¿Qué prácticas facilitan los abusos dentro de la Iglesia?: Jesuitas, Maristas y la CECh preparan informes

Durante enero el provincial de la Compañía de Jesús recibirá la primera versión del informe que elabora la Comisión especial de trabajo sobre abuso sexual de menores, instancia que integran laicos como la decana de sicología de la UAH Elizabeth Lira y el ex senador DC Patricio Walker.


Ocurre casi cada viernes pasadas las 13 horas en el Edificio Arrupe que alberga a la Compañía de Jesús en Calle Lord Cochrane 110. Hasta allí llegan la decana de la Escuela de Psicología de la Universidad Alberto Hurtado, Elizabeth Lira, la abogada  Joanna Heskia, la psicóloga UC, Paulina Pérez, la terapeuta familiar Ana María Arón, el ex senador DC Patricio Walker, el sacerdote diosesano Jorge Murillo y el doctor en teología Carlos Schickendantz. El grupo busca responder una pregunta: ¿qué prácticas facilitan los abusos en la Iglesia?.

La Comisión especial de trabajo sobre abuso sexual de menores fue dada a conocer en abril por la Compañía de Jesús que Cristián del Campo S.J encabeza en Chile. La invitación al heterogéneo grupo compuesto por laicos y religiosos era a mirar las prácticas jesuitas frente a las denuncias y reconocer las dinámicas internas que pueden facilitar los abusos. En definitiva: ver los puntos ciegos.

El trabajo de la comisión encabezada por Elizabeth Lira está en su recta final. En menos de tres semanas llegará al escritorio del provincial Cristián del Campo el primer informe del grupo. Luego de eso, la orden decidirá si cabe hacer cambios en su forma de relacionamiento con la comunidad.

La de los jesuitas no es una iniciativa aislada. La Congregación de Hermanos Maristas está en un proceso similar de revisión de sus prácticas y también encargaron esa gestión a un grupo de laicos.

Asimismo, la abogada y canonistas Ana María Celis, en el marco de Consejo Nacional de Prevención de Abusos y Acompañamiento a las víctimas, organismo formado por la Conferencia Episcopal, inició también un trabajo de investigación y está convocando a un equipo de académicos de distintas universidades.

También en la UC, el rector Ignacio Sánchez convocó a un grupo multidisplinario para revisar las causas que posibilitan los abusos que, según la Fiscalía, involucran a 229 miembros de la iglesia en los últimos 20 años.

Jesuitas

En diciembre los jesuitas en Estados Unidos publicaron una lista de sus sacerdotes implicados en casos de abusos desde la década del 50 y que. independiente del proceso penal o canónico, tenían credibilidad para la orden. Se detallaban allí los nombres de los sacerdotes acusados y el lugar donde estuvieron.

Según un sacerdote jesuita, que ha estado tanto del trabajo que realiza la comisión, la Compañía tenía la expectativa de hacer en Chile un gesto de transparencia similar al que se hizo en Estados Unidos, aunque reconoce que solo tiene información desde los años 80 en adelante.

El sacerdote recalca también que la comisión no tiene una labor investigadora. Cuando fue convocada, el provincial le marcó dos líneas de acción: Ver de qué manera la compañía ha manejado los abusos y para ello puso a disposición una descripción de los casos sin nombre de víctimas ni de victimarios. En esa línea es clave la presencia de la abogada Joanna Heskia, quien está en el equipo paralelo que recepciona las denuncias que llegan a la Compañía.

A la comisión también se le pidió mirar la realidad del abuso de poder y el abuso de conciencia. “El objetivo no es establecer un juicio histórico sobre los aciertos y desaciertos, sino aprender sobre el modo como se ha abordado. Se busca un aprendizaje institucional”, dice el mismo sacerdote.

Maristas y la Cech

Hoy en la Congregación de los Hermanos Maristas hay una comisión para la verdad y un comité de protección con delegados en cada colegio de la orden.

También con el ánimo de identificar los procedimientos internos que pudieran facilitar el abuso, los maristas convocaron a una comisión especial externa y autónoma que inició un trabajo discernimiento con equipos de sicólogos. En marzo se iniciará un recorrido por los colegios. La formación marista también es parte del análisis.

Después de asumir como presidenta del Consejo Nacional de Prevención de Abusos y Acompañamiento a las víctimas, organismo formado por la Conferencia Episcopal, la abogada Ana María Celis fue recibida por el papa Francisco en Roma. Allí dio cuenta de las medidas que se están tomando en el área de prevención.

Como parte de ese proceso, inició el estudio Causas, contextos y consecuencias de los abusos sexuales cometidos por clérigos en Chile” .

En contacto con La Tercera PM,  la canonista detalla que su trabajo busca “la  comprensión de las particularidades que tienen los abusos cometidos en ambientes eclesiales en nuestro país, con el objetivo de concluir con un modelo de prevención y reparación a ser implementado en ámbitos pastorales y también educacionales”.

La metodología -añade Celis- contempla el análisis de las sentencias civiles existentes hasta la fecha, así como la aplicación de un cuestionario a autoridades religiosas de todas las diócesis y congregaciones adscritas a Conferre (Conferencia de Religiosas y religiosos de Chile), que ya está siendo respondido. Junto con lo anterior, parte fundamental del estudio consistirá en la realización de entrevistas a víctimas y sobrevivientes, y de focus group a comunidades afectadas.

La información recabada por el equipo de investigadores será analizada por un panel de expertos formado por académicos de diversas universidades y profesionales representantes de instituciones especializadas en el tema, que están siendo convocados en estos días. Los resultados del estudio se darán a conocer en noviembre.

Seguir leyendo