Rechazar para reformar 2.0: las ideas de la derecha

30 de mayo de 2022/SANTIAGO Las directivas de los partidos de Chile Vamos, Javier Macaya,Diego Schalper,Jorge Alessandri, Francisco Undurraga y Luz Poblete,acudieron a la Contralor’a para ingresar una presentaci—n por el video del gobierno sobre el plebiscito constitucional del 4 de septiembre. FOTO: CRISTOBAL ESCOBAR/AGENCIAUNO

En Chile Vamos se comprometen a cambios a la Constitución si pierde el Apruebo: derechos sociales como el de vivienda, reconocimiento constitucional a los pueblos indígenas y temas medioambientales son algunas de las propuestas.




Una serie de encuentros han tenido por estos días los convencionales de derecha con las directivas de los partidos de Chile Vamos.

Si bien los personeros se encuentran recorriendo el país desplegados por el Rechazo de cara al plebiscito del 4 de septiembre, se ha tocado otro tema en las reuniones: qué propuestas poner sobre la mesa en caso de que en los comicios no se apruebe el borrador de nueva Constitución.

En la UDI, RN y Evópoli han manifestado su compromiso a darle continuidad al proceso constituyente en caso de que gane el Rechazo. Desde ahí que los partidos están viendo qué cambios están dispuestos a hacer. Esto, en medio del problema de credibilidad que tiene el sector (y que ellos mismos reconocen), ya que desde la izquierda piensan que Chile Vamos no está por hacer ninguna modificación sustancial a la actual Carta Magna.

La batería de propuestas

En RN no hay una postura en común y pronto se pondrán a trabajar en un documento formal. De todas maneras, hay consenso sobre ciertas cosas, por ejemplo, en bajar el quórum de 2/3 a 4/7 para reformas constitucionales.

Una propuesta personal del presidente del partido, el senador Francisco Chahuán, quien plantea consagrar un Estado democrático y social de derecho, cambiar el sistema presidencialista por uno semipresidencial con mayor equilibrio entre el Ejecutivo y el Legislativo y que incluya la figura del primer ministro. También propone avanzar en un Estado descentralizado, entre otras materias. Algunas de esas ideas ya están en el Congreso hace algún tiempo.

“Tenemos muchas ideas sobre la mesa que recogen las indicaciones que fueron presentadas por nuestros convencionales, como otras ingresadas cuando planteamos el Rechazo propositivo en el plebiscito de entrada. Abogamos para que ganando el Rechazo podamos avanzar en una nueva Carta Fundamental”, dice Chahuán.

Otros planteamientos los ha hecho el secretario general del partido, Diego Schalper. El diputado, durante el 2020 ingresó reformas constitucionales, entre ellas, para consagrar el reconocimiento constitucional a los pueblos originarios, asegurar igualdad salarial entre hombres y mujeres, asegurar una pensión básica con un monto que al menos iguale la línea de la pobreza, derecho al agua potable para el consumo y la eliminación del control preventivo del Tribunal Constitucional, entre otros asuntos.

Uno de los vicepresidentes de RN y constituyente, Luis Mayol, plantea darle más atribuciones de iniciativa legislativa al Parlamento y compromisos sociales, como el derecho a una vivienda, respetando la propiedad.

El presidente de la UDI, Javier Macaya, por otro lado, explica que algunas ideas son “reconocimiento constitucional a los pueblos originarios sin tener una Constitución de corte indigenista, entendiendo que Chile es un país multicultural, no plurinacional. Una preocupación por materias como la corrupción, la cuarta revolución industrial, lo digital. Es importante que la nueva Constitución sea verde, sustentable, pero no antiextractivista”.

Además, agrega “que Chile sea un Estado social democrático, la importancia que tiene que tener la sociedad civil en la provisión de esos derechos sociales. El derecho a la vivienda propia”.

También se encuentran trabajando en un documento con propuestas los convencionales Ricardo Neumann, Felipe Mena, Eduardo Cretton, Katherine Montealegre y Constanza Hube. Ahí proponen derechos sociales que garanticen una pensión digna, derecho a la vivienda, modernización del Estado, deberes de las personas para la protección del medioambiente y derecho a la conectividad digital, entre otros.

Las ideas de Evópoli

En Evópoli los temas fueron plasmados en un voto político elaborado en el consejo general del pasado 4 de junio.

Ahí, el partido acordó que debe haber reconocimiento constitucional a los pueblos indígenas, cambios al sistema político, mejoras a la descentralización y a la protección del medioambiente.

Esas propuestas fueron aterrizadas por un trabajo programático elaborado por el constituyente Hernán Larraín Matte y el director ejecutivo del centro de estudios Horizontal, Juan José Obach.

En descentralización, por ejemplo, establecen entregar mayores competencias a los gobiernos regionales; en medioambiente, consagrar el derecho a vivir en un territorio sano; en sistema político, la creación de un modelo de cooperación Presidente-Congreso que defina las atribuciones de ambas cámaras, y en sistema de justicia, un nuevo Consejo de la Judicatura que se haga cargo de los nombramientos, evaluaciones y cese de funciones de los jueces.

La presidenta del partido, Luz Poblete, agrega otro ejemplo: que la Constitución tenga perspectiva de género.

“Tenemos un compromiso con una nueva Constitución, al haber participado de los procesos que se han abierto a eso, los cabildos de Michelle Bachelet, la propuesta de nueva Constitución de Felipe Kast en las primarias presidenciales y haber votado mayoritariamente Apruebo en el plebiscito de entrada”, dice Poblete.

En el Partido Republicano de José Antonio Kast no se ha adoptado una decisión institucional en caso que gane el Rechazo. En esa colectividad, algunos militantes no quieren cambios, sino que están por mantener la Carta Magna como está.

La ofensiva de la derecha responde a que no les gusta el texto constitucional propuesto por la Convención. Por lo mismo, en caso de que gane el Apruebo, varios reconocen que intentarán echar pie atrás en varias medidas, por ejemplo, la eliminación del Senado y la diferenciación en el sistema de justicia para pueblos originarios y el resto de la ciudadanía.

Por esta razón, si gana el Rechazo no avanzarían en esas materias y también dejarían fuera la idea de la plurinacionalidad.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.