Scooters de alto riesgo



SEÑOR DIRECTOR:

La primera causa de discapacidad y muerte en los jóvenes de 15 a 29 años en Chile son los accidentes de tránsito. Por eso sorprende el aumento y la escasa regulación del uso de scooters en varias comunas de Santiago. Su utilización no se ajusta a las normas de convivencia vial al transitar a alta velocidad y por cualquier lugar. Tampoco cuentan con requisitos de empadronamiento del vehículo, seguro de accidentes, equipamiento (por ejemplo, exigencia del uso de casco) y licencia de conducir.

Cualquier persona, sin importar su condición, edad, instrucción, ni la hora, puede acceder a conducir un scooter por medio de una aplicación, sin casco, seguro o normas que disminuyan el riesgo. Además, por la ausencia de empadronamiento e información, los accidentes por scooter no quedan registrados ni se investigan.

Esta situación es de alta peligrosidad para los que las usan, pero también para peatones, ciclistas, motociclistas y automovilistas del entorno. Es responsabilidad de las autoridades y de los municipios regular su uso indiscriminado.

La experiencia de países desarrollados aconseja que los scooters eléctricos cuenten con una regulación estricta que contemple los mismos requisitos que otros vehículos, por ser potencialmente mortales para el conductor y terceros. Si esto no se hace, serán muchas las muertes, discapacidades y lesiones graves que tendremos que lamentar.

Fernando Vío del Río

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbete aquí.