Terapia contra virus hanta logra disminuir niveles de mortalidad de pacientes

Tratamiento ha sido probado en más de 50 pacientes infectados, logrando bajar los niveles de letalidad de 33% a 13%.

En febrero de 2001, Carolina Reyes pasó sus vacaciones en el lago Panguipulli. Durante un paseo, cerca de una zarzamora, sintió un fuerte olor a orina de ratón. Aunque temió infectarse con el virus hanta, pronto lo olvidó. “Cuando regresé a Santiago me sentía muy cansada. Poco después fui a un matrimonio y me tuve que ir porque no aguantaba más. Al otro día me fui a la clínica”, recuerda.

Le diagnosticaron infección urinaria, pero recordó el olor en la zarzamora y pidió una radiografía de pulmón, porque también le costaba respirar. ¿Resultado? Síndrome cardiopulmonar por hantavirus (SCPH).

Ella es uno de los pacientes que sobrevivió a la forma más grave de la infección y ha ayudado a crear un innovador tratamiento que está mejorando la tasa de sobrevida de la enfermedad, en el que trabaja el inmunólogo y decano de la U. del Desarrollo-Clínica Alemana, Pablo Vial. Desde 2008, gracias a proyectos Fonis de Conicyt, desarrolla junto a su equipo, un suero que refuerza el sistema inmune de pacientes afectados por la forma más grave del mal, logrando reducir la mortalidad de 33% a 13%.

El subsecretario de Salud Pública, Jorge Díaz, dice que este año han habido más contagios. Desde septiembre  se han diagnosticado 41 casos (en 2013 fueron 22) y 16 fallecidos, con una letalidad de 39%, superior a la letalidad histórica que es entre 30 y 33%.

“El principal foco está en La Araucanía. La mayor carga viral en el ambiente se explica porque hay más ratones por el florecimiento de la quila (su alimento) y los incendios forestales que hacen emigrar a los colilargos”, explica Díaz.

Sistema inmune

La terapia se desarrolla tras la obtención de plasma (sangre sin glóbulos blancos y rojos) de pacientes que estuvieron infectados, pero que gracias a su sistema inmune crearon anticuerpos que bloquearon el virus. Este plasma se administra a pacientes infectados que no logran controlar la enfermedad-

Para su desarrollo se necesitan muchos donantes, razón por la que hasta ahora no ha sido posible crear muchas dosis. “Se ha mantenido un uso restringido, pues al ser un producto biológico, es difícil obtener muestras suficientes para crear un stock para muchas personas. Se necesita un paciente ya recuperado para donar sangre, pero no todos pueden hacerlo y a los que califican para la donación, tampoco se les puede extraer en forma frecuente”, explica Vial. 

Por ello, dice que el próximo paso es buscar financiamiento para mejorar la producción de estos anticuerpos en laboratorio y ampliar la aplicación de su tratamiento. “La terapia aún es experimental y no funciona en todos”, aclara.

La clave para mejorar su eficacia, dice, es un diagnóstico precoz. Mientras antes se aplique, mejor es el resultado.

Por ahora, es el único tratamiento conocido contra el hanta y ya ha sido aplicado a más de 50 pacientes, que van de los cinco a los 70 años.

A Carolina le tomó cerca de un año y medio recuperarse, pero en cuanto estuvo bien, no dudó en cooperar con la investigación y donar. “Perdí la cuenta de cuántas veces doné plasma, supe de varios pacientes que se salvaron. Lo volvería a hacer”, dice.

Actual tratamiento 

El jefe técnico de la Unidad de Paciente Crítico de la Clínica Alemana, Jerónimo Graf, señala que los pacientes con el virus pueden presentar diferentes síntomas (leve, moderado y grave), desde algo parecido a un estado gripal, hasta fiebre, dolor muscular, decaimiento. “En muchos   pacientes dura una semana y se recuperan. Otros presentan la forma severa, pero no está claro por qué”, dice.

“No hay un tratamiento específico. Se ha probado con antivirales, corticoides. El suero es una terapia que atenúa las formas más graves de la enfermedad, pero está todavía en desarrollo”, dice Graf.

#Tags


Seguir leyendo