Ministra Rubilar habla de “crisis humanitaria” y Galli destaca importancia de “una migración ordenada” en sesión especial del Senado tras lo ocurrido en Iquique

Sesión especial del Senado por situación migratoria. Foto: Leonardo Rubilar Chandía / Agencia Uno.

También intervino la subsecretaria de Relaciones Exteriores, Carolina Valdivia, en calidad de canciller subrogante, quien sostuvo que el éxodo venezolano representa “una de las peores crisis de migrantes y de refugiados del mundo”.




“Hay que darle al fenómeno migratorio una mirada de Estado”, planteó el subsecretario del Interior, Juan Francisco Galli, en el marco de su participación en la sesión especial del Senado este martes con motivo de la crisis migratoria en la zona norte.

Refiriéndose a los ataques a familias venezolanas que alojaban en la calle en Iquique, a las que se les despojó de sus pertenencias tras una marcha contra la migración, Galli señaló que “tenemos que ser tajantes en rechazar la utilización de violencia con tintes xenofóbicos por parte de la población en contra de ciudadanos extranjeros”.

La autoridad hizo hincapié en la importancia de la “regularidad migratoria”.

“Queremos una migración ordenada, segura y regular, la irregularidad migratoria tiene que tener como consecuencia un proceso administrativo que termina, de acuerdo a los antecedentes, en la expulsión”, expuso.

Venezuela

El subsecretario mencionó que la pandemia de coronavirus es uno de los factores a considerar en lo que ocurre en la Región de Tarapacá.

Galli además recalcó que “la causa de que más de 5 millones 600 mil personas se hayan visto obligadas a salir de su país como ocurre con los ciudadanos venezolanos, es la vulneración de derechos en ese país”.

El subsecretario se refirió al informe de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, que señala que 2/3 de los empleados formales en ese país trabaja en el sector público con un ingreso mensual promedio que osciló entre los 2 y 5 dólares mensuales.

Tras ello, criticó las afirmaciones de Nicolás Maduro respecto a lo ocurrido en Iquique. “Lo que hay en Venezuela es precariedad máxima, lo que implica que no se explican de ninguna manera las declaraciones del Presidente de la República de Venezuela cuando rechaza lo ocurrido en Chile, cuando él debería hacer una autocrítica firme respecto de las políticas de vulneración de derechos de las personas en ese país”, argumentó Galli.

A su vez la subsecretaria de Relaciones Exteriores, Carolina Valdivia, en calidad de canciller subrogante, manifestó que el éxodo venezolano se acerca a los 7 millones de personas y representa “una de las peores crisis de migrantes y de refugiados del mundo”.

Minutos más tarde el senador Alejandro Navarro, que defendió al gobierno de Maduro, se enfrascó en una discusión con su par Felipe Kast por el tema de Venezuela. Kast acusó ser insultado y pidió que la comisión de ética tomara nota.

Tema humanitario

Por su parte, la ministra de Desarrollo Social, Karla Rubilar, realizó una presentación respecto a la labor de resguardo de los derechos de niñas, niños y adolescentes migrantes en el país.

“Hemos aumentado cupos en diferentes albergues para familias con niños, niñas y adolescentes migrantes”, informó, detallando además otras medidas de apoyos que se han coordinado con el Servicio Jesuita Migrante.

Rubilar sostuvo que lo que ocurre en Tarapacá es “una crisis humanitaria” y adelantó la instalación de un centro transitorio de acogida en Iquique, en dependencias de una iglesia, con apoyo de organismos internacionales.

Opiniones de senadores

“Lo que ha ocurrido el 25 de septiembre nos avergüenza como país”, expresó la presidenta del Senado, Ximena Rincón, al abrir la discusión en la Sala.

“La migración es un desafío que Chile debe enfrentar con criterios humanitarios y de Estado, es un fenómeno complejo que nos obliga a todas y todos los actores políticos nacionales, gobiernos extranjeros y organismos internacionales, a que busquemos soluciones integrales para atender efectivamente y de manera humanitaria esta crisis migratoria, cuyo principal responsable es el propio gobierno”, añadió la senadora DC.

El senador Jorge Soria fue el primero en tomar la palabra para señalar que se debe detener el ingreso irregular de personas al país. “Tenemos que cuidar que nuestras fronteras sean respetadas”, sostuvo. Soria propuso un sistema de cooperación a nivel policial con los países vecinos para cortar las rutas de ingreso clandestino.

Tras él intervino la senadora Luz Ebensperger. La legisladora sostuvo que “no se analiza cómo este fenómeno ha afectado a la Región de Tarapacá” y pidió “preocuparnos de cómo se respetan” los derechos humanos de los habitantes de la zona.

El senador Jose Durana fue otro de los que intervino y sostuvo que “el gobierno tiene la responsabilidad de asegurar la calidad de vida de los ciudadanos chilenos y también de los migrantes que están en Chile”. El legislador afirmó que “no podemos esperar más tiempo, una nueva institucionalidad migratoria debe ser implementada”.

José Miguel Insulza, por su parte, dijo esperar que “de una vez por todas este país le muestre al mundo un rostro más humano, más tolerable que el que le hemos mostrado, que a mi juicio nos ha avergonzado, poniendo el riesgo el honor de la nación”.

El senador Pedro Araya cuestionó las expulsiones acusando que “son una mirada muy minimalista del problema”. “Tenemos que entender que la migración es un fenómeno global y lo que necesitamos hoy son políticas claras para abordarlo”, expresó.

El senador Francisco Chahuán dijo que es necesaria una legislación acorde con los pactos internacionales en la materia y llamó a ser “cuidadosos” con las expectativas. Chahuán se refirió al aporte que hacen los migrantes al país, pero sostuvo que deben ingresar “por la puerta” y que se debe “ordenar la casa”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.