Insulza tras renuncia a la vicepresidencia del PS: “No me parece bien que el presidente del partido comience a promover una candidatura (presidencial)”

José Miguel Insulza

El senador socialista, José Miguel Insulza.

Este martes se conoció la carta de dimisión que envió el senador a la mesa liderada por Álvaro Elizalde, en la que asegura que no se le han asignado tareas propias del cargo en más de un año. En entrevista con La Tercera, el parlamentario profundizó sobre los motivos que lo llevaron a tomar esa decisión, y también en el gesto que hizo Elizalde al senador Carlos Montes, a quien algunos ven como carta presidencial. "La decisión era que nosotros no levantábamos candidaturas presidenciales hasta después del plebiscito. Ahora, si alguien las empieza, levantar es cosa de él, no mía", aseguró. También planteó que aspira a "tener más libertad para tener opinión".




En su carta de renuncia a la vicepresidencia del PS, usted afirma que se ha sentido excluido de las decisiones de la mesa. ¿Por qué cree que la directiva que lidera Álvaro Elizalde ha tenido ese ánimo hacia usted?

Mire, en realidad, más que excluido de las decisiones, en realidad me ha preocupado no realizar ninguna tarea concreta. Yo partí de la base, cuando se me ofreció postular en una lista como vicepresidente del partido; bueno, el vicepresidente del partido tiene algunas actividades que realizar, algunas cosas que hace a nombre de su partido y la verdad es que eso no ha ocurrido en mi caso. Yo no voy a criticar a nadie por eso, no estoy hablando de Álvaro Elizalde, ni nada. Es lo que no ha ocurrido. Entonces, cuando hay reuniones con todo tipo de grupos, sectores, etc y algunos miembros de la mesa van y creo que solamente una vez me han planteado la posibilidad de asistir a una de esas reuniones, uno siente un poco que no está cumpliendo una función. Pero no es ese en todo caso el motivo principal de la renuncia.

¿Y cuál es entonces?

La verdad es que comencé a conversar esto con el presidente Elizalde hace unos meses atrás, que creo que fue cuando publicamos juntos una carta sobre un acuerdo nacional con el entonces diputado Mario Desbordes (RN). Y esto recibió mucha crítica de parte de gente del partido: que por qué un vicepresidente del partido hacía esto. Y yo en realidad a esa gente le encontré algún sentido, porque claro, ellos deben pensar que yo estaba representando al partido con eso y no lo estaba haciendo. Entonces cada vez que yo hago algo que no le gusta a la gente van a decir que como soy vicepresidente no puedo decir eso. Me pasó también cuando voté a favor de la ley antibarricadas. Entonces quiero tener más libertad para tener opinión. Eso es lo principal. La otra cosa, claro, es que además no estoy haciendo ninguna cosa crucial, no estoy dirigiendo ninguna comisión fundamental ni ninguna campaña muy central. Salvo de asistir cuando puedo a reuniones de mesa o comisión política, no es mucha la actividad que tengo a nombre del partido.

¿Pero cuál fue el hecho que resintió para que finalmente concretara esta renuncia ahora?

Yo diría que comencé a pensar esto cuando se me pasó al Tribunal de Disciplina por no haber estado presente para votar la destitución del intendente de Santiago. Tenía buenas razones para no estar, tenía un compromiso previo. Pero la crítica no fue por no estar, fue por no estar para votar a favor. Y eso me pareció que no correspondía. Igual le diría que eso fue hace tiempo, en la prehistoria, eso fue en marzo. Posteriormente hubo lo de la ley antibarricadas, todo el tema de Desbordes y varias cosas más. Entonces uno de pronto dice, quiero tener la posibilidad... bueno yo soy en materia política, decir que soy de centroizquierda es probablemente lo que están diciendo todos hoy día y si uno dice que es socialdemócrata la verdad es que sale... Parece que todos quieren ser socialdemócratas. Yo lo soy desde hace mucho tiempo. Y la verdad es que a veces no me siento cómodo con algunas decisiones y declaraciones que se hacen y quisiera tener la posibilidad de decir lo mío.

¿Y Elizalde ya le respondió la carta?

No, no me ha acusado ni recibo. La mandé el sábado y hasta ahora martes al medio día, a las 14.00 no me ha acusado recibo.

¿Cuál es su juicio sobre la conducción de Elizalde en el partido?

No, ya dije que no haré declaraciones que puedan entorpecer y crear dificultades en un periodo de plebiscito (constituyente), así que no voy a entrar ahora a criticar al presidente del partido.

Usted dijo recién que no se sentía cómodo con algunas decisiones, ¿se le ha pasado por la cabeza renunciar al PS?

No, jamás, jamás, ni aunque me ofrecieran la Presidencia de la República a cambio de irme del PS lo voy a hacer. He militado en el partido desde el año 85, o sea, tengo más años de militancia que muchos que se proclaman socialistas históricos.

¿Qué le ha parecido el debate presidencial al interior del PS? Esta posición de Elizalde como de respaldo al senador Carlos Montes, asegurando el fin de semana que “la gran virtud de Carlos Montes es que genera respeto transversal en la oposición”.

”Yo esto lo viví alguna vez. Esto no influyó mucho, pero yo lo he vivido. Cuando había vuelto hace poco a Chile y estaba en la agencia, sobre el tema de Bolivia, se me informó que iba a haber una campaña abierta para la primaria presidencial y para eso salí para entrar a la política de nuevo. Y claro, después ni siquiera hubo eso, porque el presidente del partido decidió otra cosa. Entonces ahora veo que el presidente del partido también ha decidido otra cosa, por cierto que a mí no me gusta, pero repito tampoco eso es una causa.

Pero mirando una futura postulación...

Si estamos hablando de la causa de mi renuncia esas no son. Si me pregunta qué me parece que el presidente del partido comience a promover una candidatura, a mí no me parece bien.

Claro, ¿pero piensa que esta mesa le podría dar garantías bajo ese escenario a todas las cartas presidenciales del partido?

Yo creo que con lo que ha ocurrido en los últimos días uno pensaría que no. Pero voy a esperar a lo que pasa, naturalmente. Según Álvaro Elizalde, él hablo de mí, de Montes e Isabel Allende y solo le publicaron Montes, según él. No sé si será así o no.

¿Siente que si usted compite por una candidatura presidencial el partido ya tomó partido por Montes?

No, todavía no tengo la decisión respecto de competir o no competir, así que no creo que haya nada decidido. Yo creo que la decisión de la mesa a la cual asistí, de la Comisión Política, ante la propuesta de un compañero de que tuviéramos un candidato que nos encabezara en el plebiscito, la decisión clara ahí o la mayoría estuvo claramente porque no. Por lo tanto me quedo con eso, con que la decisión era que nosotros no levantábamos candidaturas presidenciales hasta después del plebiscito. Ahora, si alguien las empieza levantar, es cosa de él, no mía.

Usted decía que aún no define si será candidato a la Presidencia, ¿cuándo sería la fecha máxima para que tome esa definición?

Yo diría que a fin de año, antes de terminar el año chileno que termina el 31 de enero.

¿Antes de concretar la renuncia a la vicepresidencia del partido, conversó con algún dirigente?

Con Álvaro Elizalde. Lo conversé personalmente con él hace un par de semanas, me dijo que volveríamos a conversar y ya no volvimos a conversar. Entonces yo esperé un tiempo prudencial de dos o tres semanas y envié mi carta a él y al secretario general (Andrés Santander).

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.