Ampliación de la cobertura del Pilar Solidario




SEÑOR DIRECTOR

Dentro del proyecto de reforma previsional anunciado por el Presidente Piñera, una de las propuestas que más se destaca y valora es la ampliación en la cobertura del Pilar Solidario de Pensiones del 60% al 80% de las personas que pertenecen a los hogares más pobres en Chile.

Actualmente, se pueden producir problemas importantes de focalización asociados a errores de exclusión que consisten en no entregar el beneficio a quienes lo merecen y errores de inclusión al entregarlo a quienes no lo merecen. El primer error es más grave, porque es objetivo a cubrir de la política pública. Al extender la cobertura al 80% se puede, incluso, pasar de un test de ingresos requerido a las personas que postulan al programa, que requiere del llenado de formularios, entregar antecedentes, usar encuestas y costos importantes del Estado en verificación, coordinación entre instituciones, etc., a contar con un test donde se puede dejar fuera del programa a personas de los estratos más altos en ingresos y patrimonio, sobre los cuales existe más información administrativa y de calidad por parte de instituciones tales como el Servicio de Impuestos Internos, lo que facilita la labor y reduce los costos de implementación.

Para muchos este cambio puede constituir el acercarse a una pensión básica universal. Sin embargo, por eficiencia del gasto público es posible considerar excluir entre el 1% y el 5% más rico.

La medida genera una importante presión al gasto público, sobre todo en momentos en que la pandemia está provocando aumentos en el déficit del presupuesto. Sin embargo, se requiere ir avanzando en buenas políticas con mirada de mediano y largo plazo que permitan tener una sociedad más justa y solidaria con aquellos que llegarán a la vejez más desprotegidos.

José Luis Ruiz

Académico de la FEN de U. de Chile

Ex miembro de la Comisión Bravo de Pensiones

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.