Tercera PM
Presenta:

“Ola de violencia” preocupa a comunidad LGBTI: Van 13 ataques este año

Golpes en genitales, quemaduras con agua hirviendo y cigarrillos, violaciones e incluso marcas con esvásticas son algunas de las agresiones que denuncian las víctimas. Los relatos también coinciden en otro detalle: la causa sería su orientación sexual.


“Muchos casos son como de tortura. La experiencia nos dice que mientras avanza la igualdad de derechos, los grupos más homofóbicos reaccionan de maneras más violentas”. Con esas palabras Oscar Rementería, vocero del Movilh analiza el complejo panorama que enfrenta la comunidad LGTBI en Chile, que ayer habría tenido su víctima número trece de delitos violentos, según cifras de distintas agrupaciones de derechos homosexuales.

Hasta ahora se trata de denuncias, no de condenas, pero todos los peritajes policiales, detenidos y circunstancias, así como la visión de la Subsecretaría del Delito, apuntan a violencia producto de la orientación sexual.

La víctima más reciente, un joven trans de 18 años, denunció ayer que fue agredido por dos hombres que, cubiertos con la capucha de sus polerones, marcaron su cara y brazos con esvásticas en una plaza ubicada en la comuna de Pedro Aguirre Cerda.

“Cuando me negué a ofrecerles un cigarro, comenzaron a insultarme. Me decían lesbiana, de manera despectiva. Les expliqué que era transexual y me hicieron marcas en brazo y cara”, señaló el denunciante.

El joven denunció los hechos en la tenencia Carlos Valdovinos, a la cual asistió la Subsecretaria de Prevención del Delito, Katherine Martorell, quien señaló: “Estamos consternados por todo lo que ha estado ocurriendo. Ya sumamos 10 ataques de violencia extrema contra las personas LGBTI en el transcurso del presente año. Esto nos lleva a concluir y decir, de manera tan responsable como dramática, que en Chile se ha desencadenado un ola de ataques”.

El tema parecía asunto olvidado. O así al menos se esperaba. En julio del 2012, en el palacio de La Moneda, el Presidente Sebastián Piñera promulgaba la Ley antidiscriminación, rindiendo un homenaje a Daniel Zamudio, asesinado en el parque San Borja por cuatro personas que cumplen condena. El presidente destacó que su asesinato sensibilizó a la opinión pública y aceleró la normativa que terminó llevando su nombre.

“No podemos olvidar que fue sólo después del cruel asesinato de Daniel Zamudio, quien murió a manos precisamente de la discriminación, el odio y los prejuicios, que Chile se decidió a dar este paso para construir una sociedad más justa”, señaló aquella vez el Mandatario.

Hoy, sin embargo, a seis años de esa ceremonia, los ataques homofóbicos parecen haberse reactivado.

“Esto es una ola de crímenes homofóbicos, de odio en el año 2019. Tenemos 10 casos (con 13 víctimas) de agresiones violentas, pero también otro tipos de discriminaciones que van en alza. Eso nos preocupa, porque demuestra que existen muchas falencias en las leyes y los servicios públicos”, sostiene Rementería.

Agua hirviendo

Los primeros ataques del 2019 se registraron en año nuevo. A José Vargas, de 60 años, lo agredieron dos hombres en Porvenir lanzándole agua hirviendo mientras lo insultaban, señalándole que lo estaban “limpiando y dándole una lección”. A Kilómetros de allí, en Laguna Verde,  Patricio, un joven de 24 años, denunció haber sido atacado por dos hombres quienes quemaron su cuerpo con cigarrillos y pisaron sus genitales.

A estos hechos se suma el estrangulamiento y muerte, en Puerto Montt, de Alirio Andrade, quien en su juventud fue un conocido transformista, conocido como “Marisol Montenegro”, y el ataque a Luis Lillo, quien recibió golpes de pies y puños al interior de un bus del Transantiago.

Tras estos incidentes la Fundación iguales solicitó una audiencia al ministro del Interior, Andrés Chadwick, advirtiendo la posibilidad de una conexión entre los ataques.

“La violencia contra la comunidad LGBTI que hemos presenciado en estos últimos días es insostenible. Hemos pedido audiencia al Ministro del Interior, Andrés Chadwick, para que el gobierno inicie una investigación respecto de la posible conexión en relación a las distintas agresiones que han ocurrido en las últimas semanas. Las autoridades de nuestro país no pueden seguir de brazos cruzados”, señaló el presidente ejecutivo de Iguales, Juan Enrique Pi.

Lesbofobia

Dentro de los hechos enumerados por agrupaciones de derechos LGTBI, la mayoría de los episodios de violencia ocurrieron en contra de mujeres y parejas lesbianas, como lo fueron los casos de Camila y Catalina, agredidas esta semana en el Barrio Bellavista, el de Carolina Torres, quien sufrió una fractura y hemorragia craneal luego de un agresión con un palo, y el de la denuncia que el Movilh realizó en la Fiscalía por un supuesto caso de abuso sexual y discriminación que involucró a una niña de 14 años, debido a su orientación sexual.

Según detalló la organización,  el padrastro de la víctima la violó cuando vivían juntos en la casa de la madre de la niña, por lo que esta decidió enviar a su hija a vivir con su padre biológico, que habría encerrado a la niña y justificado su violación por ser lesbiana.

“Chile no solo es discriminador con las comunidades homosexuales, sino que también profundamente discriminador con las mujeres. Quienes sufren la mayor cantidad de ataques han sido las mujeres, que han tenido que sufrir por demostrar su afecto en lugares públicos. Eso muchos hombres no lo respetan”, advirtió Oscar Rementería.

Seguir leyendo