La democracia de EE.UU. en su peor momento

Partidarios de Trump en las afueras del Capitolio, en Washington, el miércoles 6 de enero.



Eurasia Group acaba de publicar los principales riesgos para este año y, al igual que 2020, Estados Unidos ocupa el primer lugar en la lista. Sin embargo, a diferencia del año pasado, nuestras preocupaciones por la situación estadounidense se extienden mucho más allá del próximo año calendario.

Comencemos con una declaración que en tiempos normales sería absolutamente indiscutible: hubo un claro ganador en las elecciones presidenciales de Estados Unidos. Ese ganador fue Joe Biden. Sin embargo, casi la mitad de los estadounidenses se niega a aceptar que Biden ganó legítimamente la Presidencia. Como demostraron los vergonzosos eventos en la capital de Estados Unidos esta semana, un grupo más pequeño de estadounidenses incluso está dispuesto a usar la violencia para demostrar ese punto.

Las democracias dependen de la fe generalizada en que se está respetando la voluntad política del pueblo. Esto ha sido así para todas las democracias industriales avanzadas en la era de la posguerra. Pero las elecciones de 2020 y sus turbulentas secuelas han demostrado que eso ya no puede darse por sentado en Estados Unidos. Joe Biden es el Presidente número 46 de Estados Unidos. Ese asterisco denota su ilegitimidad percibida a los ojos de millones. Y todas las señales apuntan a que esta es la nueva normalidad de la política estadounidense. La era de la “presidencia del asterisco” ya está en marcha.

La fe en el proceso político estadounidense no es lo único que se ha invertido en los últimos años, ya que la creciente desigualdad ha reconfigurado los bloques de votación tradicionales. Hoy, la división política dominante en Estados Unidos es entre coaliciones de habitantes urbanos con educación universitaria y votantes rurales. El Presidente saliente de EE.UU., Donald Trump, se ha aprovechado de esta división (y del Colegio Electoral que la magnifica) con grandes resultados, obteniendo una victoria para él en 2016 y un casi triunfo en 2020. Se ha visto impulsado por un entorno mediático fragmentado por el aumento de la tecnología, lo que hace que elegir narrativas de noticias que refuercen las creencias políticas de uno sea más fácil que nunca gracias a las redes sociales.

Y luego está la política personal de Trump, una basada en avivar las divisiones. El Presidente ha llegado a representar el ala antisistema de la política estadounidense, y su continuo apoyo político, evidenciado por la toma hostil del Capitolio el miércoles, continuará ampliando las divisiones del país y dando aire a teorías conspirativas infundadas. Hay más que suficientes oportunistas políticos en Washington dispuestos a promover los ataques (ver el número de miembros republicanos del Congreso que todavía optaron por desafiar la certificación de Biden, incluso después de que se interrumpieran los procedimientos). Los gritos de “fraude” electoral se han trasladado ahora a la corriente principal del discurso político estadounidense y durarán mucho más que Trump en la escena política estadounidense.

Desafortunadamente para el Presidente electo Biden, esto no es algo que pueda ignorar una vez que asuma el cargo el 20 de enero. Tener una gran parte de la oposición política que no solo se oponga a sus políticas, sino que rechace activamente su derecho a presentarlas, hará que sea aún más difícil para él lograr ideales progresistas como un salario mínimo nacional o un nuevo derecho al voto, para consternación de muchos en su base demócrata. Lo que es más preocupante para el país en su conjunto, es que lo limita fundamentalmente a hacer intentos de buena fe para reparar una red de seguridad social desgastada, una de las causas clave de la desigualdad en la sociedad estadounidense actual, y emprender el tipo de estímulo masivo necesario para mantener la economía de Estados Unidos a flote o para renovar las operaciones de atención médica mientras el país permanece sumido en una pandemia única en un siglo.

Cuando una parte considera que la otra es ilegítima, se hace imposible el compromiso y el trabajo conjunto a un nivel fundamental. Y no se equivoque, estos son desafíos que necesitan una amplia aceptación de ambos lados del espectro político.

Si bien se trata principalmente de un riesgo interno de EE.UU., tiene efectos indirectos en el resto del mundo. Hoy, Estados Unidos sigue siendo el país más poderoso del mundo, pero un país dividido entre sí no puede liderar a otros. Eso significa más disfunción geopolítica en el extranjero, ya que Estados Unidos seguirá siendo incapaz de desempeñar el papel de mediador internacional que alguna vez tuvo, ya que Washington está dividido sobre sus objetivos de política exterior y cómo lograrlos. De manera igualmente crítica, los aliados de Estados Unidos se protegerán de Washington porque temen que pueda volver repentinamente a una orientación del “Estados Unidos primero” dentro de solo cuatro años. Y sus enemigos podrían sentirse envalentonados, anticipando la misma posibilidad.

Las últimas semanas y meses no han sido los mejores momentos de la democracia estadounidense. De hecho, parece que, si bien Estados Unidos ha estado ocupado exportando democracia, es posible que se haya olvidado de quedarse con algo para sí mismo. A partir del 20 de enero, ese será el problema que deberá resolver Biden. Esa es una tarea hercúlea y por eso es nuestro mayor riesgo para el año.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.