La columna de Jerónimo Correa: Metaverso: el nuevo mundo y las oportunidades de inversión

Sus usos son múltiples: avances en la colaboración laboral, el entretenimiento, la educación, las redes sociales, los mundos virtuales, el fitness, el comercio electrónico y el diseño. Todas estas posibilidades ya son visibles y todavía queda un gran espacio por explorar.



La pandemia del COVID-19 generó elevadísimas tasas de crecimiento para las acciones tecnológicas por la necesidad de trabajo y estudio remoto, y por la demanda de servicios online y de aplicaciones que nos facilitaron la vida en un momento muy difícil. Pero, a partir de noviembre de 2021, estas experimentaron un ajuste por las altas tasas de interés, y porque es probable que el crecimiento que se vio no sea sustentable en el futuro. Sin embargo, en Credit Suisse esperamos que la aparición de nuevos mundos digitales entregue oportunidades de negocio muy interesantes, según identificamos en una de nuestras Supertrends que llamamos “Tecnología al servicio del ser humano”.

Un ejemplo es que el gasto en TI de las empresas ha aumentado y presenta un crecimiento constante. Según la empresa de investigación tecnológica Gartner, este superará los 1,3 billones de dólares en 2022 y aumentará a casi 1,8 billones de dólares en 2025.

Y una de las grandes oportunidades que está surgiendo es el metaverso. Sus usos son múltiples: avances en la colaboración laboral, el entretenimiento, la educación, las redes sociales, los mundos virtuales, el fitness, el comercio electrónico y el diseño. Todas estas posibilidades ya son visibles y todavía queda un gran espacio por explorar. Tanto así que se respira un ambiente de transformación como ocurrió en la década de 1990, con el surgimiento de Internet.

El desarrollo de la digitalización debería contribuir a aumentar la demanda de infraestructuras de TI, la capacidad de procesamiento, la publicidad, los pagos digitales y las redes sociales, por lo que las empresas que sean capaces de adaptar sus modelos de negocio a estas nuevas tecnologías probablemente obtendrán una ventaja competitiva.

Durante los dos últimos años, hemos visto cómo han ingresado al mercado nuevos actores que se suman a las empresas establecidas, como Facebook, rebautizado Meta Platforms, que ve al metaverso como la evolución natural del internet desde la web 2.0 a la 3.0. Y lo primero que se nos viene a la mente cuando pensamos en metaverso son los videojuegos con realidad aumentada (RA) y realidad virtual (RV) que ya están generando gran revuelo: Credit Suisse prevé 42 millones de unidades de auriculares de RA/RV vendidas para 2025, lo que significaría ingresos de 12.600 millones de dólares.

Pero, como ya comenté, este no es el único uso que tiene el metaverso. Existe ya la alianza entre Unity Software y un proveedor financiero francés que desarrolló una herramienta de simulación aumentada que permite visualizar Paris en el pasado, presente y futuro. Es una herramienta muy útil para el mundo inmobiliario, ya que facilita las actividades de desarrollo, administración y venta de casas y departamentos. O Nvidia, que está desarrollando en su plataforma Omniverse un gemelo digital de nuestro planeta que permite analizar interactivamente los datos meteorológicos y climáticos en 3D, y también realizar análisis de escenarios.

Estos son sólo dos ejemplos de cómo el nuevo mundo digital comienza a ser aplicado en distintas áreas. La carrera por el desarrollo de nuevas herramientas del metaverso ya se inició, los competidores están en movimiento y esperamos ver grandes resultados que beneficiarán distintos rubros y a quienes inviertan en ellas.

* El autor es CEO y country manager de Credit Suisse Chile

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.