López Obrador plantea un referéndum para retirar fuero a expresidentes en juicios de corrupción

El Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, en una de las conferencias matinales.

Esto luego de que los exmandatarios Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón fueran vinculados a hechos ilícitos dentro de una trama con la constructora Odebrecht.




El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, planteó este lunes la posibilidad de iniciar un marco legal de cara a un referéndum para mediados de 2021 para preguntar al país por la eliminación del fuero que protege a los expresidentes de ser enjuiciados por casos de corrupción, después de las últimas acusaciones que sitúan algunos de ellos dentro de una trama con la constructora Odebrecht.

“Habría que revisar este asunto, lo que propongo es que al mismo tiempo que la Fiscalía y el Poder Judicial van resolviendo el asunto de la responsabilidad de los expresidentes, hacer una consulta para que la gente sea la que decida”, sugirió.

López Obrador lanza la propuesta días después de que las declaraciones del que fuera director de la petrolera estatal PEMEX, Emilio Lozoya, en las que señalaba al expresidente Enrique Peña Nieto (2012-2018) y a Felipe Calderón (2006-2012) de formar parte de una red de corrupción con la que se habría beneficiado a Odebrecht a cambio de sumas millonarias.

“No quiero ser yo el verdugo, no es mi fuerte la venganza, decidamos entre todos”, expresó el presidente mexicano, para quien la etapa de depurar responsabilidades debería comenzar desde el gobierno Carlos Salinas de Gortari (1988-1994) hasta 2018, el “periodo neoliberal”, tal y como lo ha definido.

“Lo mejor sería que las firmas las aportaran los ciudadanos. La segunda posibilidad es que lo hagan legisladores, y la tercera es que lo solicite el presidente. Yo voy a esperar hasta el final, pero no descarto la posibilidad de hacerlo, porque es democracia”, dijo.

En relación a las acusaciones que pesan sobre algunos antiguos mandatarios, así como sobre otras personalidades de la política mexicana, López Obrador ha vuelto a insistir que es vital "que se sepa toda la verdad" y que se devuelva todo aquello que le fue robado al erario público.

Caso Loyola

Lozoya, que está siendo investigado por dos casos de corrupción -uno vinculado a Odebrecht y otro a la empresa de fertilizantes mexicana Agronitrogenados-, denunció hace un par de semanas a Peña Nieto y al que era por entonces su ministro de Hacienda, Luis Videgaray, de haber aceptado sobornos valorados en más de 10 millones de dólares (8,5 millones de euros) para la financiación de su campaña y para la compra de voluntades políticas.

"Conforme a lo antes señalado, yo le pedí a Luis Weyll (antiguo director de Odebrecht en México) que apoyara la campaña y precampaña de Enrique Peña Nieto a la Presidencia de la República; y que para tales efectos Odebrecht aportara seis millones de dólares", señalaba la denuncia filtrada a los medios mexicanos que Lozoya emitió ante la Fiscalía.

Peña Nieto no ha sido el único expresidente que ha sido señalado por Lozoya, también lo ha sido Felipe Calderón (2006-2012), puesto que bajo su mandato “se gestaron sólidos esquemas de corrupción” con Odebrecht como protagonista, a través de una petroquímica también brasileña llamada Braskem.

En el escrito, el antiguo encargado de PEMEX aseguraba que era tal la relación entre Calderón y Braskem, “que no sólo le entregó un contrato de más de 20 años para la venta de etanol con un descuento inexplicable”, sino que además decidió darle relevancia internacional invitando al que era por entonces el presidente de Brasil, Lula da Silva, a la firma de este “acto ilícito y dañino para el patrimonio de la nación”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.