Adjudicación de bombas reivindica a anarquista muerta hace dos décadas

Imagen Bomba Comiseria Huechuraba 84

El grupo "Cómplices Sediciosos/Facción para la Venganza" se atribuyó el atentado a la 54° Comisaría y el envío de un artefacto a Rodrigo Hinzpeter. El subsecretario Rodrigo Ubilla liderará mesa de trabajo para crear protocolos de acción ante emergencias terroristas.




Ya era parte del protocolo. Desde hace más de 10 años, cuando en Santiago se registraba un atentado explosivo de alto impacto, una de las primeras tareas que realizaban los equipos de Inteligencia de las policías era rastrear las páginas web anarquistas, entre ellas la extinta "Homodollars" y "Contrainfo", en busca de las reivindicaciones que entregaran pistas sobre los autores de los atentados.

Con el tiempo aparecieron otros grupos y en enero de 2017 debutó "Individualistas Tendiendo a los Salvaje", con el atentado al expresidente de Codelco Óscar Landerretche. Desde esa fecha, tras los atentados, la primera reacción policial era revisar la página "Maldición Ecoextremista", sitio en que esta agrupación se jactaba de sus acciones.

Desde el pasado jueves, cuando ocurrió el atentado en la 54° Comisaría de Huechuraba y el envío de un artefacto explosivo con dinamita a la oficina del exministro del Interior Rodrigo Hinzpeter, los investigadores esperaban la reivindicación de los ataques. Y hoy, durante la tarde, la adjudicación llegó bajo la firma "Cómplices Sediciosos/Facción para la Venganza".

Como hace algunos años, los presuntos responsables se atribuyeron el ataque en la página web "Contrainfo", confirmando algunas sospechas de una parte de los investigadores, quienes atribuían la acción a un grupo anarquista y no a "ecoterroristas".

En el mensaje justificaron la selección de las víctimas. En el caso de Hinzpeter, señalaron que como ministro del Interior del primer gobierno de Piñera, "carga con los cadáveres de Manuel Gutiérrez, los 81 presos de la Cárcel de San Miguel y los heridos de las revueltas de Aysén y Freirina. Actualmente, cuenta con un puesto directivo en el grupo Quiñenco, perteneciente al infame Grupo Luksic, cuyos tentáculos se expanden en cada vez más ámbitos, desde bancos hasta canales de televisión".

En cuanto al mayor de Carabineros de Huechuraba, Manuel Guzmán, el comunicado indica que es jefe de la unidad policial "donde en el año 1998 sus antiguos colegas asesinaron a la compañera anarquista Claudia López durante los enfrentamientos callejeros de septiembre".

Claudia López Benaiges fue estudiante del ex Pedagógico y cursó Danza​en la Universidad Academia de Humanismo Cristiano. Su muerte se le atribuye a un carabinero tras recibir un balazo por la espalda en el marco de la conmemoración de un 11 de septiembre en La Pincoya. Su mención es analizada con interés por grupos de inteligencia de las policías, pues es catalogada como la primera mártir de los grupos anarquistas que empezaron a operar en el país a fines de la década de los 90 y comienzos de 2000. Además, en la publicación se "saluda" a quienes han participado de atentados anteriores, como Juan Aliste Vega, Marcelo Villarroel, Juan Flores, Joaquín García y Sol Vergara.

En esta reivindicación también se marca una distancia de los "ecoterroristas".

Pesquisas y nuevo protocolo

Según distintas fuentes del caso, el comunicado es un elemento más de la investigación que lidera la Fiscalía Sur y no dan por hecho que efectivamente se trate de los autores del atentado. Todo, aseguran, está en análisis.

A partir de la publicación, la policía rastreará desde dónde salió el mensaje. Sin embargo, aclaran que esto forma parte de los protocolos para este tipo de pesquisas, pues siempre arrojan puntos de origen en Europa imposibles de seguir.

En tanto, este martes el subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, liderará una reunión con representantes de la fiscalía, Carabineros, PDI y la Agencia Nacional de Inteligencia (ANI). A la cita, cada institución deberá llegar con antecedentes sobre los protocolos que existen en las 40 empresas de correspondencia; de recepción de encomiendas en entidades públicas y sobre qué se hace cuando ocurren emergencias de este tipo.

Ubilla señaló a La Tercera que "este es un trabajo colaborativo, donde tenemos que hacernos cargo de una historia de varios años donde no existen protocolos, ni definiciones actualizadas. Acá se tiene que actuar de manera conjunta, nadie por su propia cuenta. Debe existir un protocolo del gobierno de Chile, no de cada institución".

Luego de la reunión de esta martes se crearán mesas de trabajo para concluir en un protocolo único en el tratamiento de correspondencia y emergencias de tipo terrorista.

Comenta