Ahora las tormentas invernales amenazan la campaña de vacunación en Estados Unidos

Automovilistas transitan por la calle Golder Avenue cubierta de nieve en Odessa, Texas. Foto: AP

Según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), “el gobierno proyecta retrasos generalizados en los envíos y entregas" de las vacunas. Pese a ello, el Presidente Joe Biden prometió que “para fines de julio tendremos más de 600 millones de dosis, suficientes para vacunar a todos los estadounidenses”.




La ola de frío que azota a gran parte de Estados Unidos no solo ha dejado más de 20 muertos, también ha provocado un panorama inusual en Texas, sureño estado que se encuentra cubierto de nieve y con millones de habitantes sin electricidad. Si eso no fuera suficiente, ahora las tormentas invernales también amenazan el envío de las vacunas contra el coronavirus.

Así lo dio a conocer Jasmine Reed, portavoz del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), que indicó que “el gobierno proyecta retrasos generalizados en los envíos y entregas de la vacuna Covid-19 durante los próximos días”, según informó la cadena NBC News.

La noticia se produce luego que el gobierno del Presidente Joe Biden anunciara el martes un aumento de las asignaciones semanales de vacunas a los estados en un 23%, de 11 millones de dosis a 13,5 millones.

Al menos dos centros de envío de los que dependen varios estados para la distribución de vacunas se han visto afectados por las tormentas, y los funcionarios federales esperan que las demoras continúen durante varios días.

“Los empresas de envío están trabajando para entregar la vacuna siempre que sea posible, dependiendo de las condiciones locales, pero se espera que el clima adverso continúe afectando los envíos desde las instalaciones de FedEx en Memphis, Tennessee, así como las instalaciones de UPS en Louisville, Kentucky que sirven como centros de envío de vacunas para varios estados”, dijo Reed.

Residentes de Houston, en Texas, hacen fila para comprar gas. Foto: AP

Según el CDC, no está claro cuántas dosis de vacunas se ven afectadas por los retrasos en los envíos, pero funcionarios de numerosos estados dijeron que esperaban retrasos, incluidos Colorado, Illinois, Minnesota y Texas.

Kris Ehresmann, del Departamento de Salud de Minnesota, dijo al portal Politico que los proveedores de atención médica en el estado podrían tener que reprogramar las citas debido a las demoras. Mientras que varias ciudades de todo el país, incluidas Chicago, Memphis y Dallas, cerraron los sitios de vacunación debido a las tormentas invernales.

En Texas, por ejemplo, donde más de cuatro millones de personas pasan frío después de que el sistema meteorológico paralizó la red eléctrica del estado, el Departamento de Servicios de Salud dijo que el envío de dosis de vacunas de esta semana no llegaría hasta hoy en el mejor de los casos. “Nadie quiere poner en riesgo la vacuna al intentar administrarla en condiciones peligrosas”, tuiteó el departamento estatal el martes.

Los gobernadores de Ohio y Florida también informaron que los envíos se verían afectados. El departamento de Salud de Colorado dijo que las demoras afectarían la asignación estatal de 133.000 dosis de vacunas cuyo arribo se esperaba para mañana.

Un camión despeja las vías en el aeropuerto Nashville International, en Tennessee. Foto: AP

En este contexto, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo que el gobierno de Biden estaba monitoreando de cerca la tormenta y su impacto en los estados y los envíos de vacunas, incluido su posible deterioro debido a retrasos relacionados con el clima, consignó el diario The Wall Street Journal. “Nuestro equipo de respuesta de Covid-19 también está en estrecho contacto con los gobiernos estatales y locales de todo el país”, señaló Psaki.

Por otro lado, los asesores de salud pública, señaló Bloomberg, están evaluando recomendaciones para extender el intervalo entre la primera y la segunda dosis de la vacuna, una estrategia potencial para brindar protección rápidamente a más personas en medio de la propagación de nuevas variantes. Un grupo de trabajo del Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades ha debatido la idea, según una persona familiarizada con las discusiones. No se ha decidido si el comité en pleno abordará el tema y brindará orientación oficial.

En todo caso, el Presidente Biden anticipó que Estados Unidos podrá volver a una cierta normalidad la próxima Navidad, después de recibir vacunas suficientes para toda la población en verano.

“Para la próxima Navidad creo que estaremos en una situación muy diferente, si Dios quiere, a la que estamos hoy”, dijo el mandatario en un acto en Milwaukee. “Dentro de un año creo que habrá un número significativamente menor de personas que tendrán que hacer distanciamiento social, que tendrán que usar mascarillas; pero no lo sabemos, así que no quiero prometer nada”, añadió.

Biden realizó ese pronóstico después de anunciar que a finales de julio habrá vacunas disponibles para todas las personas que residen en el país. “Para fines de julio tendremos más de 600 millones de dosis, suficientes para vacunar a todos los estadounidenses”, dijo el presidente.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.