El triste momento de las despedidas llegó al manga de Demon Slayer

Kimetsu no

Con la salida del sol el combate finalmente llegó a su fin.


Este domingo llegó un nuevo capítulo del manga de Demon Slayer (Kimetsu no Yaiba), el cual estuvo marcado por las despedidas y los momentos tristes.

Antes de continuar te advertimos: ¡ALERTA DE SPOILERS! 

Recuerda que puedes leer el manga de Demon Slayer a través de la aplicación oficial de Shueisha, Manga Plus.

El capítulo tal como se había adelantado en la entrega anterior, comienza con Muzan finalmente siendo derrotado con la salida del sol, dándole la ansiada victoria a los cazadores de demonios.

Sin embargo la victoria no llega gratis y es que el combate que se extendió por largas horas significó una gran cantidad de sacrificios por parte de los diferentes integrantes de la organización.

Es por eso que más alláque un capítulo de celebración, este fue uno de despedida, con varios de los pilares teniendo sus últimos momentos de vida, y aprovechando de despedirse por última vez.

Gyomei Himejima, el pilar de la Roca, es el primero que vemos decir adiós, y es que tras el combate contra una de as Lunas Mayores y Muzan, quien fue uno de los pilares más fuertes quedó al borde de la muerte.

Este se niega a las medicinas, ya que según menciona ya es demasiado tarde para su persona y decide pasar sus últimos momentos dentado teniendo una conversación con los niños que cuidaba y murieron, para luego partir todos juntos. 

Otro de los que pasaron sus últimos momentos despidiéndose, fueron Obanai Iguro, el Pilar de la Serpiente y Mitsuri Kanroji, el Pilar del Amor, ambos pasaron sus últimos momentos abrazados, agradeciendo por lo que vivieron y el haberse conocido.

Ya en sus últimos momentos es que Kanroji le pregunta si es que reencarnan y vuelven a nacer como humanos podría volver a ser su esposa, a lo que Iguro responde que si. "Y la próxima vez no dejaré que mueras", es una de las últimas frases que le dice. 

Luego fue el turno de Genya Shinazugawa, quien a pesar de encontrarse muy herido, y tener una visión de su madre muerta, recobra el conocimiento, manteniéndose con vida.

Otros que terminaron gravemente heridos pero con vida fueron Inosuke y Zenitsu, así como el Pilar del Agua, Giyu Tomioka. 

El capítulo culmina finalmente mostrando el estado de Tanjiro, quien a raíz del combate perdió uno de sus brazos, pero aún sostiene su espada con la otra mano. "No respira ni tampoco tiene pulso", señalan sobre su estado ante la mirada atónita de Giyu, quien dice que una vez más no fue capaz de protegerlo.

El capítulo culmina con Nezuko llegando al lugar.

Comenta