El diseño es abierto

diseño

Comencemos a olvidar la producción en serie y todo el círculo contaminante y capitalista que ello acarrea. Como lo predijo Enzo Mari en su manual Autoprogettazione de 1974, hoy en día el diseño va en la dirección en que el consumidor se convierte en productor a partir del llamado Open Design, una recopilación de códigos, planos e instrucciones abiertas a través de Internet donde todos podemos convertirnos en creadores.




El italiano Enzo Mari nació en 1932 pero pertenece a nuestra época. Arquitecto y diseñador moderno y de alma rebelde, ha dedicado gran parte de su vida a la fabricación de muebles, aplicando en ellos funcionalidad y el carácter social del diseño. En la década de los 60 ya estaba hablando de lo que conocemos hoy en día como el DIY (hazlo tú mismo) o el Open Design (diseño abierto). Sin ir más lejos, en 1974 publicó un manual que ha marcado con sangre a los diseñadores alrededor del planeta en su modo de actuar como tales. Se trata de Autoprogettazione, libro, estudio y declaración de principios de Mari, en el que aparecen las raíces y referencias de las estrategias contemporáneas de diseño que se agazapan bajo la sostenibilidad. Este libro fue pionero promoviendo el uso de materiales económicos y la facilidad en el ensamblaje, además de la distribución masiva del documento. Estamos hablando de los setenta, época totalmente industrializada, sí, ¡Mari es un provocador! Y este grande nos hizo cuestionarnos ¿para dónde va el diseño hoy en día? Si tenemos en mente que ya pasamos (hace rato) la Revolución Industrial, la producción en serie, y al mismo tiempo se nos vino encima la revolución tecnológica, ¿qué tiene que ver, en la actualidad, una con la otra? Es preferible sacarle provecho a la segunda, ¿no? Al parecer el panorama va hacia una producción más consciente, ojalá local, sin tantos gastos de traslado (que solo aumentan la huella de carbono), un diseño que fomente la economía circular, rompiendo así las barreras del capitalismo.

Tomás Vivanco, académico de la Escuela de Diseño de la UC, opina al respecto: "El Open Design es un término que se ha venido masticando durante los últimos 8 años, y tiene un soporte basado en las tecnologías y en las comunidades. Lo que se busca hacer es que los diseños que se compartan a través de Internet tengan la capacidad de ser reproducidos en cualquier lugar del mundo. Uno es capaz de compartir códigos, compartir conocimientos. Entonces esto modifica ciertos paradigmas que tenemos en relación a la propiedad privada, en base a los objetos de consumo y nos alinea en un panorama de colaboración, de comunidad. Nos convertimos entonces en 'prosumidores', productores y consumidores, disminuyendo la huella de carbono. Si uno se fija, todos los proyectos 'open source' o código abierto, todos se soportan en base a la comunidad (…) Las implicancias del Open Design tienen que ver básicamente con una dinámica social cultural y también energética medioambiental, porque de ese modo empiezas a conectarte con gente en cualquier parte del mundo que te puede transferir digitalmente objetos sin necesidad de transferir el objeto físico… imagínate lo que es un volumen, trasladarlo en un container, traerlo desde China, comparado con compartir archivos; ahora se importan códigos para poder hacer una producción local".

El Open Design, entonces, cuestiona qué ocurrirá con el rol de los diseñadores en unos próximos 30 años, incluso el de los arquitectos. Porque las personas van a solucionar de manera directa sus necesidades, no van a depender de otro. "De algún modo el rol del diseñador se tiene que ir reinterpretando. Son dinámicas socioculturales que están ocurriendo en el mundo del diseño. En vez de ir a la multitienda a que te provea de un mueble, tú puedes diseñar tu propio mueble, incluso puedes acceder a estos sistemas globales que están en Internet. Ahora el diseño no se redistribuye, sino que se soporta a través de Internet, a través de una lógica descentralizada", concluye.

[gallery ids="29219,29224,29220,29223,29222,29221" link="file"]

El panorama en Chile: El panorama local, según Vivanco, es incipiente. Si bien existen Fab Labs que apelan a la producción Open Design, estos requieren ciertas herramientas tecnológicas (fuera del martillo, el serrucho y las propias manos del 'prosumidor'), como impresoras en 3D o máquinas de corte láser. Esta, diríamos, es otra 'patita' del Open Design, una más compleja. Por ejemplo, en Maquina.rio (maquinar.io) se pueden comprar los archivos de fabricación y el consumidor los puede alterar o modificar. Está el Fab Lab del campus de Lo Contador de la UC, donde se presta servicios a los estudiantes y actúa con la misma lógica de compartir archivos. Luego está la plataforma fabricaciondigital.cl, la red chilena de plataformas de fabricación digital.

En el extranjero: Traspasando nuestra cordillera el panorama es mucho mayor. Si buscamos en Internet la materia 'Open Design', los resultados son infinitos. Nosotros elegimos los que más nos llamaron la atención y se los mostramos en estas líneas.

Ronen Kadushin es un diseñador y educador de diseño israelí que vive en Berlín desde 2005. En 2004 Kadushin desarrolló el concepto Open Design de sus productos, y en su sitio web estos se pueden descargar, copiar, modificar y producir, al igual que en el software de código abierto. ronen-kadushin.com

Ningal Design: Es una diseñadora israelí que, entre sus diseños, destaca las sillas FABrics, sillas de código abierto que están diseñadas para ser fabricadas localmente por el usuario. Las sillas consisten en madera contrachapada enrutada CNC y cuero cortado por láser. Se montan juntos utilizando conectores impresos en 3D. ningaldesign.com

Libros: Muebles DIY, Una guía paso a paso, de Christopher Stuart. Christopher Stuart es un diseñador estadounidense con base en Indiana y seleccionó en este libro 30 nuevos proyectos de importantes diseñadores internacionales y muestra, paso a paso, cómo utilizar técnicas sencillas para fabricar muebles únicos y originales.

Todas las piezas están realizadas con materiales fáciles de conseguir y son proyectos de código abierto, desde mesas de comedor e iluminación hasta muebles de dormitorio y almacenamiento. Cada proyecto incluye esquemas dibujados a mano con instrucciones breves sobre cómo construir cada diseño. Los proyectos presentan diferentes grados de dificultad, permitiendo así al lector empezar por aquellos más fáciles, que no precisan de experiencia previa en la realización de muebles, hasta proyectos más complejos a realizar una vez se haya adquirido cierta práctica. Disponible en Librería Contrapunto.

[gallery ids="29226,29225,29227" link="file"]

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Aunque se trata de una investigación básica realizada en ratones, el científico que dirige el estudio, Baptiste Piqueret, asegura que los resultados "son prometedores".