Elisa Loncón, una passeur culturel



La elección de Elisa Loncón Antileo como presidenta de la Convención Constituyente es sumamente importante desde un punto de vista histórico, político y simbólico. La capacidad de agencia y negociación del pueblo mapuche estuvo en la base de las relaciones políticas con el mundo colonial, hecho que se perdió -en parte- durante la República, cuando fue encerrado en reducciones y subalternizado en distintos sentidos, profundizando la brecha entre el Estado y las comunidades, entre la sociedad chilena y su cultura ancestral.

Elisa Loncón encarna la esperanza de muchos de poder generar un nuevo pacto en Chile, uno que sea más respetuoso, más diverso y digno; un Chile que valore desde sus cimientos los aportes de la interculturalidad, que recoja su pasado, su memoria, y desde ahí se vincule con su futuro.

Elisa, por su vida, su trayectoria, tanto política como profesional, familiar y académica, como egresada de una escuela pública en Traiguén, como mujer, como mapuche, como dirigente social, profesora, lingüista, PhD. e investigadora, puede ser a todas luces una mediadora, una passeur culturel -nombre que se da a aquellos agentes sociales-, que desde una posición a menudo liminal y “a caballo entre culturas” han favorecido las transferencias y el diálogo.

En este Chile actual tan desigual, el cruce de fronteras, entre mundos tan lejanos como aquel que se encuentra en los orígenes de Elisa, es algo que parece una necesidad evidente y urgente.

Macarena Sánchez

Directora Escuela de Historia

Universidad Finis Terrae

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Las "piedras del hambre" solo son visibles cuando los niveles del agua son extremadamente bajos, y llevan mensajes escritos por los antepasados alertando tiempos de pobreza, carencia y hambruna producto de la falta de agua.