Columna de Ian Bremmer: Las amenazas de las tierras de nadie

La gente inspecciona una casa destruida luego de una operación del Ejército estadounidense en la aldea siria de Atmeh, en la provincia de Idlib, el 3 de febrero de 2022. Foto: AP


Por Ian Bremmer, presidente de Eurasia Group y GZero Media.

En los días y semanas que siguieron a los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y Washington, surgió un consenso sobre la mejor manera de prevenir futuras catástrofes de este tipo. Los funcionarios políticos nos advirtieron de que las extensiones de territorio sin gobierno se convierten en caldo de cultivo y entrenamiento para los extremistas. De este modo, algunos países que producen poco valor pueden empezar a exportar violencia, refugiados y agitación.

Esta fue la lógica que condujo a la guerra de casi 20 años dirigida por Estados Unidos en Afganistán, que terminó hace apenas seis meses. La lección podría haber sido reaprendida cuando el Estado Islámico se introdujo en los vacíos de seguridad en Irak y Siria. Sus militantes amenazaron con causar estragos en todos los continentes, y la agitación en Medio Oriente produjo oleadas de refugiados que crearon nuevos tipos de cargas políticas y económicas en Europa y otros países de Medio Oriente como Turquía.

Hoy, Estados Unidos está mucho menos dispuesto que tras el 11-S a aceptar los costos y riesgos que conlleva la lucha contra conflictos de duración indefinida en lugares lejanos. La administración Biden se centra mucho más en los retos que plantea China que en los problemas de Medio Oriente. Europa está ahora, comprensiblemente, mucho más preocupada por Rusia.

Sin embargo, hoy hay más extensiones de territorio sin gobernar que antes de 2001. Varios países tienen territorios considerables que podríamos llamar “tierras vacías”, zonas gobernadas principalmente por hombres con armas de fuego y no por leyes. El ejemplo más claro sigue siendo Afganistán, donde el colapso del gobierno tras la caótica retirada de las fuerzas estadounidenses el pasado agosto dejó a Kabul y a algunas partes del país de nuevo en manos de una fuerza extremista, desorganizada e inexperta de los talibanes. Este nuevo gobierno tendrá que luchar para impedir que la filial local del Estado Islámico atraiga a militantes de otras partes del mundo para que se instalen en extensiones no gobernadas del país. Aunque tanto Estados Unidos como China tienen interés en la paz y la estabilidad, ninguno de los dos gobiernos quiere implicarse directamente en su futuro.

Los riesgos del terrorismo también son graves en el Sahel, escasamente gobernado. Los conflictos con combatientes islamistas se han extendido desde Malí a toda la región, desencadenando ataques terroristas a gran escala en Burkina Faso, Níger, Malí y Chad. También han creado un notable nivel de inestabilidad política: En los últimos 18 meses, se han producido golpes de Estado exitosos en Malí (dos veces), Guinea y Burkina Faso, golpes de Estado fallidos en Guinea Bissau y Níger, y una toma de poder menos violenta en Chad. En todos los casos, la inestabilidad política crea oportunidades para el extremismo, y el extremismo profundiza el caos político.

También en este caso, los actores externos son cada vez más reacios a intervenir directamente. Estados Unidos dio un paso atrás después de que en 2017 murieran cuatro soldados estadounidenses en Níger. Francia también ha reducido su presencia militar. Una intensificación de estas insurgencias aún puede empeorar mucho las cosas para África Occidental y todos los que puedan ser víctimas de los militantes que se entrenan allí para lanzar ataques en otros lugares.

La guerra civil de siete años en Yemen se ha vuelto más peligrosa en el último mes, ya que los rebeldes hutíes, respaldados por Irán, han comenzado a disparar de nuevo misiles hacia los Emiratos Árabes Unidos, país que se ha asociado con la coalición liderada por Arabia Saudita a la que los hutíes se enfrentan dentro de Yemen. Después de reducir el apoyo militar a los sauditas, la administración de Biden, que se enfrenta a múltiples dolores de cabeza internos y a un desafío de Moscú sobre Ucrania, ha hecho poco para impulsar un alto el fuego en Yemen o para aliviar el sufrimiento de los civiles atrapados por los combates. Los efectos se extenderán más allá de Yemen. Los ataques de los hutíes han dañado instalaciones petrolíferas fundamentales para la economía mundial en Arabia Saudita y han aumentado las tensiones regionales con Irán. Los esfuerzos de lucha contra el terrorismo dentro de Yemen siguen siendo vacilantes, lo que da un respiro a una filial capaz de Al Qaeda en ese país.

El portavoz de la coalición liderada por Arabia Saudita, el coronel Turki al-Malki, habla durante una conferencia de prensa en Riad, el 26 de diciembre de 2021. Foto: Reuters

Myanmar y Etiopía tienen gobiernos mucho más fuertes que los de Afganistán, el Sahel o Yemen, pero ambos países están ahora plagados de conflictos civiles que no pueden controlar. En Myanmar, la junta gobernante, que lleva más de un año en el poder, aún no ha conseguido contener un movimiento de desobediencia civil y la resistencia de las organizaciones armadas de minorías étnicas. Estados Unidos ha tratado a Myanmar como un asunto de baja prioridad, y aunque China apoya a la junta, no ha invertido mucho en restaurar el orden fuera de las ciudades más grandes del país. India y China se enfrentan al riesgo de que los flujos de refugiados sean más fuertes a medida que las condiciones dentro de Myanmar empeoran.

Etiopía se enfrenta a muchos de los mismos problemas. Tras más de un año de guerra civil, el impulso militar sigue oscilando entre el gobierno y las fuerzas antigubernamentales. El enfoque de Estados Unidos ha sido incoherente, mientras que China ha proporcionado al gobierno cobertura diplomática y algunas armas, alimentando un riesgo de conflicto que podría generar flujos de refugiados que desestabilicen todo el Cuerno de África.

Por último, la interminable sensación de crisis tanto en Venezuela como en Haití ya ha desencadenado oleadas de refugiados hacia Norteamérica y toda América Latina. La represión política y el colapso económico en Venezuela han llevado a más de seis millones de personas a huir del país desde 2014. Estados Unidos ha puesto poco empeño en buscar una solución política a la miseria económica de Venezuela. Haití sigue sumido en una corrupción endémica y en luchas políticas a menudo violentas, que ya han inspirado a miles de haitianos a intentar llegar a Estados Unidos.

En un “mundo G-cero”, en el que no hay una sola potencia o una alianza fuerte de potencias que pueda proporcionar un liderazgo global, es probable que estos diversos incendios ardan durante más tiempo y con más intensidad. En las últimas dos décadas, el mundo ha visto una y otra vez que las fronteras internacionales no pueden contener la violencia política, las dificultades económicas y la miseria humana. En 2022, los gobiernos más ricos y poderosos del mundo siguen pretendiendo que la agitación “allá” puede ser ignorada con seguridad.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Los “desaparecidos no localizados” se dispararon de 265 a 10.366en 2021, acumulando un total de 108 mil casos desde 1964.