Pragmatismo en pensiones



SEÑOR DIRECTOR:

En los últimos días, algunas voces han sostenido que es más pragmático subir las actuales pensiones a través de un fondo común financiado con cotizaciones del empleo formal, en lugar de hacerlo vía impuestos generales. No comparto esta mirada por las siguientes razones:

Primero, hoy los jubilados que tienen una baja tasa de reemplazo son los que recibieron sueldos sobre el promedio. Si focalizamos recursos hacia este grupo a través del fondo común, lograremos ayudarlos, pero a costa de perjudicar a los futuros pensionados que ya enfrentan menores tasas de reemplazo, y un fondo común para reparto agudizaría esa desigualdad intergeneracional.

Segundo, el financiamiento del fondo común es regresivo. La propuesta actual exige a todos los trabajadores entregar un 3% de su sueldo, independiente del nivel de ingreso, además de que las personas con sueldo sobre el tope imponible aportarían un menor porcentaje de sus rentas al fondo. En contraste, el sistema tributario está diseñado para ser progresivo.

Una solución más pragmática sería aumentar la tasa de cotización hacia el ahorro de los trabajadores, y cualquier ayuda a los actuales jubilados financiarse con impuestos generales y focalizarse en quienes tienen bajas tasas de reemplazo a pesar de haber cotizado varios años. Además, esta ayuda debiera ser transitoria, reduciéndose a medida que las nuevas generaciones se autofinancien mejores pensiones a partir de la cotización extra.

Esta propuesta permite mejorar las futuras pensiones y focalizar la ayuda a los actuales jubilados menos protegidos, a través de un gasto fiscal acotado y transitorio.

Elisa Cabezón

Directora de Evidencia de Pivotes

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbete aquí.