El hito olvidado: un reencuentro a 30 años de la fundación de la Concertación

El 2 de febrero de 1988, 13 partidos de la entonces oposición dieron vida a la “Concertación de Partidos por el NO” con un llamado a inscribirse en los registros electorales para votar en el plebiscito que obligó a Pinochet a dejar el poder. Protagonistas de ese encuentro hoy cuentan su experiencia.

En el salón del Hotel Tupahue se puso una silla vacía. Fue una señal silenciosa en homenaje a un obligado ausente: el entonces presidente del Partido Socialista, Clodomiro Almeyda, preso por incumplir el Artículo Octavo de la Constitución, que prohibía la propagación de doctrinas fundadas en la lucha de clases.

El 2 de febrero de 1988, en calle San Antonio, en pleno centro de Santiago, los representantes de 13 partidos políticos opositores al régimen del general (r) Augusto Pinochet -entre ellos la DC, el PR, una parte del PS y el PH- se habían reunido para firmar el acta de fundación de la “Concertación de Partidos por el No” -precursora de la Concertación de Partidos por la Democracia, conglomerado que terminaría gobernando el país entre 1990 y 2010.

Ese fue el primer paso de unidad concreto de buena parte de la oposición a Pinochet. Tras largas e intensas negociaciones que reunieron a otroras antagonistas del gobierno de Salvador Allende se oficializaba la intención de intentar derrocar al régimen en las urnas.

El dirigente Gutenberg Martínez -en ese tiempo secretario nacional de la DC- había informado solo un día antes a la prensa de la ceremonia que comenzó a las 12.30 horas.

El acto fue breve y sencillo, con un solo orador: el presidente de la DC, Patricio Aylwin.

“Siempre había mucho cuidado con cada paso que dábamos, ya que era Pinochet quien estaba en el poder” recuerda el abogado y firmante por la Izquierda Cristiana, Roberto Celedón.

Aylwin leyó un documento que no tenía más de una carilla en el que se hacía un llamado a la ciudadanía a inscribirse en los registros electorales y votar por el No en octubre de ese año.

El PC se resta

A 30 años de la ceremonia de los 13 firmantes del acta de constitución -que hoy forma parte de los archivos de la Biblioteca Nacional- solo tres están con vida: Víctor Barrueto, representante del MAPU; Ricardo Núñez, del sector más radical del Partido Socialista y Luis Maira, de la IC.

Barrueto y Maira recuerdan la intensidad de los debates previos y cómo éstas se aceleraron tras el “año decisivo” -como el PC había calificado a 1986 y cuando se perpetró el frustrado atentado a Pinochet- en la búsqueda por echar al general (r) del poder.

“Se impuso progresivamente la idea de que no había otra alternativa que derrotar con el lápiz”, explica Celedón.

Pero no estaban de acuerdo en esa vía.

La histórica ceremonia del 2 de febrero tuvo bajas sensibles. La más sentida fue la del Partido Comunista y una fracción del PS.

Según recuerdan testigos de la época, no hubo caso de convencer al entonces secretario general del PC, Luis Corvalán, y, el mismo día de la firma, el secretario general del PS histórico, Juan Gutiérrez, declaró no esa fracción de los socialistas no se integrarían al Comando por el No asegurando que estaría en marcha un fraude en el plebisicto.

“Estas colectividades están unidas por la común intención de reestablecer la democracia en Chile. El triunfo del NO representa el mecanismo constructivo, ordenado y pacífico para reconstruir la democracia”, dijo con tono enérgico Aylwin en el salón del Hotel Tupahue. Los demás asintieron.

A 30 años del acto, La Tercera reunió a cinco de los principales líderes de la entonces oposición. Uno como Ricardo Lagos Escobar, que llegó a ser Presidente de la República; a Genaro Arriagada, el primer secretario ejecutivo de la Concertación; al DC Andrés Zaldívar, hoy presidente del Senado y los dirigentes Luis Maira, ex embajador, y Carolina Tohá, ex Presidenta del PPD y ex alcaldesa de Santiago.

En los siguientes links, sus impresiones de ese día y las conclusiones de los 20 años posteriores que sobrevivió la Concertación.

La epopeya del plebiscito

El votante número 6 millones abre la esperanza del triunfo

El peligro no confesado de la posibilidad de un fraude

La encuesta que pidieron ocultar

El debate entre el fax y el módem y las peleas diarias

El arcoíris y la inspiración belga

Una coalición sin retorno

Seguir leyendo