Rutherford eleva tensión en el Ejército tras allanamiento en oficina central

Rutherford

Ministra en visita requisó documentación sobre los viajes y en el Comando de Personal. Además, entrevistó al auditor general de la entidad castrense.




En compañía de efectivos de la Brigada de Delitos Funcionarios (Bridef) de la PDI, la ministra en visita Romy Rutherford acudió este lunes hasta el Edificio Bicentenario del Ejército, ubicado en calle Blanco Encalada. La magistrada, quien investiga el fraude en la institución, allanó las oficinas de la entidad castrense para incautar documentación relativa a la arista "empresas de turismo", en que indagan los viajes de los uniformados.

La ministra llegó pasadas las 9.30 para requisar archivadores que contenían los reembolsos de los viajes hechos por los oficiales, entre 2010 y 2018. La inivestigación apunta a que estas devoluciones de dinero no estarían ajustadas a la norma.

Además, la jueza requisó documentación de la Auditoría General del Ejército y del Comando de Personal. La diligencia responde a que han transcurrido tres meses desde que el tribunal militar solicitó esta información y aún no le era remitida. Según señalaron fuentes del caso, el primer requerimiento de Rutherford fue el 15 de enero.

Ese día, la jueza pidió información respecto de antecedentes asociados a todos los viajes al extranjero que hicieron 46 generales, entre 2010 y 2018. Esta solicitud fue hecha "bajo apercibimiento de proceder a su incautación" y con un máximo de plazo de 20 días.

Finalmente, el Ejército remitió información el 11 de febrero y evitó la incautación. Sin embargo, la entrega de los antecedentes solicitados no fue completa, lo que motivó el allanamiento de este lunes.

Según explicó el Ejército , a través de un comunicado, a la ministra "le fue entregada la documentación requerida, parte de la cual ya le había sido remitida parcializadamente desde enero del presente, debido al gran volumen de los antecedentes solicitados".

Además, agregaron que se comprometían a toda la entrega de información, "según corresponda", y manifestaron "plena cooperación con toda investigación que lleven adelante tales órganos jurisdiccionales, tal como ha sucedido en esta oportunidad".

Rutherford no solo requisó información. La ministra además entrevistó al auditor general del Ejército, general Rodrigo Sandoval, por la demora en la entrega de los antecedentes, pesquisando si la información estaba o no manipulada.

Ya en noviembre del año pasado, en una revisión de antecedentes en la Sección de Pasajes y Fletes, Rutherford encontró un cuaderno que se suponía contenía el registro de viajes, pero el material estaba con 20 hojas "arrancadas".

Clima interno

El ambiente en el Ejército y en el Ministerio de Defensa con la investigación de Rutherford es de tensión. Si bien aseguraron están llanos a colaborar, señalan que no quieren que se entorpezca el ambiente al interior de la institución, pues gran parte de los oficiales sospechan que pueden ser objeto de nuevos interrogatorios o procesamientos.

Es más, este lunes entre las filas militares circuló un comunicado interno sobre el procesamiento del general Alejandro Villagra, manifestando su molestia sobre la situación en el Ejército. "Hoy a nivel nacional, los suboficiales y clases estamos cansados de abusos y corrupción", dice el escrito interno.

En tanto, Rutherford le dio la libertad bajo fianza al general Villagra.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.