Ajuste ministerial desata molestia UDI: Acusan que fueron "castigados" y que se produjo un "desequilibrio" frente a RN

udi-van-rysselberghe-victor-perez-juan-antonio-coloma

En el gremialismo dicen estar sorprendidos por el cambio de gabinete y se marginaron de la ceremonia de juramento. Particularmente, resienten la llegada de Sebastián Sichel a Desarrollo Social y la situación en la que quedan frente a sus socios de Chile Vamos. "El tiempo dirá si fue o no una buena decisión", dijo la presidenta del partido, Jacqueline Van Rysselberghe, a La Tercera.




Lo llamó por teléfono antes de que se realizara la ceremonia de cambio de gabinete y le sugirió, derechamente, que no asistiera al acto. En el oficialismo dicen que la presidenta de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe, contactó hoy a su secretario general, Jorge Fuentes, para plantearle que se retirara de La Moneda.

El dirigente se encontraba en el Salón Carrera, en el segundo piso de Palacio, junto a parlamentarios, subsecretarios y representantes de los partidos oficialistas, quienes ingresarían más tarde al Salón Montt-Varas para el acto que lideraría el Presidente Sebastián Piñera. Y tras la conversación con la timonel, se retiró del lugar. Eran pasadas las 12.00, y al menos una hora antes el Mandatario se había contactado con Van Rysselberghe para informarle de los cambios que vendrían en el equipo ministerial, un ajuste que -se quejan en el gremialismo- terminó favoreciendo en términos políticos a RN y que tuvo como elemento más sorpresivo la llegada de Sebastián Sichel a Desarrollo Social.

Quienes se enteraron del diálogo entre el Mandatario y la líder gremialista dicen que la senadora quedó sorprendida, una sensación que fue también generalizada en su partido. Y, de hecho, agregan que poco después de la conversación la senadora le envió unos mensajes a Piñera, según se enteraron en la UDI, pero en la colectividad dicen desconocer el contenido y tenor de esos mensajes.

Lo que estaba detrás de todo ese escenario era una fuerte molestia que se había instalado en la UDI por la decisión tomada por el Mandatario, disconformidad que estuvo influida por dos factores, uno puntual y otro más global. Primero, en el gremialismo resintieron profundamente "perder" el Ministerio de Desarrollo Social y Familia y que, en reemplazo de Alfredo Moreno, se haya designado a Sichel. Si bien Moreno es independiente, en el último tiempo la UDI se había acercado a él buscando, entre otras cosas, fortalecer el discurso de un partido con sello social, algo que se ha disputado con RN durante esta administración. Así, en el gremialismo dicen que les molestó que a esa cartera llegara una figura que proviene de Ciudadanos –el movimiento que levantó el exministro Andrés Velasco– y que no tiene ninguna vinculación con los partidos de Chile Vamos. Y el segundo elemento es que dicen que se generó un desequilibrio político y una mejor situación para RN, con la llegada de Teodoro Ribera a Cancillería y de Jaime Mañalich a Salud.

La Tercera consultó sobre este escenario a varios referentes de la UDI. Primero, Van Rysselberghe evitó entregar una señal de respaldo al ajuste ministerial y se limitó a señalar que "solo diremos institucionalmente, como UDI, que el cambio de gabinete es una facultad del Presidente y que de corazón esperamos que haya sido una buena decisión y que el tiempo dirá si fue o no una buena decisión".

Más duro fue el senador Víctor Pérez, quien señaló a este diario que "como todos los cambios de gabinete, son facultad del Presidente de la República y nosotros lo respetamos, pero no hay duda de que, en términos políticos, genera una situación de incredulidad de un partido que ha estado trabajando al lado del Presidente Piñera con lealtad, con convicción y que sea castigado de esta manera". Y agregó: "Esto abre una incertidumbre respecto de cuál debiera ser nuestro comportamiento. Nuestro comportamiento hasta ahora ha sido de lealtad al gobierno, de convicción con las tareas de gobierno, pero eso significa ser castigado. Los incentivos creo que el Presidente los pone en el lado equivocado".

A los reparos se sumaron dos extimoneles de la colectividad. Primero, el senador Juan Antonio Coloma dijo que "uno siempre le desea bien al gobierno y ojalá los resultados sean buenos, pero no puedo dejar de constar que resulta sorprendente desde la perspectiva política, sobre todo considerando el desequilibrio que se produce respecto de un partido que ha sido especialmente leal con el gobierno". Y el diputado Patricio Melero señaló que "agradecemos a los ministros que se fueron y deseamos que este nuevo equipo ministerial tenga éxito por el bien de nuestro país y de nuestra coalición", junto con agregar que "la UDI no formó parte de los cambios, eso no afecta nuestra lealtad y compromiso, aunque obviamente lo constatamos y quisiéramos que hubiera sido diferente".

Fuentes, en tanto, sostuvo que "el Presidente Piñera debe haber ponderado detenidamente el cambio de gabinete, y esperamos que sea beneficioso para el bien de país; son los ciudadanos los que finalmente terminan de evaluar si los cambios son los adecuados o no", mientras que la diputada y vicepresidenta UDI María José Hoffmann comentó en Twitter que "vamos a asumir con lealtad, una vez más, pero es un cambio difícil de entender para la UDI". Además, sostuvo que "no hubo equilibrio, eso es un dato".

La molestia en la UDI también se intensificó por otro hecho que comentan en la colectividad: la postura adoptada por RN y su timonel, Mario Desbordes, en los últimos días, sobre todo luego de la cuenta pública de Piñera ante el Congreso. "Ganaron las pataletas por sobre la lealtad", es una de las frases que lanzan en el gremialismo, en privado, para graficar el escenario. Y algunos también advierten con que "esto marca un antes y un después", justo en la antesala del consejo directivo ampliado al que la colectividad tiene como invitado principal al ministro Andrés Chadwick. En el gremialismo, de hecho, dicen que ese cónclave "no será fácil" para el titular de Interior. En definitiva, la semana pasada La Moneda tenía abierto un flanco con RN, mientras que la UDI, hasta ahora, se había enfrentado al Ejecutivo por cosas puntuales, como la Ley de Identidad de Género al principio de esta administración. Ahora, en cambio, al Ejecutivo se le abrió un nuevo foco de conflicto.

El complejo escenario que se desató en el partido también se plasmó en el grupo de WhatsApp "UDI Congreso 2018", que reúne a los parlamentarios, ministros, subsecretarios y jefes de servicio gremialistas, además del propio Presidente Piñera y el ministro Chadwick.

No había pasado ni media hora desde que las últimas personas se habían retirado del salón Montt-Varas de La Moneda, cuando a través de esa plataforma comenzaron los reclamos, centrados en el ingreso de dos ministros cercanos a RN -Ribera, un histórico de ese partido, a Cancillería, y Mañalich a Salud-, y de Sichel a Desarrollo Social.

Ante las múltiples intervenciones, Chadwick salió a contestar a sus correligionarios defendiendo los nombramientos y descartando que "RN o su presidente influyeron en el Presidente de la República en algún nombramiento". El ministro del Interior defendió que "fue decisión de él (Piñera), respaldada obviamente por mí", la que tuvo –planteó– "consideraciones internas de gestión y fortalecimiento del área económica, exterior y salud fundamentalmente". Y remató: "Lo conversaremos seguramente mañana en las termas", aludiendo al consejo directivo ampliado que la UDI sostendrá a partir de mañana.

En el gremialismo comenzaron a empujar -durante la tarde- que tras el ajuste corresponde que la CORFO sea dirigida por uno de sus militantes.

Comenta