Colegios: 82% de las denuncias por ciberbullying afecta a mujeres

Foto: Archivo

La Superintendencia de Educación hizo por primera vez un catastro sobre acoso escolar en redes sociales. Cursos entre quinto y octavo básico son los que presentan más casos.


Un comentario en Instagram, una confesión en Facebook, un insulto anónimo por This Crush, un “meme” que se viraliza en WhatsApp con la foto de un compañero de curso. Esas son las distintas plataformas, entre muchas otras, que hoy están utilizando los niños y jóvenes para relacionarse y que han ido de la mano con un creciente problema de ciberbullying en las escuelas.

Un análisis desarrollado por la Superintendencia de Educación evidenció que, en la mayoría de las denuncias de acoso escolar que involucran el uso de redes sociales, afecta a las alumnas. En promedio, durante el primer semestre de 2016, 2017 y 2018, el 82% de las afectadas en las denuncias eran mujeres. Incluso, en lo que va de este año, esa cifra creció a un 84%. Además, el informe mostró que el ciberbullying se manifiesta principalmente entre alumnos de quinto a octavo básico, cursos que concentran el 55% de las denuncias (ver infografía).

El catastro es el primero que hace la institución de este carácter y se realizó comparando las denuncias recibidas durante el primer semestre de 2016, 2017 y 2018. En el análisis se manifestó un alza del ciberbullying de un 56%.

“Esta alza, sin duda, nos preocupa, ya que el ciber-bullying da cuenta de conflictos de relaciones entre los estudiantes, que, al no ser resueltos en los colegios, se trasladan a los espacios virtuales, lo que nos habla de que existen necesidades en la formación de los estudiantes y en la resolución pacífica de conflictos”, dijo el superintendente de Educación, Sebastián Izquierdo.

Niños entre 10 y 12 años

Uno de los puntos que más llamaron la atención, según la autoridad, son las edades donde se concentran las denuncias. “Nos alerta que es en el segundo ciclo, de quinto a octavo básico, donde se acumulan las denuncias por maltrato entre estudiantes y las que contienen ciberbullying, lo que habla del uso de las tecnologías desde muy temprana edad. Por lo que la tarea de educar en el uso responsable de las tecnologías involucra no solo a los colegios, sino que a las familias”, señaló Izquierdo.

Respecto de esto, Nicole Cisternas, directora de política educativa de Educación 2020, explicó que “siempre es alarmante la situación del ciberbullying, pero lo es aún más cuando son niños que no tienen los criterios o herramientas para poder discriminar la información que observan y el uso que hacen de ello”. La experta explicó que no es positivo restringir el acceso de los niños a la tecnología, pero aseguró que este “debe ser gradual de acuerdo a la edad. Evidentemente, en niños en torno a los 10 años debería haber un mayor control, cuidado y acompañamiento de los momentos en que ellos están haciendo uso de las tecnologías y redes sociales”.

Para Patricia Guerrero, académica de la Facultad de Educación UC, el ciber- bullying también ocurre con fuerza en la educación media, pero está silenciado. “Esto es un efecto de la ausencia del mundo adulto en la educación media, en general los papás están muy involucrados cuando los niños están en educación básica, pero de primero a cuarto medio muchos apoderados desaparecen, dejan de participar y, en general, este tipo de denuncias las hacen los padres”.

Por otro lado, explicó la experta, cuando los alumnos son mayores “empiezan a usar sus propios mecanismos de control y tratan de no involucrar a sus padres”.

Mujeres más afectadas

Según el académico Luis Alemán, de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad Central, el ataque a las mujeres es una tendencia que se da a nivel latinoamericano. “Es un fenómeno transversal que tanto el bullying psicológico como el ciberbullying afectan más a las mujeres que a los hombres”.

Alemán explicó que “existen teóricos que abordan el tema de las expresiones del bullying en la mujer y siempre se ha hecho énfasis en que las mujeres elaboran mucho más la amenaza, su ataque tiene un alto nivel cognitivo respecto del hombre, que -por el contrario- actúa más desde la pulsión inconsciente, desde la fuerza física”.

Para Guerrero, las diferencias están muy asociadas a estereotipos de género. “Desde pequeñas los programas de televisión y los medios les enseñan a las niñas a competir entre ellas por su imagen, pero, por otro lado, a partir de séptimo básico a las niñas se les sexualiza y comienzan a ser molestadas por sus compañeros por esas conductas sexuales, entonces tienen un doble foco de vulnerabilidad frente al ciberbullying”.

Efectos del ciberbullying

El aumento del ciberbullying no solo está afectando la convivencia escolar, sino también los procesos educativos. “En términos de aprendizaje, una de las competencias que tienen que aprender los niños es a expresarse oralmente frente a sus compañeros, pero ante el miedo de que lo graben o le saquen fotografías y después circulen “memes” de ellos, los niños ya no están cumpliendo ese contenido”, explicó Guerrero.

Para Alemán, los efectos del ciberbullying “pueden dejar mucho más daños en la persona que las agresiones físicas, por el efecto de distorsión y amplificación que tienen los medios de difusión”, pero, además, porque en la adolescencia “se produce una desestructuración de la identidad, por lo que es una etapa muy compleja, en la que la percepción de acoso o violencia y de todas las emociones está muy exacerbada”.

Cómo enfrentarlo

Ante el alza, la Superintendencia de Educación decidió incorporar en una nueva circular de Reglamento Interno que los protocolos de maltrato escolar contengan estrategias de prevención de ciberbullying. “Una de las tareas principales de la Superintendencia de Educación es resguardar el interés superior del niño, tanto en su aspecto físico como psicológico. El desafío con las nuevas tecnologías es cada día más complejo y es ahí donde nosotros estamos haciendo un esfuerzo orientando a los establecimientos a través de la nueva circular que contiene información para la elaboración de protocolos en estos temas y de la recepción de consultas”, señaló el superintendente.

Por su parte, Alemán entrega algunos consejos que se les da a los jóvenes que están siendo víctimas de ciberbullying “El primero de ellos, aunque parezca obvio, es pedir ayuda. Muchas veces el adolescente no acude a sus padres porque teme que las represalias puedan ser peores, pero es importante encontrar la figura de un adulto, un tutor o alguien de confianza a quien se pueda acudir para no quedarse solo con esa carga emocional”.

Otro punto importante que explicó el académico es no responder a las provocaciones, sino que en lo posible cerrar la red social guardando evidencia en caso de que se requiera realizar una denuncia.

#Tags


Seguir leyendo