Sistema de DD.HH.



SEÑOR DIRECTOR

La nota conjunta de Chile, Colombia, Brasil y Paraguay realizando "observaciones" al funcionamiento del sistema interamericano, Corte y Comisión, que se hace bajo pretexto de "mejorar su funcionamiento" no representa más que un apenas velado ataque a las sentencias de la Corte y al funcionamiento de la Comisión.

Sin perjuicio de que las observaciones que se hacen, sobre proporcionalidad de las sentencias, margen de apreciación respecto a los estados, competencias de la Corte, por solo mencionar algunas, son asuntos altamente relevantes y debatibles, el impacto político de la nota es el de seriamente debilitar la autoridad del sistema ante los estados americanos.

Lo sorprendente es que esos mismos países firmantes han hecho uso del sistema interamericano y del universal para fundar sus críticas a las conductas claramente violatorias a los derechos humanos de Venezuela y Nicaragua. La situación para el frágil Sistema de DD.HH. Interamericano es más seria aún si se toma en cuenta que también los estados "de izquierda" han criticado a la Corte y a la Comisión, llevando incluso a Venezuela a retirarse de su competencia en 2013.

De este modo, lo que estamos presenciando es un (des) concertado esfuerzo (nuevamente) de debilitar el mecanismo que los propios estados americanos se han dado para velar internacionalmente por los derechos humanos. Aquí parece darse, otra vez, el adagio "la derecha y la izquierda unidas jamás serán vencidas". Dios no lo quiera.

Tomás Vial Solar

Profesor D. Constitucional UNAB

Comenta

Imperdibles