Resolución exenta del gobierno reemplaza el término Primera Dama por “Irina Karamanos” y desata fuertes críticas

Gabriel Boric y la primera Dama Irina Karamanos en Cerro Castillo.

Personeros de oposición cuestionaron la decisión del Ejecutivo y anunciaron que recurrirán a la Contraloría. Cambios van en la línea a lo señalado por Karamanos cuando anunció que asumiría el cargo, con el "compromiso de reformularlo". Funciones de la Dirección Sociocultural de la Presidencia también fueron modificadas en el documento.




Fuertes críticas comenzaron a circular en redes sociales luego de que se divulgara un documento emitido por la Dirección Administrativa de la Presidencia, en el que se reemplaza el término “Primera Dama” por el nombre de Irina Karamanos, pareja del Presidente Gabriel Boric.

Se trata de la Resolución Exenta N° 442, con fecha 30 de marzo de 2022, que establece una serie de modificaciones a la Resolución Exenta N° 978, de 2018, la cual ya había sufrido cambios en 2021, y en la que se define el nombre del cargo Primera Dama, así como las funciones de éste.

El primer cambio manifestado en el documento ocurre en la denominación del “Gabinete de la Primera Dama”, el que ahora pasa a denominarse “Gabinete Irina Karamanos”. Luego, en dos numerales se reemplaza “Primera Dama” por “Irina Karamanos”.

Los modificaciones van en línea con las declaraciones dadas por Karamanos el 18 de enero, casi dos meses antes del cambio de mando, cuando informó que iba a asumir el rol de Primera Dama, pero “con el compromiso de reformularlo”.

“Hay que darle un giro diferente y más contemporáneo a este rol, despersonalizarlo, y esto va a significar cambiar también la relación con el poder y también cambiar la forma en que vemos la relación entre el poder y las mujeres que hacemos política”, explicó, agregando: “Esto va a implicar también modernización, probidad, y trabajar por una mayor transparencia sobre el ejercicio del poder, abriendo espacios”, indicó en la ocasión.

Cambios en las funciones

La resolución establece una serie de modificaciones en las funciones del cargo y su equipo. En el documento de 2018 el Gabinete Primera Dama tenía entre sus competencias “prestar asesoría a la referida autoridad en todas sus actividades políticas, sociales y culturales” y se definían también labores de coordinación en políticas públicas relacionadas con “la mujer, infancia, familia y adultos mayores, a través del diseño y ejecución de proyectos sociales y culturales, y de alianzas con entidades privadas”.

Según establece el nuevo documento, al “Gabinete Irina Karamanos” le corresponde “identificar, proponer y coordinar lineamientos estratégicos y definiciones programáticas para políticas públicas, con el objeto de aportar a la erradicación de la desigualdad y la discriminación de grupos históricamente excluidos, con enfoque interseccional, de derechos humanos y perspectiva e géneros inicialmente con énfasis en pueblos indígenas, migración, género y diversidad sexo-genérica”. A la vez, “asumirá el rol ceremonial y protocolar de acuerdo a la tradición republicana de Chile en las actividades oficiales nacionales e internacionales”.

Rechazo a decisión

La presente resolución exenta no estuvo libre de controversia, ya que personeros del mundo político manifestaron su molestia por medio de redes sociales, e incluso se adelantó que recurrirán a Contraloría.

El senador y presidente de Renovación Nacional, Francisco Chahuán, habló de “una nueva muestra de la desconexión total del gobierno con el mandato ciudadano, cambiando la institución de la Primera Dama por ‘Gabinete Irina Karamanos’. Las instituciones quedan y las personas pasan”.

Por su parte, el diputado Juan Antonio Coloma (UDI) expresó por la misma red social que “cambiar el nombre del cargo “Primera dama” por “Irina Karamanos” es propio de una #Monarquía. Impresentable”, y adelantó que recurrirá a la Contraloría.

En la misma línea, el excandidato presidencial José Kast cuestionó: “¿En qué momento nuestra República se convirtió en una Monarquía? ¿Por qué Irina Karamanos tiene un gabinete con nombre y apellido? ¿Por qué el Estado está al servicio de ellos y no de los chilenos? Qué vergüenza”.

Asimismo, el senador Matías Walker (DC), manifestó “una cosa es pretender terminar con instituciones democráticas con siglos de historia; pero reemplazar el carácter impersonal de las instituciones es un error, tan esencial, que no cabe sino otra opción que subsanar mañana mismo”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.