“Va a ser la llave”: Senado inicia análisis de reforma que busca reducir a 4/7 el quórum para modificar la Constitución

Sesión de la comisión de Constitución del Senado este martes en el Congreso Nacional en Valparaíso.

Sesión de la comisión de Constitución del Senado este martes en el Congreso Nacional en Valparaíso.

Comisión de Constitución de la Cámara Alta invitó a expertos para abordar iniciativa. “Este Congreso tiene que ser responsable y prepararse frente a la eventualidad de que gane la opción del Rechazo”, dijo la senadora Luz Ebensperger. Ximena Rincón, en tanto, llamó al gobierno a apoyar la propuesta que cuenta con respaldo de tres partidos de oposición.




La comisión de Constitución, Legislación, Justicia y Reglamento del Senado inició este martes la tramitación del proyecto que busca rebajar el quórum de reformas constitucionales a 4/7.

Se trata de una iniciativa de Matías Walker, presidente de la comisión, y los senadores Ximena Rincón, Pedro Araya e Iván Flores que tiene el respaldo desde la oposición de Renovación Nacional, la Unión Demócrata Independiente y Evópoli.

En la sesión que tuvo lugar en la Sala 10 del Senado en Valparaíso, expusieron Claudio Troncoso y Sebastián Soto, expertos constitucionalistas -de distintas visiones y posiciones- para analizar el proyecto que permitirá facilitar las reformas a la Constitución.

Sesión de la comisión de Constitución del Senado este martes en el Congreso Nacional en Valparaíso.
Sesión de la comisión de Constitución del Senado este martes en el Congreso Nacional en Valparaíso.

El debate abordó la propuesta de borrador de Constitución de la Convención Constitucional que establece tres quórums para modificaciones a la Carta Magna, entre los 2/3 y los 4/7 con referéndum.

Tras la intervención de los expertos y aludiendo el plebiscito del 4 de septiembre, la senadora de la Unión Demócrata Independiente (UDI) Luz Ebensperger sostuvo que “este Congreso tiene que ser responsable y prepararse frente a la eventualidad de que gane la opción del Rechazo”.

En ese sentido, afirmó que la iniciativa que se discute es una forma de “responderle al país y a la ciudadanía que quiere preparar un nuevo escenario constitucional” y constituye “una señal a las personas que votaron por ese nuevo texto y están defraudados con la propuesta”.

“Sí estamos por un nuevo texto constitucional pero que efectivamente represente a todos los sectores del país”, aseguró.

También aludiendo el plebiscito de salida, Juan Luis Castro, senador del Partido Socialista, reemplazando a Alfonso de Urresti, dijo que el gobierno del Presidente Gabriel Boric “tiene que ponerse en los escenarios reales y los escenarios son inciertos”.

“El gobierno debe gobernar y debe seguir adelante con las transformaciones, por lo tanto, se necesitan niveles de flexibilidad en la Constitución que permitan gobernar el país y no vincular el destino y la suerte de quien gobierna a la suerte de 50 años que van a definir en una Constitución nueva”, advirtió.

El senador de Renovación Nacional, Francisco Chahuán, señaló, en tanto, que “mientras algunos buscan cerrojos, algunos queremos abrir la puerta y creemos que este proyecta va en la dirección correcta”.

En caso que gane el Rechazo, afirmó que “el proceso constituyente debe seguir adelante”.

“Es fundamental entender que el proceso constituyente no termina con el Rechazo”, planteó, comprometiendo el apoyo a la iniciativa.

Pedro Araya, independiente por el PPD, celebró “el cambio de criterio” expresado por la oposición respecto a la necesidad de modificación de la actual Constitución y sostuvo que, al margen de lo que ocurra con la propuesta de los constituyentes, al Poder Legislativo le corresponde “proyectar escenarios” de cara al plebiscito de salida.

“Si el 4 de septiembre gana el Apruebo, este proyecto pasará a ser parte de la historia constitucional chilena de los intentos de modificación de la Constitución, pero, si llega a ganar la opción Rechazo va ser la llave para continuar con el proceso constitucional”, vaticinó.

El senador Javier Macaya afirmó que el proyecto responde al apoyo mayoritario de los chilenos expresado en el plebiscito de entrada, en que el 80% de los votantes se manifestó en favor de sustituir la Constitución, y esa es “una señal y mandato que tenemos que ser capaces de recoger”.

Macaya dijo que “estamos en un limbo constitucional y este proyecto avanza en la línea correcta al ir imponiendo reglas más flexibles para salir rápido de este limbo”.

La senadora de la Democracia Cristiana, Ximena Rincón, sostuvo que “la historia se escribe con la convicción de que hay que transformar la realidad en beneficio de la ciudadanía”.

Rincón recordó la propuesta constitucional elaborada con la participación de más de 200 mil personas en encuentros locales autoconvocados en el segundo gobierno de Michelle Bachelet. “La historia nos juzgará”, comentó, al abordar las razones por las que esa propuesta no avanzó, asegurando que el contexto actual es distinto.

Respecto al proyecto, hizo hincapié en la “rigidez y flexibilidad”, que debe combinar un texto constitucional en el escenario actual.

“¿Qué va a hacer el gobierno si llega a ganar la opción de Rechazo y esta reforma no se ha aprobado?”, preguntó la senadora DC, llamando al Ejecutivo a respaldar el proyecto.

Rincón enfatizó que “la Constitución no puede ser de izquierdas o derechas. La Constitución tiene que ser una respuesta a la ciudadanía, al país (...), tiene que ser efectivamente esa casa en que todos nos sintamos cómodos y no podemos hoy día salir de los candados de los 80 a la Constitución de los candados que nos pretenden instalar en la Constitución que nos plantea el proceso constituyente”.

La comisión de Constitución del Senado, presidida por Matías Walker, inició debate de proyecto que busca rebajar quórum para modificar la Carta Magna.
La comisión de Constitución del Senado, presidida por Matías Walker, inició el debate del proyecto que busca rebajar el quórum para modificar la Carta Magna.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Bautizado como CyberOne, el robot puede detectar emociones y caminar a 3,6 kilómetros por hora, y está dispuesto a competir con el Optimus de Tesla.