de cárcel, y en ciertos casos los torturan y asesinan, es obviamente un detalle secundario para AMLO. Otros países se hicieron eco del mexicano.

Es una vergüenza que tantos países de América Latina sean incapaces de romper con las malas ideas que perpetúan la pobreza, la desigualdad y la corrupción. Peor aún es que en la América Latina de hoy los torturadores son no solo tolerados sino hasta celebrados.

La alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, se reúne con el consejero de Estado y ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, en Guangzhou, el 23 de mayo de 2022. Foto: Reuters

Un ejemplo de esta propensión al apaciguamiento y la tolerancia con los violadores de derechos humanos fue la visita a China de Michelle Bachelet, la dos veces presidenta de Chile y, desde 2018, la alta comisionada para Derechos Humanos de las Naciones Unidas. Así, la expresidenta dirige el organismo cuyo objetivo es promover y proteger los derechos humanos en el mundo.

El pasado mes de mayo, Bachelet visitó China y mantuvo reuniones con varios líderes chinos, incluida una teleconferencia con Xi Jinping, el líder supremo. El gobierno de Beijing ha mantenido un fuerte control y una severa represión de la minoría musulmana uigur. Imágenes satelitales, así como documentos oficiales y testimonios de víctimas han llevado a múltiples gobiernos, ONG y organismos internacionales a denunciar al régimen chino. Lo acusan de perpetrar contra los uigures encarcelamientos masivos, esterilizaciones obligadas, trabajo forzado, separación de familias y torturas, así como la implantación de campañas de adoctrinamiento político y la prohibición de sus prácticas religiosas y culturales

Cuando se anunció el viaje de la comisionada Bachelet, activistas y gobiernos alertaron que esa visita sería manipulada por el gobierno chino para mostrar al mundo una versión falsa de la realidad de los uigures. El Departamento de Estado de EE.UU. calificó el viaje de Bachelet como “un error” que sería utilizado por Beijing con fines de propaganda.

Y así pasó. Los medios de comunicación chinos diseminaron ampliamente alegres fotos de la líder chilena chocando codos con Wang Yi, el ministro de Relaciones Exteriores. El ministerio alabó efusivamente la visita, calificándola como “una oportunidad para observar y experimentar de primera mano la verdadera Xinjiang”, la región donde habita la mayoría de los uigures. Ma Zhaoxu, el viceministro de Relaciones Exteriores, explicó que “algunos países occidentales con motivos ulteriores habían ido muy lejos en su intento de trastocar y socavar la visita de la alta comisionada, pero su plan no tuvo éxito”.

El Secretario de Estado de EE.UU. no lo ve así. Antony Blinken manifestó su preocupación acerca de los esfuerzos de China por restringir y manipular la visita de la alta comisionada. Según él, Bachelet no tuvo acceso a personas que fueron forzadas por el gobierno a mudarse a otras regiones del país, separándolas así de sus familias. Además, dijo Blinken, las autoridades chinas alertaron a los habitantes de Xinjiang de que “no debían quejarse o criticar abiertamente las condiciones en las que viven”. También lamentó que a la comisionada Bachelet no se le haya dado mayor información acerca del destino de centenares de uigures hasta ahora desaparecidos.

La Cumbre de las Américas y la visita de la alta comisionada para Derechos Humanos a China son dos eventos obviamente diferentes. Pero ambos fueron definidos por uno de los dilemas internacionales más espinosos de estos tiempos: ¿cómo deben relacionarse las democracias con regímenes autocráticos que sistemáticamente violan los derechos humanos de sus ciudadanos?

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El modelo analiza los patrones de movimientos de humanos y de los animales, tecnología que ha sido aplicada a drones logrando vigilar de forma mucho más precisa.