Jorge Valdivia: “Es tanta la difamación, que los equipos me dicen ‘no, este loco es conflictivo’”

Jorge Valdivia, entrenando de manera particular, en un colegio de la zona oriente.

El volante, quien está buscando club tras la polémica que enfrentó durante la semana pasada con Luis Baquedano, gerente de Unión Española, repasa su presente y futuro en la actividad en entrevista con El Deportivo.




Jorge Valdivia (37) conversa por cerca de 46 minutos con eldeportivo. El Mago, quien concede esta entrevista luego de escuchar las declaraciones de Luis Baquedano, gerente de Unión Española, quien lo tildó de “mal elemento” al tiempo que lo descartaba como refuerzo del equipo hispano, está molesto. Se cansó, según dice, que lo enjuicien por historias pasadas. El campeón de América se abre para hablar de todo, salvo de Colo Colo. Responde algunas preguntas del equipo que defendió durante la última temporada, sin muchos minutos por sus constantes lesiones, pero asegura que más adelante llegará el momento de hablar en profundidad del Cacique.

Baquedano dijo que menos mal no había llegado a Unión Española porque no era un buen elemento para el club...

Que Baquedano me diga que yo soy un mal elemento es el fin del fútbol. Que a Baquedano no se le olvide que él fue uno de los responsables de lo que pasó en Colo Colo en la época de la quiebra. Cuando estuvo lo del estallido social, lo del seguro de cesantía, se echó a todo el plantel de Unión Española encima. Y hoy día eso se hizo público, me imagino que tú lo debes saber o lo vas a investigar antes de ponerlo. Que él diga que soy un mal elemento es el fin del mundo, es el fin de todo. Mal elemento por la situación que ocurrió también es lavarse las manos y hacerla más simple.

¿No pensó todo lo que me está diciendo antes de sentarse a tomar un café con Baquedano para llegar a Unión?

Nunca me senté a tomar un café con él.

Él lo dijo....

Nunca me he sentado a tomar un café con él, no nos conocemos. Él no me conoce. Creo que él se refiere a que yo me estaba tomando un café con mi representante cuando hablamos. Venía saliendo del gimnasio y lo llama. Yo creo que se refiere a eso cuando menciona una café. Pero yo no iba a Luis Baquedano Fútbol club. Yo estaba dispuesto a jugar a Unión Española, no en el Baquedano Fútbol club. Como en la vida, en cualquier trabajo uno tiene problemas. O sea, no es que yo tenga un problema con Baquedano. Yo le estoy respondiendo a él porque me dice que soy un mal elemento, sin conocerme, sin fundamentos. Si él dice que soy un mal elemento porque no llegué a Unión Española entonces desglosemos a qué se refiere con yo ser un mal elemento. Si es porque yo había dado mi palabra y no llegué a Unión, te puedo decir que hay aristas en este tema.

¿Por qué no llega a Unión Española?

Él dice que yo había dado mi palabra, que estaba todo resuelto en cuanto al contrato. Y sí, efectivamente estaba todo resuelto, estaba todo listo en el contrato. Pero él no menciona que mis inquietudes no son o no fueron en relación a los números que arreglamos, no fue por algo económico. Sí fue en relación al tema en discusión que eran las lesiones. El contrato estaba hecho y Unión Española se estaba resguardando por el tema que todos conocemos de las lesiones. Yo no tuve ningún problema en acceder a un sueldo que ya lo dije ($1.500.000) y también el tema de los bonos por partidos jugados. El día miércoles, Luis Baquedano llamó a Mauricio Valenzuela (mi representante) y le dice que si en estas condiciones en cuanto a los números yo iba. Y como yo quiero jugar, quiero tener una revancha en el fútbol, como mi último paso por Colo Colo y México no fue como yo esperaba y vino el tema del Covid, el tema de la lesión...Busco una revancha en el fútbol, es un anhelo personal de terminar jugando.

¿Cuál fue el problema?

El tema económico no era tema en discusión en Unión Española. Lo que yo el jueves en la mañana le hice saber a mi representante Mauricio Valenzuela es qué pasaba con las variantes sujetas a la lesión. Si el mayor miedo de Unión era que existiera una lesión muscular, yo no tengo ningún problema en que no se me pague. Eso no estaba en discusión. No está en discusión que si yo estaba en Unión y entrenaba muy mal y Jorge Pellicer veía que no debía citarme por una condición técnica, táctica, futbolística, yo no iba a golpear la puerta a nadie para que me pagaran porque no estoy lesionado. Lo que yo consideraba injusto, y se lo hice saber a mi representante, y es palabra de mi representante que lo habló con Baquedano. Baquedano le dio un últimatum y le dijo ‘o se firma así o esto se cae’. Cuando él dice que yo soy un mal elemento por no llegar, eso me molesta, me genera rabia.

¿Por qué le genera tanta rabia?

Muchos de ustedes me piden hablar, yo leo los mensajes y ni siquiera respondo. No soy un tipo que habla mucho. Siempre la dejo pasar, me la como tranquilo, me la como para callado. Sé cómo es esto, sé cómo funciona, sé el tema de las fuentes cercanas. No estoy criticando el tema de las fuentes cercanas y por eso muchas veces ni respondo, pero acá se me está señalando como un mal elemento, se me está dejando como un tipo poco serio. Y yo planteé mis inquietudes. Si acá hay alguien que tiene que resolver este enredo que ya no tiene vuelta atrás son Mauricio Valenzuela y Luis Baquedano.

¿Cuándo le hace saber sus inquietudes?

Mis inquietudes se las hice saber a mi representante el jueves en la mañana y el mismo día se las hicieron llegar a Luis Baquedano, cosa que fue no ignorada en lo literal, pero sí ignorada al decir que eso no se discute, es lo que hay y ya está. ¿Qué quería yo? Si yo no estoy lesionado y el entrenador decide darme descanso, porque Unión Española clasifica a Libertadores, y el domingo y miércoles se jugaba, se considerara. Eso pasa mucho en el fútbol. Si a mí me dan libre, yo no estando lesionado, porque yo no tendría derecho a ese bono. Yo no estaba lesionado. ¿Acá la cuestión era la lesión, no? Eso pasa en el fútbol. Entonces, ¿Si eso pasaba yo no iba a recibir? Eso se le preguntó a Luis Baquedano. Me parece extraño que diga que nunca le preguntaron si yo se lo hice saber a mi representante. Es raro que salga atacándome diciendo que yo soy un mal elemento si estas cosas se las hicieron saber. Por qué yo si accedí a que en una de las cláusulas dijera que a mitad de año Unión Española se reservaba el derecho de revisar mi presente en la institución y si ellos consideraban que no había correspondido a las expectativas, el contrato se daba por finalizado y no había compensación económica. No tenía derecho a cobrar los próximos seis meses, y yo accedí a todo eso. Baquedano se equivoca porque yo no cuestiono el contrato en números, sino en las aristas. Puntualmente en el tema lesión, que era lo más importante para Unión. Si yo me lesiono muscularmente, yo no iba a golpear la puerta de nadie para que me pagara. ¿Qué pasaba si hacía un gol de cabeza a los 10 minutos y el arquero me rompe la cabeza y me tengo que ir al hospital? Hice el gol, estoy en el hospital, mi familia preocupada, y no me pagan porque no jugué los 35 minutos. Pero, ¿qué culpa tengo yo de un accidente futbolístico que se escapa de un tema de lesión generado por un problema mío?

Desde juvenil que seguramente no ganaba tan poco. ¿Quisieron aprovecharse de sus ganas de jugar a toda costa?

Muchos amigos, no amigos, gente del fútbol me llegó a comentar que si era verdad que iba a ganar $1.500.000. Yo les dije que sí y me decían que ahí se notaba que de verdad quería jugar. ‘Porque eso me imagino no te lo pagaban ni cuando eras juvenil’, me decían. Y sí, es verdad, no me lo pagaron ni cuando era juvenil. Mucha gente se siente ofendida porque por esa plata trancan con la cabeza. Lógico, yo también tranco con la cabeza. El tema acá no era la plata. No se discute eso. Yo considero que si me estoy preparando, me estoy cuidando, me estoy entrenando, para poder tener un año como la gente, digno de mi carrera y poder terminarlo en alto, tenía que empezar de cero. Unión me ofreció la chance, que en su minuto dijeron que no, y acá hay algo que Luis Baquedano se le ha olvidado contar y quiero que lo dejes anotado, por favor. A él se le olvidó contar un mensaje que le manda a mi representante pidiéndolo que escriba por correo ciertos puntos económicos y que él con eso iba a acceder a Jorge Segovia para el visto bueno. Baquedano cuenta su historia, pero no la cuenta completa. Cuenta la historia que le conviene a él, que me deja mal a mí.

Pero no llegó a los exámenes médicos...

Decir que es un mal elemento, que no llegué a los exámenes médicos... yo tengo los mensajes con el doctor donde le digo que tengo un problema con mis hijos, en las clases online, con problemas que necesito resolverlos. Eso me llevó más tiempo resolverlo. Yo le mandé un mensaje al doctor, le dije que cuando terminara me iba para allá. Me dijo que lo hiciéramos mañana. Esto todo el día jueves. Ahí me quedé tranquilo. Estuvimos todo el día jueves con mis inquietudes y me parece raro que él diga que no le hicimos llegar nada. Mi representante estaba al tanto porque era algo que a mí me parecía importante. Es como raro.

¿No se considera un jugador conflictivo?

No me voy a ir tan lejos porque yo considero que rebuscar en los archivos es súper fácil, pero por algo son archivos. Pero claro, vale la pena sacarlos, pero están archivados. Es parte del pasado. Cuando pasó lo de Mario Salas, que nosotros fuimos a la conferencia de Agustín (Orión) dijeron que éramos los cabrones, los malos elementos. Resulta que se fue Orión, me fui yo y siguieron los problemas en Colo Colo. Yo estando en México seguían los problemas en Colo Colo. Antes de volver ya había problemas. Estaba lleno de problemas con los jugadores que habían estado en el seguro de cesantía, con otros jugadores que no le estaban pagando el seguro de salud, estaba lleno de problemas. Entonces, cuando uno dice ‘no, los cabrones, los problemas que generan dentro del camarín...división’. Yo me cuestiono y me hago la pregunta...por qué si soy tan conflictivo, si tantas veces se me ha dicho con lógica porque son cuestiones públicas. Pero, ¿por qué se me carga tanto la mano? Ustedes nunca han entrevistado a un jugador que ni siquiera en off les han dicho ‘no, este weón es mal elemento’. ¿Por qué no son sinceros? ¿Cuántas veces vemos que el titular y nos quedamos con eso? Hoy la gente no lee la noticia, lee el titular. ¡Ah, entonces es un jugador conflictivo porque estuve metido en esto, en lo otro! Pero, espérate...¿hace cuánto no está metido en nada? Bueno, cambió, quizás está pagando por lo del pasado. ¿Hasta cuándo tengo que pagar lo que hice en el pasado? ¿Cuántos problemas pasaron y siguen pasando? Hoy no estoy en Colo Colo y están lleno de problemas. Pero resulta que el problema éramos los grandes, los cabrones. Se me cargó el tema de Gaete. Notición: Gaete se va porque Valdivia le hace bullying. ¿Tú escuchaste alguna vez a Gaete diciendo que si yo le había hecho bullying? Así como el caso Gaete en que era mentira, ¿no pasa otras veces? Pero respóndeme, por fa...

En La Tercera nunca publicamos que fuera usted.

Y a pito de qué sí dicen que sí lo hice. ¿Para qué? ¿Por qué? ¿Es más fácil atacar a Matías Fernández o a mí? A mí po’...

¿No se arrepiente de haber vuelto a Colo Colo?

No para nada...

¿No siente que su vuelta fue más marketing para calmar a la gente que viendo su aporte como futbolista?

En su minuto sí lo pensé, pero eso ya pasa a segundo plano. Si yo hubiese jugado sería otra historia la que estoy contando. Pero no me cuestiono tanto el tema de haber vuelto sin estar un tiempo sin entrenar. Volví porque quise volver, pensé que sí podía, pero no se pudo. No me cuestiono para nada porque estuve en un momento en el que era difícil estar. Pero si bien dentro de la cancha no fui el aporte que esperaba, tampoco me arrepiento.

¿No siente que a Colo Colo no se le respeta a los históricos?

No voy a hablar del tema históricos, Colo Colo. Accedí a esto puntualmente por lo de Unión. Enfoquémonos en esto nomás y de Colo Colo hablaremos en otro momento.

El volante entrena de manera particular.

¿No piensa en el retiro?

En el retiro todavía no pienso porque tengo tantas ganas de jugar para terminar bien. Incluso, la mejor prueba era aceptando la propuesta económica que por ahí pueda ser un insulto para la gente que yo diga que es poca plata. Estamos en Chile y la funa es rapidísimo y te dicen altiro ‘oye, yo gano 200 lucas’. Pero tú profesión es distinta a la mía y la tuya no vende como vende el fútbol. Eso la gente no lo entiende. No me planteo terminar la carrera. Lo que sí quiero es ir a un equipo donde yo tenga la cancha de poder jugar, donde me conozcan, donde vean cómo soy porque muchas es tanta la difamación que uno tiene, la mala fama, que por ahí los equipos dicen ‘no, porque este loco es conflictivo’. Pero si vamos a desgranar todo lo que dice es mitad verdad y mitad mentira. Y quiero que lo pongas también...

Estoy grabando, no se preocupe...

Así como cuando salen notas del estallido y mienten en algunas cosas. Quiero que se diga que no todo lo que se dice en relación a mí es verdad. ¿Por qué para la gente se miente en esto y en eso otro no? A este loco le damos credibilidad y a este no.

¿Y por qué se mentiría en relación a Jorge Valdivia?

A veces los archivos los sacan a colación, pero solo lo malo, nunca lo bueno. También sería bueno que se destacara lo bueno. O cuando alguien habla bien o desmiente sobre lo que se está hablando, que también se destaque. Pero eso no se destaca. No, es conflictivo. ¿Pero por qué es conflictivo? Porque yo confronto, yo voy a confrontar a alguien si considero que está siendo injusto conmigo. En este caso , ‘weón, quédate callado. Eres conflictivo, otra vez estás dando pena’. Pero están jugando con mi nombre, no con el de Pablo Pérez. Están jugando con el mío. El que está diciendo que yo soy un elemento tiene que ser un padre santo y hasta hoy en día los padres ya no son tan santos. Que Luis Baquedano me diga que yo soy mal elemento, no solo significa que me tengo que retirar yo del fútbol sino que todos. Todos. Si él va a decir que a él nadie le dijo, que era súper sencillo, por qué no nos escuchó. ¿Por qué no accedió a nuestras dudas? Yo nunca he dicho que quería cambiar cosas económicas. Si él dice que era tan simple, no veo porqué era tan difícil resolverla.

Por todas las lesiones que viene arrastrando, con Covid incluido. Más allá de pedir sueldo bajo. ¿Se siente en condiciones de poner exigencia?

No, los bonos te los ofrece el club. Yo te voy a orientar un poquito, pero ponlo. Existen bonos por minutos jugados, por objetivos conseguidos. ¿No existen renovaciones por partidos jugados? Entonces qué hay de extraño que alguien que tuvo lesiones tenga bonos por partido jugado. Eso es un estímulo. No es anormal. Si yo me iba a Unión y me lesionaba, ¿tú crees que el mayor perjudicado iba a ser Unión Española?. Iba a ser yo. Unión Española está pagando un sueldo bajo, que económicamente en el fútbol era bajo. Por favor, pon todo lo que te estoy diciendo. Un club donde el jugador se lesiona y no recibe plata porque no está jugando. Unión Española está pagando un sueldo bajo. Y a mitad de año, el club consideraba que fue un fracaso e iba a rescindir contrato. Iba a pagar seis meses, un sueldo bajo para el fútbol y yo sería el más perjudicado porque otra vez estuve lesionado. El tema de las lesiones, en esta ocasión, en el contrato de productividad, se usa en los delanteros. En los delanteros pagan por los goles. Eso se maneja, pero ese no era el problema para Luis Baquedano. El problema se produce cuando yo hago las preguntas a través de mi representante y me dijeron que no había modificación.

¿Cómo está físicamente? ¿A qué le atribuye tantas lesiones?

En estos minutos estoy muy molesto porque Luis Baquedano me trató de mal elemento, sin justificación. Distinto hubiese sido si él decía que el día miércoles arreglamos por 13 helados y el día jueves él me pidió tres helados, tres chocolates y una proteína, te la creo. No tengo nada que decir. Pero no estamos acá discutiendo el tema económico. Era cómo arreglábamos el tema económico en base a lo esencial por parte de Unión Española que era la lesión. Yo encontraba injusto que por una lesión que es futbolística, que puede ser un codazo o una patada que te saca de un partido, o decisiones futbolísticas en términos de descanso que sí se da en algunos jugadores, no debía percibir el bono. No era lesión. Y Luis Baquedano decía no íbamos a tener problemas. Entonces no entiendo: o él está mintiendo o el mensaje que yo le transmito a mi representante no se lo hace llegar. Acá el único que queda mal con la institución soy yo, siendo que yo sí quería ir.

Y sus lesiones...

Todas las lesiones tienen una explicación. A veces es esto, lo otro, no sé qué. No voy a empezar a justificar o decir ‘uta mira esto, esto otro’. No. Yo de aquí para adelante lo único que quiero es que un equipo pueda confiar en mí, que me conozcan primero, pero no en base a lo que sale, lo que no sale, a que hubo una conferencia de prensa y fueron. Y resulta que estaban contra el entrenador. Y resulta que después Jorge Valdivia se va y siguen los mismos problemas. Cuando pasa lo de Mario Salas, todos reunidos en la cancha mirando para lugares distintos, yo no estaba po’. Si yo soy el responsable, yo soy el mal elemento, quiere decir que yo por teléfono llamé a los jugadores antes de empezar el partido y les dije ‘oye, cuando Mario Salas los llame...no lo pesquen’. A mí también me gusta leer los titulares y ni siquiera pesco las noticias. Pero no, acá se está jugando con mi nombre, yo tengo a mi familia detrás. Luis Baquedano dice que Jorge Valdivia es un mal elemento, pero yo tengo señora, tengo mamá, tengo hermano, tengo hijos. Yo se supone que no quiero darle ese ejemplo de vida a mis hijos. Él está hilando muy fino. Es más fácil decir no lo queríamos y punto. Por eso le ofrecimos una plata ahí abajo, por eso condicionamos su contrato a lesión, por eso a mitad de año lo teníamos que revisar y no escudarse con que soy un mal elemento.

¿Le molesta volver al pasado y que lo culpen de todos los problemas?

Mira, por favor anota...

Estoy grabando, Jorge. No se preocupe.

Es que después tú sacas la nota y dices que te dieron menos espacio, o algo. Cuando salió lo de Perú, lo del rayado de camarín. ¿Qué se dijo? Que había sido yo. ¿Ustedes saben quién fue? ¿Fui yo?

No, no fue usted.

¿Y por qué no lo dicen?

Nosotros nunca publicamos que fue usted.

No, compadre. Todos lo han hecho. Yo no te estoy culpando a ti y no me interesa enjuiciar a La Tercera. ¿De quién se habló? De mí. ¿Hubo alguien diciendo no fue Jorge Valdivia, fue otro weón? Me preguntaste por lo de conflictivo y te llevo dos elementos: Gaete y Perú. Y los dos me dices que no fuiste tú. ¿Tú hiciste algo para decir no fue este loco? Se dejó ahí nomás. A eso apunto yo. ‘No, otra vez Jorge Valdivia’. ‘No, porque este weón millones y no juega’. Cobro millones porque algo habré hecho en mi vida futbolística, compadre. ‘Sí, pero hace tiempo no jugai’. Sí, y te pido que lo pongas, hace tiempo que no juego, pero el mayor ejemplo de que soy consciente de eso es que yo estaba accediendo a un contrato bajo, muy bajo para el nombre que tengo en el fútbol, y que ustedes también lo consideran muy bajo. Entonces no soy tan mal elemento. Este loco sí es consciente que no viene jugando y que estaba apuntando a una revancha en el fútbol. Pero, ¿por qué nadie lo dice? Porque no hablo con la prensa, no tengo amigos en la prensa, no revelo cosas a la prensa. Yo no la revelo. A mí me escriben muchos colegas tuyos y con ninguno hablo. No cuento lo que pasa, qué dice este, qué hace este otro, si este weón salió. ¿O alguna vez has escuchado que Jorge Valdivia es sapo? No po’. Es más fácil decir que soy conflictivo porque en su minuto pasó lo de Venezuela, el Puerto Ordazo, con lo del Bichi Borghi que nos echaron. Está bien, pero yo ya pagué eso. Yo ya pagué. Entonces estar siempre tildándome por algo de conflictivo que ya pagué y no mirar para adelante y pensar que se le han cargado muertos encima en los que no ha está metido. ¿Por qué no lo ponen? ¿Por qué no lo dicen? Dime...

Porque en los casos que usted menciona La Tercera no lo ha culpabilizado. Y porque nadie tampoco lo ha defendido públicamente...

Está bien, te encuentro la razón en eso. Mientras no exista esa versión no se puede poner. Pero por qué no ponen ‘se dice’ y sí lo aseguran. Acá cuando hacen la nota ustedes no dicen se rumorea, ponen fuentes cercanas dicen que él fue. No po, compadre. Tú dices no hablas para bien ni para mal, pero sí ponen lo malo. ¿Por qué no ponen lo bueno? Aunque yo no salga hablando.

Porque nunca lo acusamos en esos dos casos.

Si me pongo a buscar todo lo que ha dicho La Tercera de mí sin razón estamos un día. Pero ese no es el tema. Mi punto es que me han cargado muerto que nada que ver, que yo no estoy metido. Ese es el tema. Por ahí, muchas veces los presidentes de equipos piensan que soy conflictivo, es lo que se dice, es el rumor. Quiero agradecerle a Jorge Pellicer porque fue él uno de los que estaba en condiciones de darme esa posibilidad de reencantar y reencantarme. Le agradezco, aprovecho esta tribuna para hacerlo, pero quiero que sepa que no se pudo porque no es que yo no quisiera sino que acá hubo un interés de no llegar a un acuerdo.

¿Es su último año jugando?

Eso solo lo dirá la vida.

Pero su idea de buscar equipos para mostrarse es para retirarse de buena manera...

Yo hoy no me preocupo de la marca del zapato, ni de la marca del auto. Me preocupo de tener auto, de tener zapatos aunque estén rotos. Yo quiero jugar.

¿Quiere callar bocas?

Muchos me dicen ‘con la carrera que hiciste, triunfaste en Brasil, triunfaste en la Selección, triunfaste en Colo Colo, estuviste once o doce años fuera, por qué callar bocas’. Sí, tienen razón. Pero también no hay nada más rico en la vida que taparle el hocico a quienes se lo han llenado.

¿Como a quiénes?

Da lo mismo.

¿Cómo le gustaría que lo recordaran cuando se retire?

No sé. Como alguien que en Brasil es ídolo, como alguien que en la Selección fue campeón de América, como alguien que salió de Colo Colo, volvió a Colo Colo, salió campeón en Colo Colo y volvió en un minuto en el que si bien no jugó vino en un momento en que nadie quería venir. Así me gustaría.

¿El futbolista chileno no se sabe retirar en el momento indicado?

No sé, no voy a hablar de ese tema.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.