Convención rechazaría inciso del preámbulo con alusión al estallido social

En las últimas horas, desde el Colectivo del Apruebo, los socialistas, Chile Digno y la derecha han manifestado reparos con respecto a la propuesta introductoria de la nueva Constitución. Por lo mismo, convencionales adelantan que la totalidad de la iniciativa -o buena parte de ella- podría ser rechazada por el pleno de este jueves. No obstante, algunos desdramatizan y argumentan que las constituciones no requieren de ese texto.




A partir de las 9.30 de este jueves, el pleno de la Convención Constitucional someterá a votación la propuesta de introducción del proyecto de nueva Constitución que propuso la comisión de Preámbulo, la que concluyó su trabajo el 30 de mayo. Como la mayor parte de los colectivos formaron parte de la redacción del texto -a excepción de la derecha, Chile Digno y Movimientos Sociales-, quienes integraron la instancia confiesan sentirse confiados de que la propuesta alcanzaría los dos tercios para ser aprobada, y aseguran que han sugerido a sus colectivos votar a favor. Sin embargo, en las últimas horas el panorama se ha complicado.

En concreto, la propuesta de cuatro párrafos fue aprobada por la comisión de Preámbulo el 23 de mayo. Ésta fue presentada por los convencionales Jorge Abarca (No Neutrales), Jorge Baradit (Frente Amplio), Adriana Cancino (Colectivo Socialista), Elisa Loncon (Pueblo Mapuche), María José Oyarzún (Frente Amplio), Fernando Salinas (Pueblo Constituyente), Luis Barceló (Colectivo del Apruebo), Lisette Vergara (Coordinadora Plurinacional) y Mario Vargas (Colectivo Socialista).

El preámbulo propuesto por la comisión dice, en su primer párrafo, que “nosotras y nosotros, el pueblo de Chile, conformado por diversas naciones, nos otorgamos libremente esta Constitución, acordada en un proceso participativo, paritario y democrático”, el segundo, en tanto, agrega que “considerando los dolores del pasado y tras un estallido social, enfrentamos las injusticias y demandas históricas con la fuerza de la juventud, para asumir esta vía institucional a través de una Convención Constitucional ampliamente representativa”.

Así, se añade en su tercer inciso que “en este contexto, hemos decidido mirar hacia el futuro con esperanza y cambiar nuestro destino sin importar el origen, la condición o las creencias de cada cual, para construir una sociedad justa, consciente de su relación indisoluble con la naturaleza, amenazada por la crisis climática, que promueva una cultura de paz y diálogo, con un compromiso profundo por los derechos humanos, la justicia, la igualdad y la libertad”. Y finaliza con “de esta manera, en ejercicio del poder constituyente, adoptamos la siguiente Constitución Política de la República de Chile”.

Uno de los obstáculos con los que no contaba la comisión cuando presentó el texto era el quorum con que tendría que ser aprobado. Esto, debido a que, al no tratarse de una norma, no era claro cuál debía ser el porcentaje para visar la propuesta en el pleno. Una opción era que se visara por mayoría simple. No obstante, finalmente la Convención determinó el 2 de junio que el quorum de aprobación sería el mismo que el de cualquier norma: 2/3, es decir, 103 votos.

Además del quorum elevado, los integrantes de la comisión también reconocen como nudo los reparos que algunos colectivos firmantes han transparentado. Por ejemplo, Barceló sostuvo que tiene dudas con respecto al segundo párrafo del texto. “Hay una referencia allí a ‘la fuerza de la juventud’, que parece indicar que este proceso es fundamentalmente obra de los jóvenes, y que se desprecian los aportes de los otros grupos etarios”, dijo. Una postura similar tiene el Colectivo Socialista y la derecha, quienes critican este mismo inciso por su referencia al estallido social. Si entre estos tres colectivos votan en contra, bastaría para dejar el proyecto de nueva Constitución sin preámbulo.

En esta línea, Bárbara Sepúlveda (Chile Digno) dijo que “si no hay preámbulo, no pasa nada”. Desde su colectivo afirman que “no les satisface la totalidad del preámbulo, aunque esperan que parte de él sí se apruebe”.

Lo cierto es que los convencionales Baradit, Cristina Dorador (Movimientos Sociales), Ricardo Neumann (UDI) y Carolina Videla (Chile Digno) pidieron votación separada de todos los párrafos. Por lo mismo, es posible que el preámbulo propuesto sea aprobado en parte.

Ante esta posibilidad, la presidenta de la Convención, María Elisa Quinteros (Movimientos Sociales), sostuvo ayer que “hay constituciones en el mundo que no tienen preámbulo, otras que sí. Al final, es decisión del pleno (...) si queda algo, la propuesta completa, parcial (...). Al igual que hay normas que se han caído en el pleno, no han llegado al quorum, puede ser que pase eso (...). Ninguno de los escenarios lo considero negativo, es parte de lo que delibera el pleno democráticamente”.

Cabe destacar que Chile Digno y Movimientos Sociales, quienes no participaron de la propuesta emitida desde la comisión, presentaron sus propias indicaciones, las cuales son aditivas y, en caso de ser aprobadas, se sumarían a los cuatro párrafos emitidos desde la comisión.

Una de las indicaciones señala que “este Chile plural y diverso con históricas postergaciones comunes se ha levantado desde sus orígenes ante las injusticias y desigualdades institucionalizadas, luchas forjadas en los movimientos sociales que marcan los hitos en nuestra historia pasada y reciente que se convierten en la memoria colectiva de los sueños y anhelos de este nuevo pacto social.”

La segunda indicación presentada por este grupo dice: “Reconociendo que somos naturaleza y, a la vez, sus custodios, al estar unidos indisolublemente a ella, hemos escrito la primera Constitución de un estado ecológico del mundo. Hacemos frente a la crisis climática global que aqueja nuestros territorios de norte a sur, avanzando en el equilibrio ecosistémico con responsabilidad, solidaridad y justicia para con las generaciones presentes y futuras”.

Al cierre de esta edición estaba contemplado que el Colectivo Socialista se reuniera para fijar una postura.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.