Las preocupantes conclusiones de la Radiografía de la Obesidad Infantil

Obesidad foto referencial

Entre los factores asociados a esta situación aparece un bajo consumo de frutas y verduras y una alta ingesta de jugos procesados, bebidas gaseosas, dulces y comida chatarra.




El Observatorio Elige Vivir Sano elaboró la Radiografía de la Obesidad Infantil, trabajo que fue presentado este jueves y que arrojó preocupantes conclusiones.

Al respecto, la Secretaria Ejecutiva de Elige Vivir Sano, Daniela Godoy, destacó que esta radiografía arrojó tres resultados principales.

En primer término, "que la obesidad y el sobrepeso no sólo han aumentado, sino que además evidencian diferencias relevantes e inequidades por determinantes sociales como nivel socioeconómico y si el niño o niña proviene de zona rural o urbana".

Segundo, "que hay comportamientos no saludables importantes de cambiar, como el alto consumo de jugos, dulces y comida chatarra, o el bajo consumo de frutas y verduras".

Y en el tercero: "Que hay una edad en la que es clave actuar, pues los niños entre 7 y 12 años en general tienen más sobrepeso y obesidad que otros grupos de edad, y que menores que tenían peso normal presentan sobrepeso cuando van creciendo".

"Por eso debemos actuar con urgencia, con sentido de intersectorialidad y con enfoque de equidad, pues hay grandes diferencias que debemos abordar con políticas públicas con enfoque social, y además focalizar, porque hay grupos y regiones más afectadas por esta pandemia", expresó Godoy.

"Detrás de esta pandemia hay un enorme problema social, de desigualdad, porque vemos que hoy son los grupos más vulnerables los que presentan mayores índices de obesidad (…) Por lo tanto, a través de Elige Vivir Sano y el esfuerzo que tenemos que hacer como Estado con distintos actores es avanzar en políticas efectivas para detener y disminuir estos índices", dijo el subsecretario de Servicios Sociales, Sebastián Villarreal.

Principales conclusiones

Entre los datos que obtuvo la Radiografía a la Obesidad Infantil destacan:

  • La prevalencia de obesidad en menores de 6 años que están bajo control en el sistema público de salud aumentó 66,3% entre 2005 y 2018, pasando de 7% a 12%.
  • En el caso de los alumnos de primero básico, el porcentaje de estudiantes con obesidad se duplicó pasando de 12% a 24% entre 1997 y 2018.
  • Respecto de los alumnos de primero medio, el porcentaje de estudiantes con obesidad aumentó de 8,7% en 2009 a 14,7% en 2018.
  • En general, son las regiones del sur del país las que concentran mayor porcentaje de niños y niñas con obesidad.
  • En siete años (entre 2010 y 2017) casi la mitad (46%) de los niños que participaron en la Encuesta Longitudinal de Primera Infancia y que tenían peso normal pasaron a tener sobrepeso.
  • Los niños no cumplen con las recomendaciones de consumo de gramos diarios de verduras, frutas, pescados y mariscos ni legumbres.
  • El 55,3% de los niños y niñas de entre 2 y 12 años consumen a diario jugos (envasados o en polvo o bebidas gaseosas); el 36,2% comen todos los días dulces (chocolates, dulces, helados, galletas, suflitos u otros snack en bolsa) y el 30,7% consume comida chatarra (completos, hamburguesas, pizzas, sopaipillas y papas fritas) al menos una vez a la semana.
  • El 27,1% de los niños y niñas de entre 6 y 12 años está más de dos horas realizando actividades frente a una pantalla en un día normal.

Revisa la presentación

Comenta