Fiscalía boliviana detiene a primer jefe militar por violencia política en 2019

Militares y policía se enfrentan partidarios del ex presidente Evo Morales, en la localidad de Sacaba (Bolivia).

El abogado defensor indica que el general "solo ha cumplido funciones administrativas" y que "nunca ha tomado decisiones de operación". No se descarta que se cite a más jefes militares involucrados en los incidentes.




Este martes la Fiscalía de Bolivia detuvo a Alfredo Cuéllar, un general perteneciente a la Fuerza Aérea, quien se encontraba en investigación por los enfrentamientos políticos que dejaron nueve muertos en la ciudad de Sacaba en noviembre de 2019. Es el primer arresto de un oficial por la ola de violencia del año pasado.

La policía se encargó de cumplir la orden de la Fiscalía, confirmó el jefe de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC), el coronel Alberto Aguilar.

“Sobre la aprehensión del general Alfredo Cuéllar, él está en la FELCC, donde aguardará (...) hasta que un juez defina su situación jurídica”, afirmó Aguilar, entrevistado por el canal de TV Unitel.

Edwin Paredes, abogado defensor del general Cuéllar, dijo que “él solamente ha cumplido funciones administrativas, nunca ha tomado decisiones de operación”.

El militar de rango cumplía funciones de jefe de la guarnición militar del departamento de Cochabamba (centro), donde se encuentra la ciudad de Sacaba, escenario de violentos enfrentamientos entre militares y campesinos cocaleros.

En Sacaba los militares interceptaron a los campesinos cuando éstos pretendían ir a la ciudad de Cochabamba, situada a unos 18 km de allí. Una primera investigación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) estableció que la violencia dejó nueve civiles muertos.

Los graves incidentes arrancaron tras las elecciones generales del 20 de octubre de 2019, en medio de denuncias de la oposición sobre un supuesto fraude del entonces mandatario Evo Morales para mantenerse en el poder hasta 2025.

Primero se registraron choques callejeros entre opositores y simpatizantes de Morales, quien fue presidente desde 2006. Luego, entre civiles, fuerzas militares y policiales.

Morales renunció y le sucedió Jeanine Áñez, de derecha, pero las protestas continuaron.

Los conflictos más serios se dieron entre el 15 y 19 de noviembre, en Sacaba y en la zona de Senkata. Esta última ubicada en la ciudad de El Alto, vecina de La Paz, donde se reportaron 10 muertos, según la CIDH.

Toda la violencia política entre octubre y noviembre de 2019 finalmente dejó unos 35 muertos, según un primer informe de la organización internacional de derechos humanos que esta semana desplazó a una nueva comisión investigadora para indagar el antes, el durante y el después de los incidentes.

El jefe de la FELCC no descartó que se cite a más jefes militares involucrados en los incidentes de Sacaba.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.